Boris Johnson, dispuesto a utilizar al ejército para frenar la crisis de suministro de las gasolineras

La Operación Escalin, diseñada hace dos años para la posibilidad de un Brexit abrupto, contempla destinar a cientos de soldados a conducir los camiones de combustible

Cartel de "fuera de servicio" en el surtidor de una gasolinera del este de Londres, el pasado viernes. En vídeo, pelea entre clientes de una gasolinera británica.DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP / VÍDEO: EPV
Rafa de Miguel
Brighton (Reino Unido) -

El Reino Unido de Boris Johnson y el Brexit han logrado la extraña pirueta de convertir una crisis global en una emergencia nacional, en la que ha pasado a contemplarse sin aspavientos la posibilidad de echar mano del ejército para solucionar un problema de oferta y demanda. El primer ministro estaría dispuesto, según adelantó The Times y han confirmado el resto de medios británicos, a rescatar de los cajones la llamada Operación Escalin, diseñada hace dos años por el Ministerio de Defensa para hacer frente a la posibilidad del Brexit duro que entonces se temía. Serviría para que cientos de soldados se pusieran al volante de los camiones cisterna que transportan combustible a las estaciones de servicio del territorio nacional.

Más información

Desde el pasado viernes se ha desencadenado una sensación de pánico, especialmente en el sur de Inglaterra, que ha llevado a miles de conductores a guardar cola durante horas en las estaciones de servicio de todo el país. Lo que arrancó siendo una crisis preocupante, pero manejable se ha convertido en una situación de emergencia. La escasez de camioneros que sufre toda Europa se ha visto agravada en el Reino Unido por el Brexit. La industria del transporte calcula que se necesitan unos 90.000 conductores para recuperar cierta normalidad. La mitad de ellos abandonó la profesión durante la pandemia, por jubilación, falta de trabajo u otras opciones laborales. Y al menos 20.000 más eran camioneros de la UE que regresaron a sus países durante el confinamiento, y tienen una difícil vuelta con las nuevas restricciones de inmigración aprobadas por el Gobierno de Johnson.

Esa era la razón por la que BP decidió el pasado viernes cerrar un par de decenas de sus estaciones de servicio, y anunció la falta de al menos un tipo de combustible en muchos de sus surtidores. No había suficientes camioneros para abastecer a las gasolineras, sobre todo a las que estaban en el interior de las ciudades. Este fin de semana, Johnson dio su brazo a torcer, aparcó la ideología del Brexit y permitió que se expidieran 5.000 nuevos visados para camioneros de la UE. Demasiado tarde y muy pocos, denunciaron tanto el sector del transporte como la oposición laborista. Esta, que celebra su congreso anual en la localidad de Brighton desde el pasado fin de semana, ha arremetido contra la falta de planificación del Gobierno conservador: “Esta crisis era perfectamente evitable, y es obra del equipo de Downing Street. Un Gobierno incompetente, caótico y arrogante no ha traído hasta esta situación, a pesar de las continuas advertencias de la industria transportista”, ha asegurado quien durante cinco años estuviera al frente del laborismo, Ed Miliband.

Hasta él, sin embargo, daba la razón a los manifestantes que a, las puertas del centro de convenciones de Brighton, acusaban a los laboristas de haber renunciado a la UE y de no atreverse siquiera a nombrar “la palabra que empieza con B” (Brexit). Curiosamente, ha sido el líder de los socialdemócratas alemanes Olaf Scholz, vencedor de las elecciones generales del domingo en ese país, el que ponía el cascabel al gato. El candidato recordaba a los británicos que el Brexit acabó con la libertad de movimiento de personas que ahora ha complicado el regreso de camioneros comunitarios. El nuevo líder de los laboristas, Keir Starmer, huye como de la peste de un asunto que dividió a su partido, e intenta culpar de la caótica situación económica del Reino Unido simplemente a la ineptitud de la gestión de Johnson y sus ministros.

La consecuencia de todo este debate no resuelto, aireado en los medios de comunicación con grandes y alarmistas titulares, ha sido una sensación de pánico y largas colas en las gasolineras, en una imagen que trajo a los británicos de más edad el recuerdo del invierno del descontento, como se conoce a la época de huelgas generalizadas del sector público en 1978. La Asociación de Gasolineras del Reino Unido ha advertido este lunes de que unas 5.500 de las más de 8.000 estaciones de servicio de todo el país se han quedado ya sin combustible, mientras el resto están a punto de desembocar en la misma situación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Como primera medida de urgencia, el Gobierno ha suspendido la aplicación de la Ley de la Competencia de 1998, para permitir que las petroleras y distribuidoras de gasolina puedan compartir información y decidir la estrategia territorial necesaria para evitar el desabastecimiento. “Toda esta escasez se debe, simple y llanamente, a una situación generalizada de pánico”, ha explicado a la BBC el presidente de la Asociación de Gasolineras, Brian Madderson. La prioridad se ha concentrado en las estaciones de servicio localizadas en las principales autovías. Los surtidores de las gasolineras de las ciudades cuelgan en su mayoría el cartel de “fuera de servicio”.

El secretario de Estado de Comercio, Kwasi Kwarteng, sobre cuyos hombros han recaído todas las crisis escalonadas que han surgido al salir de la pandemia ―estanterías vacías en los supermercados, subida de precios del gas y la electricidad, suspensión del suministro nacional de dióxido de carbono, y ahora la situación de las gasolineras―, se reunió este domingo con representantes de las petroleras para explicar el plan de despliegue del ejército. Y lo que escuchó fue un alud de objeciones y problemas. Los soldados no están entrenados para manejar unos vehículos de enorme tamaño, ni conocen la técnica para llenar la cisterna de combustible o descargar la mercancía en los depósitos de las estaciones de servicio. Son maniobras delicadas para las que se necesitarían al menos dos semanas de formación y prácticas previas. Para entonces, la situación de pánico puede haber concluido. O no. Por eso el Gobierno de Johnson ha descrito el problema como un Catch-22, el término que popularizó la novela de Joseph Heller: un dilema de difícil escapatoria, porque cualquiera de las soluciones es mala y agrava el problema. Y pedir socorro del ejército no parece el mejor modo de calmar el pánico. A media mañana del lunes, el ministro de Medio Ambiente, George Eustice, se desplegaba en declaraciones a los medios para rebajar la expectativa del uso de soldados para paliar la crisis. “No tenemos planes, por el momento, para que sean los propios militares los que conduzcan los camiones. Pero el ejército siempre tiene preparado un dispositivo de contingencias civiles para responder ante cualquier emergencia”, rebajaba el ministro una noticia que el Gobierno de Johnson ha sido incapaz de desmentir.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción