Un camino de violencia y abuso sexual hasta subir a una patera

Médicos Sin Fronteras ofrece por primera vez asistencia psicológica a bordo del ‘Geo Barents’ a los migrantes rescatados. Son pocos días para un diagnóstico completo, pero los suficientes para transmitirles que no hay nada de lo que avergonzarse

Vista exterior del Geo Barents, el nuevo buque de salvamento de Médicos Sin Fronteras.MSF/AVRA FIALAS / Europa Press. En vídeo, a bordo del Geo Barents.Video: Elvira Palomo
Elvira Palomo
A bordo del Geo Barents -

La ruta hacia Europa de las personas rescatadas en el Mediterráneo no empieza cuando suben a una patera en las costas de Libia o Túnez. El recorrido empieza mucho antes. Pasa por una guerra, la falta de oportunidades, la corrupción, el tráfico de personas, los malos tratos... Como explica Katrin Brubakk, la responsable de salud mental de Médicos Sin Fronteras (MSF) a bordo del barco de rescate Geo Barents,“son personas que tienen muchos traumas, que sufren abuso y violencia, incluso antes de dejar sus países”. Es la primera vez que MSF incluye esta especialidad en el equipo médico de una operación de salvamento y su misión será atender a quien lo necesite y detectar a las personas más vulnerables para que reciban atención en tierra. Para Brubakk, que tiene años de experiencia trabajando en salud mental en los campos de refugiados, “son diferentes etapas del mismo viaje”.

Más información
Barcos contra Gobiernos, la batalla de los rescates en el Mediterráneo
Médicos sin Fronteras: la crisis climática es un multiplicador de amenazas

En muchas culturas, la salud mental supone un estigma mayor que en algunos países en Occidente, pero es necesario abordar las causas del problema. “Ser refugiado es una potencial situación traumática desde el principio, desde incluso antes de irte”, asegura Brubakk, a lo que se suman los peligros a los que tienen que enfrentarse durante la travesía. “Hay mucho abuso y violencia durante el viaje. Muchas mujeres, la mayoría, sufre violencia sexual y violaciones o tienen que pagar con sexo para ser trasladadas por el traficante de personas o son vendidas a otros hombres”. Pero durante sus años de trabajo ha constatado que “un alto porcentaje de los hombres [en los campos de refugiados] también han sufrido abuso sexual”. Y para muchos es un estigma aún mayor.

Este tipo de violencia, explica la psicóloga, “es básicamente utilizada como un arma porque te quita tu sensación de dignidad como hombre, tu identidad, te afecta no solo a ti, sino también dentro de la sociedad a la que perteneces”.

La psicóloga Katrin Brubakk, a bordo del 'Geo Barents', el nuevo barco de rescate de Médicos Sin Fronteras.
La psicóloga Katrin Brubakk, a bordo del 'Geo Barents', el nuevo barco de rescate de Médicos Sin Fronteras.

En los espacios dedicados a los rescatados en el Geo Barents hay carteles en los baños y en los distintos lugares en la zona de acogida en diferentes idiomas (inglés, francés, árabe, bengalí) para que sepan que si han sufrido violencia sexual pueden recibir ayuda. Según los datos más recientes de la ONG, en 2019 los equipos de MSF trataron a 28.800 personas víctimas de violencia sexual, 10.000 más que dos años antes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El estigma

En los últimos cinco años, Brubakk ha viajado nueve veces a Grecia para trabajar con los refugiados. Durante su estancia ha podido ver las heridas físicas y las psicológicas de las personas torturadas. “Les ponen electrodos en sus genitales con corriente eléctrica, les pueden mutilar, pueden ser obligados a tener sexo con otros hombres en contra de su voluntad, forzados a ver cómo violan a sus esposas y a sus hijos, así que hay muchos hombres que son víctimas y para ellos el estigma es incluso mayor. Es una experiencia que esconden”.

Durante el tiempo que estén las personas rescatadas en el barco, antes de llegar al puerto, el equipo de MSF tratará de identificar a quienes hayan sufrido abusos para advertir de la situación a las autoridades del país receptor y también a otras ONG para que puedan asistirles. “Tenemos que hablar de ello y tenemos que advertir a las autoridades de que este es un gran problema y deben ayudarles”, enfatiza. La tarea no es fácil, no todos están dispuestos a revivir lo que han pasado, aunque hay quienes, al ver que otras personas están en su misma situación y que por primera vez en meses se sienten a salvo, deciden dar el paso.

“Algunos vienen a hablar con nosotros, a otras personas les cuesta más, pero incluso aunque no hablen con nosotros hemos tenido la oportunidad de que sepan que no es su culpa, pueden recibir ayuda, no hay nada de lo que avergonzarse”, concluye.

Sobre la firma

Elvira Palomo

Es redactora en la sección de Internacional. Licenciada en Periodismo y máster en Comunicación Política. Comenzó su carrera en la agencia Efe para la que fue corresponsal en Washington. Comenzó a colaborar con EL PAÍS en Montevideo. Ha trabajado como periodista multimedia en la BBC, en la mesa de edición de AFP para América y en Univision Noticias.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS