Los talibanes capturan la primera capital de provincia desde que lanzaron su última ofensiva

La contraofensiva afgana en la ciudad de Lashkar Gah causa cerca de un centenar de bajas entre los insurgentes

Miembros de las fuerzas especiales afganas, el miércoles en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand.
Miembros de las fuerzas especiales afganas, el miércoles en Lashkar Gah, la capital de la provincia de Helmand.Abdul khaliq (AP)

Los talibanes se apoderaron el viernes de la ciudad de Zaranj, en el suroeste de Afganistán, junto a la frontera con Irán, la primera capital de provincia que cae en manos insurgentes desde que comenzó su ofensiva en mayo, en pleno repliegue de las tropas de Estados Unidos y otros países con soldados en el país centroasiático. “Sí, puedo confirmar que hoy [viernes] a mediodía, la ciudad de Zaranj, capital de la provincia de Nimroz, cayó en manos de los talibanes. Tomaron el control de la oficina del gobernador, de la sede de la policía y de la prisión”, dijo a la AFP Roh Gul Khairzad, vicegobernadora de la provincia. La enviada de la ONU para Afganistán, Deborah Lyons, exigió este viernes a los talibanes que detengan sus ataques contra ciudades y pidió a las potencias del Consejo de Seguridad que emitan un mensaje “sin ambigüedades”.

“No hay funcionarios de seguridad allí y los talibanes tomaron la ciudad sin ninguna resistencia (...) La ciudad estaba amenazada desde hace mucho tiempo, pero nadie en el gobierno central nos escuchó”, dijo. Un miembro del consejo provincial de Nimroz confirmó a la AFP, bajo condición de anonimato, que los talibanes habían tomado Zaranj sin encontrar “la más mínima resistencia”. Nimroz, aislada en el extremo suroeste de Afganistán, estuvo durante años relativamente tranquila antes de verse afectada por la violencia en la vecina provincia de Helmand.

Más información
El desastre Occidental en Afganistán

Zaranj, una pequeña ciudad en la frontera con Irán, es especialmente importante desde el punto de vista económico y su captura da a los insurgentes el control de otra parte de las fronteras de Afganistán. Los talibanes ya se habían apoderado de varios pasos fronterizos clave con Irán, Tayikistán, Turkmenistán y Pakistán, una fuente vital de ingresos por derechos de aduana.

Los insurgentes se han hecho con el control de extensas franjas de territorio rural en los últimos tres meses, en una ofensiva relámpago lanzada a medida que las fuerzas internacionales empezaron su retirada, que debe concluir el 31 de agosto.

A unos 350 kilómetros al noreste de Zaranj, en la provincia de Helmand, el Ejército afgano informó también este viernes de la muerte de al menos 94 talibanes y miembros de Al Qaeda, entre ellos el comandante regional de las fuerzas especiales talibanes, durante la contraofensiva para repeler el asedio de los últimos días sobre Lashkar Gah “El comandante de la Unidad Roja de los talibanes para Helmand, Mawlawi Mubarak, se encuentra entre los 94 terroristas, incluidos talibanes y miembros de Al Qaeda, muertos (...) en las últimas 24 horas en Lashkar Gah”, aseguró el Cuerpo 215 Maiwand del Ejército, desplegado en el sur del país, en su cuenta oficial de Twitter.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El Ministerio de Defensa afgano, en su parte diario, detalló que el comandante de la Unidad Roja murió durante los bombardeos aéreos llevados a cabo por la aviación afgana a las afueras de Lashkar Gah, en los que murieron “41 terroristas talibanes”, y también se destruyó “una larga cantidad de armas y munición”.

La gran contraofensiva para repeler a los talibanes en la capital de Helmand, que comenzó en la noche del miércoles, está encabezada por cientos de miembros de las fuerzas especiales afganas, que a su vez, cuentan con el apoyo de la fuerza aérea, que constantemente bombardea las posiciones y escondites de los insurgentes.

Junto a su ofensiva en varias provincias del país, los talibanes han llevado también la violencia a Kabul, donde este viernes mataron al director del Centro de Información y Medios del Gobierno afgano, Dawa Khan Menapal, en un tiroteo, el segundo ataque de relevancia esta semana en la capital contra funcionarios públicos. “Estoy totalmente consternado y devastado al saber que mi amigo y excolega fue asesinado hoy por los enemigos de nuestro país. RIP. Hemos perdido a otra gran persona”, anunció en Twitter el exportavoz del Palacio Presidencial afgano Sediq Sediqqi, una de las personalidades más conocidas dentro de la política del país.

Khan Menapal había sido viceportavoz del Palacio Presidencial, donde trabajó con Sediqqi. El principal portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, reivindicó en un mensaje el tiroteo contra el director del Centro de Información y Medios del Gobierno afgano, “asesinado en un ataque especial de los muyahidin [milicianos de la yihad armada]” en la calle Darulaman, donde se encuentran varios edificios oficiales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS