El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dimite asediado por el escándalo del acoso sexual

El demócrata mantiene su inocencia, pero renuncia arguyendo que lo hace por el bien de los neoyorquinos

El gobernador demócrata de Nueva York Andrew Cuomo en una comparecencia para anunciar su renuncia en su oficina.Foto: FOTO: REUTERS | AP | Video: OFFICE OF ANDREW M. CUOMO

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, ha anunciado su dimisión este martes tras una semana de presión por el informe de la Fiscalía que corrobora las acusaciones de acoso sexual a 11 mujeres. Cuomo, que ha insistido en su inocencia durante el discurso, resistió durante días las llamadas a dejar el cargo por parte de su partido, incluida la del presidente, Joe Biden, y se encaminaba a un procedimiento de impeachment o juicio político de destitución en la asamblea legislativa estatal. La caída de este tiburón de la política neoyorquina —hijo del tres veces gobernador Mario Cuomo, nombre frecuente en las quinielas de presidenciables y con fama de escasos escrúpulos— refleja un tiempo nuevo, de menor tolerancia a los abusos de poder. También expone el diferente parámetro que afrontan los políticos demócratas: los suyos no lo pensaban salvar.

“En mi mente nunca he cruzado la línea, pero las líneas se han redibujado”, ha dicho Cuomo, cuya dimisión será efectiva en 14 días. El aún gobernador, de 63 años, ha reconocido que mantuvo un trato “demasiado familiar” con sus subordinadas para los actuales usos sociales y pidió disculpas por ello, admitiendo que las había hecho sentir mal, pero negó que se propasara. “Yo abrazo a la gente, la beso, a hombres y a mujeres, desde que tengo uso de razón”, ha subrayado.

No está claro qué ha acabado por doblegar al veterano político. El viernes una empleada, Brittany Commisso, presentó la primera denuncia penal por abuso contra el demócrata. La jefa de gabinete, Melissa DeRosa, dimitió el domingo. Este martes, al dirigirse a los estadounidenses, Cuomo ha insistido en que el proceso “tiene una motivación política” y ha cuestionado la credibilidad de las pesquisas encargadas por la Fiscalía de Nueva York. Aun así, ha asumido que todo este proceso que le esperaba —el impeachment en la Asamblea y los posibles procedimientos penales— hacían imposible la gobernabilidad y ha justificado su renuncia por el bien de los neoyorquinos.

La Fiscalía de Nueva York encargó una investigación independiente a dos abogados el pasado marzo a raíz de varias denuncias de acoso por parte de diferentes mujeres. Durante alrededor de cinco meses, examinaron unos 74.000 materiales (documentos, correos, mensajes, fotografías) y entrevistaron a 179 personas para concluir, en un informe de 165 páginas, que el gobernador Cuomo había asediado a 11 mujeres —9 de ellas empleadas o exempleadas— con tocamientos inapropiados o comentarios y había tomado represalias contra una de las que se habían quejado públicamente. “Nuestra investigación ha revelado que estos no eran incidentes aislados, sino que formaban parte de un patrón de comportamiento”, dijo en la rueda de prensa Joon H. Kim, uno de los dos abogados al frente del caso.

El propio Cuomo había impulsado nuevas leyes contra el abuso en plena ola feminista Me Too. Fue un político controvertido desde sus más tiernos inicios a la sombra de su padre, pero una caída en desgracia tan abrupta como la que ha protagonizado, en menos de un año, resultaba imprevisible. Hábil comunicador, el gobernador logró elevados niveles de popularidad al inicio de la pandemia. Sus ruedas de prensa diarias, en las que hablaba como un padre protector en plena tormenta, llegaron a ganar un Premio Emmy. En contraste con un presidente como Donald Trump, con intervenciones rayanas en lo excéntrico y una errática gestión, Cuomo relucía en la crisis y los medios lo empezaron a señalar como posible candidato presidencial. Como si no hubiera sido él mismo quien, contra el criterio del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, se negara a aprobar una orden de confinamiento ya el 18 de marzo de 2020: “No aprobaré una orden de quedarse en casa, eso asusta a la gente (...) El miedo, el pánico es un problema mayor que el virus”, dijo aquel mismo día.

El relumbrón no tardaría mucho en apagarse. Su polémica directiva por la cual miles de pacientes en recuperación de covid-19 fueron trasladados a residencias de ancianos ya se demostró errónea por el elevado número de fallecidos en comparación con otros Estados. Y este año The New York Times reveló que sus asesores retocaban la cifra de muertos en esas residencias. Al tiempo empezaron a gotear las denuncias de mujeres y se precipitó su final.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A pesar de haber dimitido, Cuomo se enfrenta a posibles problemas en los tribunales, no solo por la denuncia ya formalizada por una de las mujeres, sino porque varios fiscales generales están revisando el informe. Los casos relatados y el rechazo de su partido hacían su continuidad imposible. El lunes, Commisso explicó que Cuomo se había estado propasando con ella desde 2019, que le daba besos y abrazos que la hacían sentir incómoda, y que el pasado noviembre, cuando acudió a su residencia oficial a petición de él, el gobernador metió sus manos por debajo de su blusa y le tocó un pecho.

Las pesquisas recogen también relatos como el de Lindsey Boylan, exempleada del departamento de desarrollo económico, quien dice que Cuomo le tocó las piernas y la cintura, la besó en los labios y , en una ocasión, le propuso jugar al strip poker. O el de una policía designada a su protección personal, que señaló que Cuomo le pasaba la mano por el vientre cuando ella le sujetaba la puerta y le deslizaba el dedo espalda abajo cuando la tenía delante en el ascensor.

Cuomo comenzó en la política siendo un veinteañero, como gerente de la campaña de su padre, Mario Cuomo, y una sed de poder y control que le hizo ganar el sobrenombre de Príncipe de las Tinieblas entre empleados y miembros de la prensa. Vivió diferentes crisis a lo largo de su carrera y de todas salió vivo hasta esta, que ha acabado con su carrera política.

El caso ha llevado a dimitir también a la copresidenta de la junta directiva de Time’s Up, Roberta Kaplan, una organización feminista contra el acoso, después de que saliera a la luz que revisó el borrador de una carta que cuestionaba el carácter de una de las denunciantes. La vicegobernadora Kathy Hochul tomará el relevo de Cuomo. Será la primera mujer en la historia de Nueva York que ocupe el puesto.

Sobre la firma

Amanda Mars

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS