Los seguidores de Castillo marchan contra las denuncias de fraude de Fujimori

La mayor movilización de ciudadanos urbanos y rurales que eligieron al maestro Pedro Castillo ocurrió en Lima; a pocos metros, Keiko Fujimori lideró un mitin con sus seguidores

Simpatizantes de Pedro Castillo marchan en Lima, Perú en junio de 2021.
Simpatizantes de Pedro Castillo marchan en Lima, Perú en junio de 2021.SEBASTIAN CASTANEDA (Reuters)

Luego de 13 días del balotaje de las presidenciales en Perú –cuando el maestro rural Pedro Castillo logró una ventaja de más de 44.000 votos sobre su adversaria, la conservadora Keiko Fujimori– decenas de miles de peruanos han salido este sábado a las calles a defender su voto. La apelación de recursos de nulidad de mesas de votación presentados por el partido fujimorista Fuerza Popular al tribunal electoral ha causado un retraso en la proclamación del ganador. La manifestación más grande la protagonizaron en Lima los seguidores del maestro rural Pedro Castillo por casi cinco horas. A pocas cuadras, el fujimorismo y sus aliados colocaron un estrado y también se movilizaron, por una ruta distinta. La defensa del voto de Castillo ha significado el viaje a la capital de miles de peruanos de regiones andinas y amazónicas, con sus trajes, símbolos, y gastando de su propio dinero, según indicaron a este diario.

”Estamos indignados, vamos a seguir en Lima hasta que proclamen a Pedro Castillo. Hemos venido con nuestro propio esfuerzo por la defensa de nuestros votos rurales que hicimos con convicción”, comentó Dionisio Soto, procedente de la comunidad campesina Santa Bárbara y miembro de la nación (etnia) Chopcca, una de los pueblos quechuas que libró batallas contra el terrorismo de Sendero Luminoso en la región Huancavelica en los años 80. Soto llegó a Lima con otras veinte personas de su etnia y estaban apostados la noche del sábado en la plaza San Martín, a 100 metros del Jurado Nacional de Elecciones, uno de los puntos de concentración diaria de los seguidores del Castillo, quien postuló a la presidencia por el partido de izquierda Perú Libre. ”Ya no sabemos qué está esperando el Jurado Nacional de Elecciones: no es justo que sigamos en esta incertidumbre”, comentó el ganadero Frank Padilla, de 44 años, durante la movilización en Lima, cuestionando las apelaciones que ha formulado el fujimorismo a sus pedidos de nulidad de votos de Castillo declarados improcedentes en la primera instancia del tribunal electoral. Padilla llegó hace unos días desde la región amazónica de San Martín, y también se organizó con dos decenas de paisanos para viajar a Lima a defender las papeletas que marcaron por Castillo.

”Por culpa del Jurado estamos en las calles”, “Jurado: escucha Pedro, ya ganó”, coreaban los manifestantes que caminaron unos tres kilómetros por las calles de Lima y excedieron la capacidad de la plaza San Martín en el centro de Lima.

Más información
Miles de seguidores de Castillo aguardan en las calles de Lima la decisión final: “¿Cuándo reconocen al profe?”
Pedro Castillo, el candidato descalzo

La marcha denominada ‘por la defensa del voto y por la democracia’, contó con la participación de cientos de organizaciones de la sociedad, civil, la Confederación Nacional de Rondas Campesinas, Nativas y Urbanas del Perú, representantes de gremios magisteriales, trabajadores del sector salud, estudiantes, y bases del partido Perú Libre de distritos de Lima y de la mayoría de regiones del país andino, entre otros. Plantones y marchas similares se realizaron al menos en una docena de regiones del país. En la movilización de Lima también participaron militantes de los dos partidos de izquierda aliados de Perú Libre en la segunda vuelta: Frente Amplio y Nuevo Perú, este último de la excandidata presidencial Verónika Mendoza. ”Todos los votos valen exactamente igual. Atrás quedaron los tiempos de la Colonia cuando se creía que había ciudadanos de primera y de segunda categoría. Ahora dicen que en la serranía han manipulado el voto, cuando en la serranía y en todo el país hemos votado con memoria”, expresó Mendoza.

La costurera María Rosario Silvestre, de 49 años, marchaba con un cartel que decía “Estoy aquí por mis hijos”, y mostró preocupación por los llamados a golpe de Estado realizados por militares en retiro en los días pasados y los llamados a anular las elecciones. “Ya no más corrupción, queremos oportunidades de educación para nuestros hijos, que sean profesionales, iguales a los que tienen dinero”, explicó.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Maruja Inquilla Sucasaca, lideresa del Frente de Defensa del lago Titicaca y Afluentes, una zona contaminada en la frontera con Bolivia, sostenía una pancarta con otros ciudadanos llegados de Puno. Inquilla confía en que Pedro Castillo comprenderá las necesidades de su entorno amenazado debido a que es agricultor.

El reclamo fujimorista

Simultáneamente, a unos 200 metros de la avenida Grau, por donde pasaba la marcha de los seguidores de Castillo, se desarrollaba un mitin con la presencia de la candidata acusada por lavado de activos y organización criminal, Keiko Fujimori, y la abogada Lourdes Flores, ex candidata presidencial en 2006 que respaldó a la lideresa fujimorista en la segunda vuelta.

”Estamos aquí para decir que no vamos a aceptar que se roben nuestros votos, para defender la democracia”, clamó la hija mayor del autócrata Alberto Fujimori. Y cuando Flores, ex lideresa del Partido Popular Cristiano, tomó el micrófono, atacó a Piero Corvetto, el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales, la entidad que realiza el escrutinio oficial. “No te portes como un ladrón y entrega el padrón”, dijo la abogada, quien ha solicitado -a nombre de Fuerza Popular- datos personales de los miembros de mesas de votación que el fujimorismo alega -sin pruebas- que falsificaron sus firmas el 6 de junio, durante la segunda vuelta.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS