REINO UNIDO
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Los ‘diez mandamientos’ de sir Keir Starmer para que el Reino Unido gire a la izquierda

El líder del Partido Laborista publica un manifiesto previo al congreso anual de la formación, para intentar remontar la aceptación entre los suyos, cada vez más cuestionada

Keir Starmer interviene en el Parlamento británico el pasado 15 de septiembre.
Keir Starmer interviene en el Parlamento británico el pasado 15 de septiembre.DPA vía Europa Press (Europa Press)

Ya lo dejó dicho el divino Giulio Andreotti, en una fórmula política tan italiana como universal: “El poder desgasta a quien no lo tiene”. Sir Keir Starmer, el abogado, fiscal y diputado, se hizo con las riendas del Partido Laborista británico hace un año y medio. Sustituía al veterano izquierdista Jeremy Corbyn, quien desató el fervor entre los jóvenes desencantados, disparó el número de afiliaciones, mareó a los votantes con su doble juego respecto al Brexit y acabó cosechando una derrota histórica en diciembre de 2019 frente al más humillante de los contrincantes: Boris Johnson.

Más información
El final de la pandemia en el Reino Unido acelera la estrategia electoral de Boris Johnson y Keir Starmer

Ese mismo rival ha conseguido sobrevivir a una devastadora pandemia que gestionó erráticamente desde un principio. Y ha utilizado los estragos del virus para camuflar otros provocados por él mismo: los derivados del Brexit. Los golpes con los que se estrenó Starmer frente al primer ministro, durante las sesiones de control de los miércoles en la Cámara de los Comunes, sorprendieron a Johnson y levantaron el ánimo decaído en las filas laboristas. El líder de la oposición —corte de pelo impecable, a navaja; traje sobrio y ajustado a medida— acorralaba con el bisturí inquisitivo de un exfiscal a un jefe de Gobierno más preocupado por los eslóganes que por los detalles técnicos o estratégicos de su política sanitaria.

El espejismo duró poco. El éxito de la campaña de vacunación resucitó a Johnson. La derrota del laborismo en las elecciones municipales del pasado mayo, y sobre todo, la pérdida del escaño de la circunscripción del noreste de Hartlepool, siempre en manos de la izquierda, volvieron a sembrar las dudas sobre la figura de Starmer.

El laborismo celebra la próxima semana su congreso anual en la localidad costera de Brighton. Será la oportunidad del nuevo líder de la formación para aclarar si quiere ser tan reformista como Tony Blair, tan radical como Jeremy Corbyn o tan clásico en sus planteamientos como Clement Attlee, el primer ministro que puso en pie el estado del bienestar británico después de la Segunda Guerra Mundial.

Para calentar motores, Starmer ha publicado un manifiesto de 11.500 palabras, llamado The Road Ahead (La ruta por delante) que pretende sintetizar su visión política. Casi tan importante como el contenido es el lugar escogido para publicarlo. En la página web de la Sociedad Fabiana, el movimiento socialista británico fundado a finales del siglo XIX en el que se encuentran las raíces del Partido Laborista. Inspirado su nombre por el del general romano Quinto Fabio Máximo —que derrotaba a las tropas del cartaginés Aníbal con paciencia y hostigamiento—, los fabianos buscaban, frente a la revolución proletaria del marxismo, una llegada lenta y asentada del socialismo a través de reformas graduales. Starmer debe aún comprobar si en la actual política de la aceleración, el partido —y sobre todo, los restos aún poderosos del corbynismo— tendrá paciencia para dejarle desplegar su estrategia de oposición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El manifiesto, lleno de vaguedades y buenas intenciones, tiene más de catecismo que de programa de Gobierno. Y, al final de sus 35 folios, todo se resume en diez mandamientos:

  • Poner siempre por delante a las familias trabajadoras
  • Recompensar justamente a quien trabaja duro y respeta las reglas
  • Que personas y empresas contribuyan a la sociedad, además de recibir
  • Que las oportunidades vitales no dependan de las circunstancias del nacimiento
  • La familia y la comunidad, todo aquello que une, debe situarse por encima del individualismo
  • La economía debe trabajar en beneficio de los ciudadanos y la comunidad
  • El Gobierno debe ser socio de la economía privada, y no sofocarla
  • El Gobierno debe usar el dinero del contribuyente como si fuera suyo. Los niveles actuales de despilfarro son intolerables
  • El Gobierno debe restaurar la honestidad, la decencia y la transparencia en la vida pública
  • Somos profundamente patrióticos, pero rechazamos la división que provoca el nacionalismo

Starmer tiene un problema con su decálogo de buenas intenciones. Todas ellas podría firmarlas Boris Johnson sin sonrojarse. El Partido Conservador ha borrado de su discurso cualquier referencia a la austeridad de la década pasada. Downing Street se ha endeudado como si no hubiera un mañana. Ha subido los impuestos con un recargo en las cotizaciones sociales para inyectar financiación extra al Servicio Nacional de Salud, y reformar el sistema de Dependencia y Atención a los Mayores. Es decir, ha brindado tranquilidad a la sociedad de pequeños propietarios (de un inmueble) que es hoy la sociedad británica.

Starmer juega en un terreno delicado, en el que no quiere pisar callos en el mundo empresarial, evita a toda costa resucitar el fantasma del Brexit —se limita a criticar su “gestión chapucera”—, ensalza la familia, el vecindario, la comunidad, el patriotismo. Y carga contra el nacionalismo escocés, tan culpable, según él, como los conservadores, del clima de división del país. Es decir, juega en el terreno de Johnson. Con la diferencia de que el electorado está, hoy por hoy, más dispuesto a respaldar y reír las gracias del gamberro de Boris que de hacer un acto de fe con el impoluto Starmer. Dice la leyenda que Helen Fielding se basó en él —entonces era un notorio abogado de causas justas— para crear el personaje de Mark Darcy en El Diario de Bridget Jones. Como diría el tópico, el marido al que aspira toda madre para su hija. Muchos votantes laboristas, de momento, se quedan con Boris Johnson el travieso, aunque no se parezca ni por asomo a Hugh Grant.

Contra las primarias

El equipo de Starmer ha anunciado su intención de utilizar el congreso anual del partido, que se celebrará la semana que viene en Brighton, para volver a cambiar las reglas internas de la formación. Quiere acabar con el sistema de elección del líder que instauró Ed Milliband en 2014 —un militante, un voto— para regresar al anterior, que otorgaba un tercio del voto a los militantes, otro tercio a los sindicatos y otro al grupo parlamentario. Jeremy Corbyn arrasó en su elección con el apoyo de organizaciones juveniles combativas como Momentum. El número de afiliados se disparó, para disgusto de los diputados laboristas. En su mayoría provenían de la era de Tony Blair, y estaban espantados con la radicalidad del veterano izquierdista. Starmer plantea su giro como un modo de reforzar la alianza con los sindicatos, imprescindibles para sacar adelante sus planes económicos. Pero la marcha atrás, por muy representativo que sea el sistema de elección, tiene un tufo antidemocrático que ni siquiera convence a los aliados del líder del partido. Sharon Graham, la nueva dirigente del sindicato Unite —el mayor del Reino Unido— ya ha anunciado que no acudirá al congreso de Brighton. Ha puesto como excusa la necesidad de concentrarse en todos los conflictos laborales que el sindicato tiene abiertos en estos momentos, pero también ha dejado claro su disgusto ante la propuesta de reforma del sistema de elección del liderazgo laborista. Que la medida salga o no adelante, al principio del congreso, será la piedra de toque para determinar si Starmer sale reforzado o debilitado del cónclave de Brighton.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS