Maduro remodela su Gabinete días después de comenzar el diálogo con la oposición en México

Félix Plasencia será el nuevo canciller del chavismo y tendrá que lidiar con los frentes abiertos en el terreno diplomático

Nicolás Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, este mes en Caracas.
Nicolás Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, este mes en Caracas.PRENSA MIRAFLORES (PRENSA MIRAFLORES / EFE)

Nicolás Maduro ha movido piezas de su Gabinete para enfrentar el camino que tiene por delante, con varios frentes abiertos en el terreno diplomático y la necesidad de reforzar los puntales militares que le soportan. Los cambios se producen solo unos días después de comenzar el diálogo con la oposición en México. En un hilo de Twitter, el líder chavista ha anunciado los relevos entre los que más destaca el de Jorge Arreaza en la Cancillería, cargo que ocupaba desde 2017 tras ser vicepresidente durante los primeros años de Gobierno de Maduro, y justo cuando comenzó el cerco diplomático a Venezuela. Su lugar lo ocupará ahora otro internacionalista, Félix Plasencia, que estuvo en la cartera de Turismo y desde octubre de 2020 había pasado a ser embajador de Venezuela en China, un país clave para el sostén del chavismo.

Félix Plasencia es parte del círculo de confianza de los hermanos Rodríguez, que cada vez ganan más poder en el Gobierno chavista. En nuevo canciller tiene una larga amistad con la actual vicepresidenta, Delcy Rodríguez, desde que coincidieron en cargos diplomáticos en Londres en los años 90, mucho antes de que el chavismo apareciera en el panorama. También estuvieron juntos esa madrugada del 20 de enero de 2020 en el aeropuerto de Barajas junto al exministro español de Transporte José Luis Ábalos. La funcionaria hizo una parada técnica en Madrid donde abordó un vuelo a Doha, estancia que desató una larga tormenta política en España contra el Gobierno, acusado por la oposición de haber incumplido las sanciones europeas contra Rodríguez, que le impiden el tránsito por territorio comunitario.

Después de años restricciones diplomáticas al chavismo, Plasencia será un ministro de Relaciones Exteriores con doble pasaporte y fuera de la lista negra de altos cargos sancionados por Washington y Bruselas. Tiene la nacionalidad española por ser hijo de canarios. Su primera aparición en el Gobierno fue al lado de Jorge Rodríguez, cuando este fue alcalde de Caracas entre 2012 y 2017. Allí se desempeñó como director de Relaciones Internacionales de la Alcaldía de Libertador y presidente de Fundapatrimonio, institución encargada de la conservación de los edificios históricos de Caracas. Entre 2014 y 2018, con su amiga como canciller, fue escalando cargos en Exteriores. Fue director de Protocolo en la Cancillería en 2015, viceministro para Asia, Medio Oriente y Oceanía en 2016 y en 2018 viceministro para Temas Multilaterales. Ahora será canciller. En el panorama más inmediato están las negociaciones que han comenzado en México entre el Gobierno de Maduro y la oposición.

Más información
Las negociaciones en México dejan en la sombra la estructura creada por Juan Guaidó
El chavismo exhibe poco músculo en las elecciones primarias del PSUV en Venezuela

A Arreaza le tocó maniobrar con los demoledores informes sobre violaciones de derechos humanos en Venezuela presentados ante la Organización de Naciones Unidas, la visita al país de la Alta Comisionada Michelle Bachelet y la investigación de la misión independiente de la ONU. Ese es un frente diplomático que continúa abierto para Plasencia. El avance del proceso contra Venezuela en la Corte Penal Internacional, que ha dicho que hay evidencias de que se han cometido crímenes de lesa humanidad en el país durante el Gobierno de Maduro, será otra encrucijada para el nuevo ministro.

Con el cambio en la cancillería, Arreaza pasará ahora al Ministerio de Industria y Producción Nacional que ocupaba en doble cargo Tareck el Aissami, a la vez ministro de Petróleo. En esta cartera tendrá que enfrentar la debacle económica del país. El nombramientoimplica cierto desplazamiento del grupo de poder de la familia de Chávez del círculo más cercano a Maduro. Arreaza estuvo casado con Rosa Virginia Chávez, la hija del comandante de la revolución, con quien tiene un hijo, y fue un soporte político del expresidente durante sus últimos meses de convalecencia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Maduro también anunció otros cambios como resultado de las primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela, en las que algunas fichas claves del chavismo aspirarán a gobernaciones y algunos derrotados tendrán espacio en el equipo presidencial. El almirante Remigio Ceballos Ichaso será el nuevo ministro de Relaciones Interiores y Justicia, en sustitución de la almiranta Carmen Meléndez, que aspira a la alcaldía de la capital. Ceballos Ichaso había salido en julio de la jefatura operacional de las Fuerzas Armadas, el segundo al mando después de Vladimir Padrino, el ministro de la Defensa que más ha durado en el cargo y que acompaña a Maduro desde 2014.

Otro almirante, William Serrantes, estará al frente del Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico, un sector que ha dado aire a Maduro en medio de la sequía de ingresos a través de la explotación del arco minero y la venta de oro a través de Turquía. Con estos dos nombramientos crece la presencia militar en su Gabinete. Los uniformados ocupan un tercio de las carteras en áreas estratégicas.

Después de nueve años como gobernadora del Estado Monagas, Yelitze Santaella, derrotada de forma abrumadora en las primeras del PSUV, fue designada como ministra de Educación, aunque su formación es en administración. Esta cartera quedó huérfana tras la muerte en abril de Aristóbulo Istúriz, dirigente de larga trayectoria en la revolución bolivariana. Otro caso de incorporación de liderazgos políticos derrotados es el de Margaud Godoy, gobernadora de Cojedes, vetada por las bases para continuar por otro período. Ahora es la nueva ministra de Mujer e Igualdad de Género. Los resultados de las primarias en los estados en los que Godoy y Santaella competían, además de otras seis regiones, fueron revisados por la cúpula del PSUV, que finalmente impuso los candidatos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS