Hombres armados secuestran a 200 niños de una escuela islámica en Nigeria

El país africano vive una oleada de raptos de estudiantes, más de 700 desde diciembre de 2020, a manos de diversos grupos criminales que utilizan el cobro de rescates para financiarse

Un grupo de niños secuestrados en una escuela del Estado de Katsina, en Nigeria, liberados por Boko Haram el 18 de diciembre de 2020.
Un grupo de niños secuestrados en una escuela del Estado de Katsina, en Nigeria, liberados por Boko Haram el 18 de diciembre de 2020.KOLA SULAIMON (AFP)

Un grupo de 200 niños, alumnos de una escuela islámica de la ciudad de Tegina, en el Estado de Níger (centro de Nigeria), fueron secuestrados este domingo en un asalto efectuado por hombres armados a bordo de motocicletas, ha confirmado este martes un funcionario del Gobierno local a Reuters.

Wasiu Abiodun, portavoz de la policía del Estado de Níger, explicó que los asaltantes irrumpieron en las calles de Tegina disparando indiscriminadamente, lo que causó la muerte de una persona y dejó gravemente herida a otra. Tras el tiroteo, los hombres se dirigieron a la escuela islámica SalihuTanko para secuestrar a los niños que, de acuerdo con medios locales nigerianos, tienen entre 3 y 14 años.

Más información
La segunda cárcel de las esclavas de Boko Haram
Boko Haram: cinco años sin las chicas de Chibok

Uno de los responsables de la escuela, que pidió anonimato, explicó que algunos de estos niños fueron luego liberados por ser demasiado pequeños para caminar largas distancias. Esta información ha sido confirmada por la cuenta oficial del Estado de Níger en la red social Twitter, que cifra en 11 los menores liberados por esa razón.

Las fuentes oficiales nigerianas han explicado que la policía está tratando de rastrear la ruta tomada por los secuestradores, con ayuda de un avión militar que sobrevuela la región donde tuvo lugar el asalto a la escuela. El vicegobernador del Estado, Ahmed Mohammed Ketso, confirmó en una comparecencia ante la prensa este martes que las autoridades tratan de localizar a los hombres armados a quienes definió como “bandidos”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, condenó también este martes el secuestro durante una reunión informativa. Buhari instó a los organismos de seguridad a garantizar la liberación inmediata de los niños.

Un lucrativo negocio

En los últimos años, los secuestros de escolares para pedir un rescate a cambio de su liberación se ha convertido en un lucrativo negocio para los grupos armados en Nigeria. Desde diciembre, más de 700 estudiantes han sido raptados en escuelas y universidades, sobre todo en el norte del país, tras ataques similares al sucedido este domingo en la ciudad de Tegina. Fuentes oficiales nigerianas niegan sistemáticamente las informaciones que apuntan a que las autoridades han pagado rescates en varias ocasiones para obtener la liberación de los niños. También en esta ocasión, el vicegobernador Ketso insistió en su comparecencia ante la prensa: “No pagamos rescates a los secuestradores. Estamos intentando negociar para que vuelvan sanos y salvos”.

Los secuestros de personas como medio para obtener cantidades que van desde el equivalente de 15 euros a 160.000 euros eran habituales en Nigeria desde hacía años, sobre todo en su región noroeste. La enorme repercusión internacional que tuvo el secuestro en 2014 de 276 colegialas de la escuela secundaria de Chibok en el Estado norteño de Borno, por parte de la organización terrorista yihadista Boko Haram, ha tenido el efecto perverso de animar a más grupos armados a financiarse mediante esta actividad criminal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS