El protagonismo de las familias y el recuerdo de las víctimas presiden el vigésimo aniversario del 11-S

Biden visita Nueva York, Pensilvania y el Pentágono, los tres lugares atacados, en medio de llamamientos a la unidad del país a los que se sumó el expresidente Bush

Una mujer llora en el memorial a las víctimas del 11-S, este sábado. En video, la ceremonia completa del homenaje en Nueva York tras 20 años de los atentados.

Cediendo todo el protagonismo al recuerdo de las víctimas y la emoción de sus familiares, el presidente Joe Biden ha rendido homenaje este sábado a los casi 3.000 muertos de los atentados que el 11 de septiembre de 2001 perpetró en EE UU la organización terrorista Al Qaeda. Lo ha hecho con sendas visitas a los lugares que los yihadistas convirtieron en diana: la zona cero de Nueva York, donde se alzaban las Torres Gemelas contra las que impactaron los dos primeros aviones; el Memorial Nacional de Shanksville (Pensilvania), el paraje a donde el pasaje del vuelo 93 logró desviar el cuarto aparato, y, finalmente, el Pentágono, en Arlington (Virginia), donde coincidió con la vicepresidenta, Kamala Harris. A la primera ceremonia del día, en el Memorial de la zona cero, han asistido también los expresidentes Bill Clinton y Barack Obama, entre un nutrido grupo de autoridades, todos ellos en un voluntario segundo plano. En un aniversario tan redondo —aún más señalado por la convulsa retirada de EE UU de Afganistán, hace unos días—, no ha habido lugar para el lucimiento político, ni siquiera para demostraciones de patriotismo exaltado: solo honor, dignidad, duelo y memoria.

Tras el desfile de una representación de los equipos de rescate, policías y bomberos y la interpretación del himno nacional por un coro de jóvenes, el tañido de una campana ha marcado las 8.46, la hora a la que se estrelló el primer avión contra la Torre Norte del World Trade Center; el primer momento de silencio y recogimiento del día. A continuación tomó la palabra Mike Low, padre de Sara, una azafata de ese vuelo, el número 11. “En el primer aniversario, al que acudimos su madre y yo, este era un lugar de oscuridad; hoy es un apacible lugar de la memoria”, dijo Low. Tras su breve alocución, pares de familiares de las víctimas empezaron a leer sus nombres, por orden alfabético y, a menudo, entre sollozos. “Veinte años que hemos vivido como una eternidad”, dijo una de las participantes en la recitación, que se prolongó cuatro horas. A las 9.03, otro tañido recordó el impacto del segundo avión asesino, en la Torre Sur. Un encorbatado Bruce Springsteen, de luto riguroso, interpretó a la guitarra el tema I’ll see you in my dreams (Te veré en mis sueños). Tímidos aplausos, de apurada cortesía, celebraron su sobria actuación. Ni vítores ni silbidos, solo emoción contenida.

Biden y sus acompañantes han abandonado la zona cero poco después de las 9.37, cuando el tañido de la tercera campana recordó el impacto del tercer avión contra el Pentágono. La comitiva presidencial se dirigió al aeropuerto, rumbo al memorial de Pensilvania, a donde también han asistido el expresidente George W. Bush —en ejercicio en 2001— y su esposa, Laura Bush. Bush pronunció un breve discurso sobre “el día que cambió nuestras vidas para siempre” y las consecuencias que ello supuso para el país. Habló en tono muy medido, sobre los sentimientos colectivos y la grandeza de EE UU, criticando el paroxismo de algunos mientras equiparaba “la naturaleza infame” del terrorismo exterior y el doméstico. Su apelación a la unidad y rechazo a las políticas del miedo parecía un mensaje dirigido al único exmandatario que no participó en ninguno de los actos, Donald Trump. El republicano colgó hoy un vídeo en Internet prometiendo una “América grande de nuevo” y rubricó su breve mensaje con un ataque a Joe Biden, al que acusó de “incompetencia”, y a su Administración, de inepta, por la “triste” forma que revistió la retirada de Afganistán.

En paralelo a la ceremonia de Nueva York, se desarrollaban la del Pentágono y la de Pensilvania, “en terreno sagrado, en este lugar que ha sido santificado por el sacrificio”, dijo en referencia al campo en que se estrelló el avión Kamala Harris, durante un breve discurso. En el recóndito lugar, lejos de las cámaras, el matrimonio Biden depositó una corona de flores blancas y departió con familiares de algunas de las víctimas. Luego, tras un encuentro con bomberos de la localidad, Biden calificó de “verdaderamente bueno” el discurso de Bush, lamentó el tono amargo del debate político mientras defendía por enésima vez la retirada de Afganistán y se mostró confiado en que el país pueda “demostrar que las democracias funcionan”. “Creo que sí, que realmente podemos liderar con el valor de nuestro ejemplo de nuevo”, dijo.

Respetuoso con el recogimiento de los seres queridos, y con el recuerdo aún demasiado fresco de Afganistán, Biden ha declinado pronunciar discursos en sus comparecencias, según confirmó la Casa Blanca. En su lugar, mediante un vídeo colgado este viernes en Twitter, dirigió un breve mensaje a la nación apelando a la unidad y a superar el miedo. “Para mí, la lección principal del 11 de septiembre es que, cuando somos más vulnerables, en el tira y afloja que supone todo aquello que nos hace humanos, en la batalla por el alma de Estados Unidos, la unidad es nuestra mayor fortaleza”, dijo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Poco antes había ordenado que la bandera ondease este sábado a media asta en todos los edificios oficiales y pedido a sus compatriotas que participasen en las ceremonias conmemorativas que se organizaran en sus respectivas comunidades. El mandatario ha querido soslayar también la polémica protagonizada por un grupo de 1.800 familiares y amigos de víctimas, que han repudiado su presencia y exigido una mayor transparencia en los resultados de una investigación sobre la conexión saudí del 11-S.

A la habitual solemnidad de este tipo de conmemoraciones —el 11 de septiembre es celebrado en EE UU como Día del Patriota, desde 2001, y Día Nacional de Servicio y Recuerdo desde 2009— se añade este año otra dimensión: la retirada de las tropas de EE UU de Afganistán tras 20 años de guerra. El último episodio del rosario de consecuencias que desencadenó el 11-S se tiñó de duelo por la muerte de 13 militares en Kabul a consecuencia de un atentado suicida, pocos días antes de la salida de las tropas. El caos que rodeó la evacuación fue un momento especialmente sensible para Biden, blanco de las críticas por parte de la oposición y, también, de numerosos correligionarios demócratas. Pero en el casi invisible perfil que el demócrata adoptó este sábado parecía pesar más el respeto y la honra debidos a los muertos que cualquier cálculo político.

Más información
Seis ensayos para reconstruir el 11-S

Un impresionante dispositivo policial rodeaba las inmediaciones de la zona cero de Manhattan. Miles de agentes, unidades especiales de detección de explosivos y perros rastreadores eran bien visibles varias manzanas a la redonda desde la víspera. Alrededor de los dos estanques que flanquean el museo, curiosos y delegaciones oficiales, de representantes del cuerpo diplomático a asociaciones de pilotos, depositaban coronas en recuerdo de los muertos. Durante la ceremonia, solo era perceptible el rumor del agua en los estanques y, como en sordina, un delicado acompañamiento musical: acordes de violonchelo, breves dúos de piano y violín o la discreta actuación del Boss. Un ejercicio de sobriedad y emoción contenida para conmemorar una herida que aún supura.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS