Boris Johnson recibe entre críticas de la oposición al primer ministro húngaro, Viktor Orbán

El líder británico ha trasladado en la reunión su “preocupación por los derechos humanos en Hungría”

Boris Johnson (a la izquierda) y Viktor Orbán, este viernes, en la residencia de Downing Street.
Boris Johnson (a la izquierda) y Viktor Orbán, este viernes, en la residencia de Downing Street.BEN STANSALL (AFP)

El equipo del primer ministro británico, Boris Johnson, ha intentado rebajar este viernes el relieve de la visita oficial a Londres de su homólogo de Hungría, Viktor Orbán, después de que la oposición laborista criticara con especial dureza la conveniencia de atender a un invitado tan controvertido. El líder ultraderechista, incómodo y repudiado en Estados Unidos y Europa, ha pisado suelo británico con un historial indefendible sobre algunos de los asuntos más delicados en estos momentos para Downing Street. Calificó a los inmigrantes como un “veneno” y se ha referido a ellos como “musulmanes invasores”, y una investigación interna acaba de señalar el sesgo antimusulmán que sufre el Partido Conservador británico; es un estrecho aliado del presidente de Rusia, Vladímir Putin, y Londres ha calificado abiertamente al Gobierno de Moscú como su principal amenaza estratégica.

Más información
La Hungría de Orbán, el talón de Aquiles de la UE
El Reino Unido desafía a la UE y altera unilateralmente el Protocolo de Irlanda

Orbán ha defendido también el levantamiento de las sanciones internacionales a Bielorrusia; y, sobre todo, es el dirigente más incómodo para la Unión Europea, con la que Johnson debe esforzarse en construir una nueva y fluida relación después del divorcio del Brexit. “El primer ministro ha expresado [a Viktor Orbán] su notable preocupación por la situación de los derechos humanos en Hungría, incluidos la igualdad de género, los derechos LGTBI y la libertad de expresión”, ha afirmado el equipo de comunicación de Downing Street al final de una reunión en la que no ha habido rueda de prensa conjunta.

La oposición laborista había expresado su dura oposición a una visita que tenía difícil explicación. Después del primer ministro de Irlanda, Orbán es el segundo líder de un país de la UE que visita oficialmente el número 10 de Downing Street desde que Londres soltó definitivamente amarras con la Unión Europea. La portavoz de Exteriores de la oposición, Lisa Nandy, había reclamado a Johnson que exigiera a Orbán, durante su encuentro, “una posición firme respecto al régimen de [Aleksandr] Lukashenko en Bielorrusia y a la Rusia de Putin”. Conscientes de que, a medida que se acercaba el momento, el encuentro entre los dos líderes iba suscitando más críticas y asombro, Downing Street quiso lanzar un tuit preventivo en el que condenaba los comentarios contra los musulmanes del primer ministro húngaro. “Ahora han decidido dar marcha atrás y enrollar de nuevo la alfombra roja”, respondía Nandy. “Cuando no dispones de ancla moral, siempre acabas a la deriva”.

Orbán ha elogiado en varias ocasiones a Johnson por haber logrado sacar adelante el Brexit, pero el ambiente político de Londres, justo cuando comienza a salir de la pandemia, en medio de serias acusaciones de incompetencia contra el Gobierno y con tensiones permanentes con Bruselas, no favorece la publicidad de determinadas alianzas. Los argumentos oficiales para defender la visita han sido básicamente que Orbán había solicitado el encuentro hacía más de dos meses, asegura el Gobierno británico, y las razones para negar un encuentro así deben ser muy sólidas.

Además, el primer ministro húngaro está a punto de asumir la presidencia del Grupo de Visegrado, que reúne a varios de los países de Europa Central. Downing Street no puede permitirse el lujo de escoger con quién hablar y con quién no, defiende el equipo de Johnson, en un momento en el que el Reino Unido comienza a forjar una nueva era de relaciones internacionales. La realidad, sin embargo, es que el Gobierno ha intentado camuflar un encuentro que se hacía más incómodo a medida que se acercaba. “Ambos líderes han discutido una serie de asuntos de política exterior, entre los que se encontraban la situación en Rusia, Bielorrusia y China. El primer ministro ha pedido a Hungría que use su influencia para promover [en esos países] la democracia y la estabilidad”, resumía el comunicado oficial de Downing Street después del encuentro.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS