La falta de previsión del Brexit agrava la crisis de las gasolineras en el Reino Unido

Las asociaciones médicas y los sindicatos piden que se dé prioridad para repostar a los trabajadores esenciales mientras prosigue el pánico en las estaciones de servicio. Johnson rechaza decretar esa medida

Una estación de servicio completamente cerrada y sin combustible, este martes en Londres.
Una estación de servicio completamente cerrada y sin combustible, este martes en Londres.FACUNDO ARRIZABALAGA (EFE)
Rafa de Miguel
Brighton (Reino Unido) -

La crisis de las gasolineras desatada en el Reino Unido es ya tan inflamable que amenaza con dejar chamuscados al Gobierno y a la oposición. Si los delegados que han acudido estos días al congreso laborista, en la localidad costera de Brighton, expresan en voz alta su extrañeza por que el partido ande enredado en cuitas internas mientras el país le estalla en las manos a Boris Johnson, los diputados y la prensa conservadora cargan contra el primer ministro por su gestión errática y su indecisión frente a un problema, el de la escasez de camioneros, del que se le advirtió hace ya meses. Downing Street echa ahora mano de planes diseñados para un posible Brexit abrupto, que ni siquiera elaboró suficientemente como para que su eficacia fuera inmediata.

Si en la noche del lunes Downing Street admitía finalmente que sí, que tenía al ejército en situación de alerta para intervenir si era necesario —hasta 150 soldados, la mitad de los cuales podrían comenzar a distribuir combustible este mismo viernes—, este martes el Gobierno de Johnson tampoco ha dado una respuesta clara a la petición más urgente que ha recibido hasta ahora: que active sus poderes de emergencia para dar prioridad en las estaciones de servicio a los trabajadores esenciales.

“Todo el mundo tiene sus razones personales para querer llenar el depósito de su vehículo”, ha implorado al Ejecutivo el presidente del consejo de la Asociación de Médicos Británica, Chaand Nagpaul. “Pero a medida que las gasolineras se agoten, corremos el riesgo de que el personal del Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) no pueda acudir a su trabajo ni prestar cuidados esenciales a gente que lo necesita”, ha advertido Nagpaul.

A su petición se han sumado diversas organizaciones y medios, desde el poderoso sindicato Unison al Colegio Real de Enfermería, pasando por los diputados de la oposición en la Comisión de Transportes de la Cámara de los Comunes. Johnson ha salido finalmente a dar la cara, en un vídeo-entrevista institucional grabado en Downing Street, para rechazar que sea necesaria esa medida excepcional. El primer ministro cree que pronto se recuperará la normalidad, y que todo obedece a un incremento de la demanda de servicios y recursos -gas, camioneros...- en la economía global. Nada que ver con el Brexit. “Pediría a todo el mundo que intente regresar a la normalidad, y vayan a llenar sus depósitos cuando realmente lo necesiten”, ha dicho Johnson.

En vídeo, imágenes de una pelea en una gasolinera británica por la falta de combustible.Daniel Leal-Olivas / AFP / VÍDEO: reuters

El Ejecutivo sigue apostando todas sus bazas a la información que recibe de las grandes petroleras, que han asegurado esta semana que hay combustible de sobra en el Reino Unido. Al problema de falta de camioneros se ha sumado, sin embargo, el del pánico creado entre la población, que ha llevado a miles de conductores a guardar horas de colas en las gasolineras de todo el país. La difusión por parte de los tabloides, que han visto sangre y rentabilidad en esta historia, de vídeos ocasionales en los que los usuarios se lían a puñetazos entre ellos o incluso sacan algún cuchillo, ha calentado aún más el ambiente político. “Furia en el surtidor”, titulaba este martes su página web el Daily Mail.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

El ministro de Transportes ha asegurado que la situación ha comenzado a estabilizarse, aunque admite que las colas en las estaciones de servicio seguirán durante unos días. “Comienza a subir y a estabilizarse el nivel de combustible almacenado bajo los surtidores, aunque aún no se haya trasladado a las filas de usuarios. Sí supone, sin embargo, menos gasolineras cerradas”, ha explicado Grant Shapps.

Su optimismo se contradice con los datos manejados por la Asociación de Gasolineras del Reino Unido (PRA, en sus siglas en inglés), que aseguraba que entre un 65% y un 90% de las más de 8.300 estaciones de servicio repartidas por el país estaban ya secas, o a punto de estarlo. Los empresarios del sector niegan tajantemente las acusaciones realizadas por algunos conductores y amplificadas por los tabloides de que algunas gasolineras estarían subiendo los precios del combustible para sacar beneficio del pánico. “En cuanto llega un camión cisterna a la estación de servicio, los conductores comienzan a avisarse los unos a los otros a través de las redes sociales. Como abejas a un panal de miel, acuden todos en tropel y en unas horas se agota el combustible”, ha explicado el presidente de la PRA, Brian Madderson.

El Gobierno conservador se resiste a aceptar que el Brexit tenga algo que ver con la crisis de las gasolineras, que atribuye sobre todo a una escasez de camioneros que sufre toda Europa. Su pretensión, sin embargo, de aparcar por tres meses el Brexit y conceder visados temporales a 5.000 conductores de la UE, para salvar las Navidades, se ha encontrado con una dura y fría reacción de los profesionales. No solo porque nadie ve atractivo en un visado de tan corta duración, plagado de burocracia y papeleo, sino porque la demanda es muy alta en muchos países del continente, con condiciones laborales y de calidad de vida más ventajosas.

“Los camioneros de la UE con los que hemos hablado no quieren ir al Reino Unido para ayudarles a salir de la mierda en la que ellos mismos se han metido”, ha expresado de modo rotundo en la BBC Edwin Atema, portavoz del sindicato holandés de transportistas FNV.

Las expectativas de que esa solución ayude a desinflar la crisis se han rebajado, del mismo modo que muchos expertos ponen en cuestión la decisión de tener al ejército en alerta, más allá de intentar dar la imagen de que el Gobierno está haciendo algo. “El país quiere ver cómo Downing Street controla la situación y tiene un plan. Hay que sacar ya a los soldados, no tenerlos a la espera”, ha reclamado Tobias Ellwood, exmilitar condecorado y hoy presidente de la comisión parlamentaria de Defensa.

Otros, como Mike Grannat, el alto funcionario que puso en marcha en su día el Secretariado para Contingencias Civiles, recordaba en la BBC la crisis de las gasolineras que sufrió en el año 2000 el Gobierno laborista de Tony Blair, y reprochaba cómo Johnson ha estado gestionando la actual crisis: “[Blair] salió a explicar a los ciudadanos que, o se contenían, o el sistema no se reequilibraría. A eso se le llama liderazgo”, decía Grannat.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción