‘Henri’ toca tierra en la costa este de Estados Unidos como tormenta tropical

Más de 35 millones de personas están bajo alerta de inundaciones en el noreste del país por ‘Henri’, que pasó de huracán a tormenta e ingresó a suelo norteamericano a las 12.15 horas

Un voluntario atiende una inundación repentina en Helmetta, Nueva Jersey, mientras la tormenta tropical 'Henri' tocaba tierra en Rhode Island, el domingo 22 de agosto.
Un voluntario atiende una inundación repentina en Helmetta, Nueva Jersey, mientras la tormenta tropical 'Henri' tocaba tierra en Rhode Island, el domingo 22 de agosto.TOM BRENNER (AFP)

Con fuertes vientos y lluvias, la tormenta tropical Henri ha tocado tierra poco después del mediodía de este domingo en Westerly, en el estado de Rhode Island, en la costa este de Estados Unidos. El servicio meteorológico estadounidense, el National Weather Service, reportó que Henri, que pasó de huracán categoría 1 a tormenta tropical, ingresó a suelo norteamericano a las 12.15 horas. La tormenta genera vientos de cerca de 100 kilómetros por hora, con ráfagas aún más potentes, aunque está previsto que continúe debilitándose a medida que avance al interior del país, según ha informado el Centro Nacional de Huracanes.

Más información
Los destrozos del huracán 'Grace' en su paso por Veracruz, en imágenes

Los vientos han provocado cortes en el suministro eléctrico en gran parte del sur de Nueva Inglaterra en las últimas horas y se han emitido alertas de inundación desde Nueva Jersey a Nueva Inglaterra, informa Europa Press. En Rhode Island se estima que habrá 100.000 abonados sin luz, según el gobernador, Daniel McKee. La Casa Blanca ha informado en la jornada que el presidente Joe Biden aprueba la declaración de emergencia para los estados de Nueva York y Connecticut, una medida que ya se había aprobado el sábado para Rhode Island.

Henri se degradó a tormenta tropical cuando estaba a punto de tocar tierra, informaron meteorólogos estadounidenses, mientras millones de personas en Nueva Inglaterra y Nueva York se preparaban para sus vientos y marejadas. Una franja de la costa noreste que incluye a la ciudad de Nueva York estaba bajo alerta a última hora del sábado, cuando Henri se convirtió en huracán y amenazó con ser el primero en golpear Nueva Inglaterra en 30 años. Más de 35 millones de personas están bajo alerta de inundaciones.

El empeoramiento de las condiciones meteorológicas había obligado la noche del sábado a cancelar el gran concierto que tenía lugar en Central Park para marcar el reencuentro de los artistas con el público neoyorquino luego de la pandemia del coronavirus, informa AFP. El cantante Barry Manilow fue interrumpido en mitad de una canción por una voz por los altavoces que instaba a los asistentes a avanzar rápida pero tranquilamente hacia las salidas más cercanas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Se esperan inundaciones, marejadas ciclónicas que pueden alcanzar el metro y medio de altura en algunas zonas y precipitaciones de entre siete y 15 centímetros en toda la región, alertó el Centro Nacional de Huracanes. Parte del noreste del país, incluida Nueva York, fue declarada en alerta el viernes por la aproximación de Henri, que el centro meteorológico estadounidense calculaba entonces tocaría tierra en calidad de huracán.

Ante la amenaza, varios gobernadores llamaron a la población a la cautela. “Tómense esto en serio. Prepárense HOY para la tormenta que se avecina el domingo. Observen el pronóstico local y manténganse a salvo”, pidió el sábado el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien además declaró estado de emergencia y ordenó el despliegue preventivo de 500 soldados de la Guardia Nacional. “Prepárense para lluvias intensas, vientos fuertes y cortes de energía”, advirtió también a los residentes de las áreas potencialmente afectadas en el estado de Nueva York. La gran urbe estadounidense aún recuerda con dolor el huracán Sandy, que mató a 44 personas en 2012.

En Massachusetts, que alberga la ciudad de Boston, el gobernador Charlie Baker pidió “evitar desplazamientos innecesarios”, especialmente en las zonas costeras. En este estado, cuyas playas y parques están cerrados desde el sábado hasta el lunes, el huracán podría provocar cortes de electricidad que afecten a entre 100.000 y 300.000 habitantes, dijeron las autoridades.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS