ELECCIONES EN PERÚ

Escrutinio e impugnaciones: una elección para la paciencia en Perú

No es claro cuánto tiempo tomará proclamar al ganador del reñido escrutinio entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori. El nuevo presidente toma posesión el 28 de julio

Simpatizantes de Pedro Castillo se manifiestan mientras esperan los resultados de los comicios presidenciales, el pasado lunes, en Lima (Perú).
Simpatizantes de Pedro Castillo se manifiestan mientras esperan los resultados de los comicios presidenciales, el pasado lunes, en Lima (Perú).Paolo Aguilar / EFE

La reñida contienda electoral entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori en Perú se mantiene en vilo. El desenlace todavía requiere paciencia. El conteo oficial ha entrado en su segundo día este martes, cuando procesa las actas en papel que llegan de los centros de votación de peruanos en el extranjero y de localidades rurales aisladas, de los Andes y de la Amazonia. Pero allí no termina.

El sistema electoral peruano está compuesto por una entidad que organiza las elecciones y realiza el escrutinio oficial, y un tribunal electoral que resuelve las discrepancias que surgen en las mesas de votación y proclama al candidato ganador.

Más información

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) entrega las actas observadas por los personeros (interventores) —con errores materiales o impugnadas por otro tipo de falla— a la primera instancia del tribunal electoral para que las evalúe. Esta la integran 60 Jurados Electorales Especiales en el país, que tienen como plazo un día para responder.

Si quienes observaron las actas de las mesas de votación no están conformes con la resolución de primera instancia, pueden apelar —pagando una tasa— a la segunda y última instancia, el pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que tiene siete días para pronunciarse.

Según la ONPE, al 95% del escrutinio, hay solo 483 votos impugnados y 1.200 actas observadas para que la primera instancia del tribunal electoral evalúe y resuelva. Los expertos en normatividad electoral indican que siempre es bajo el número de votos impugnados, al igual que en el balotaje del domingo, cuando votaron más de 18 millones de personas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Luego de que el pleno del JNE decide sobre las apelaciones, envía sus resoluciones a los 60 Jurados Electorales Especiales, estos, a su vez, emiten sus resultados finales y los trasladan al ente encargado del conteo oficial para que reporte el balance final al 100%.

A partir de ese momento, el pleno del Jurado Nacional de Elecciones puede proclamar los resultados formalmente, y declarar un ganador. En la primera vuelta, se tomó cinco semanas para indicar qué candidatos pasaron a la segunda vuelta después de las elecciones del 11 de abril; esta vez no hay un cálculo de cuánto tiempo requerirá para proclamar al ganador del balotaje.

Después de la proclamación, los miembros del tribunal electoral entregan la credencial al presidente electo. La transmisión de mando se realiza ante el pleno del Congreso el 28 de julio, es decir, en las fiestas patrias, el día de la declaratoria de independencia del imperio español en 1821. Este año, Perú conmemora el bicentenario de su independencia.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50