Serbia y Kosovo acuerdan en Bruselas el fin de la crisis por la matriculación de vehículos

El pacto articula una solución temporal de pegatinas para cubrir los símbolos nacionales en las placas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, durante su encuentro en Belgrado este miércoles.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, durante su encuentro en Belgrado este miércoles.DIMITRIJE GOLL / SERBIAN PRESIDE (EFE)

Serbia y Kosovo han alcanzado este jueves en Bruselas un acuerdo para poner fin a 11 días de escalada de tensión ―una de las mayores en la zona de los últimos años― originada por la decisión de Prístina de impedir a los vehículos acceder con matrícula serbia para empezar a aplicar una “política de reciprocidad” tras expirar el pacto que regía el asunto.

“¡Tenemos un acuerdo! Tras dos días de intensas negociaciones, se acaba de alcanzar un acuerdo sobre desescalada y el camino a seguir”, tuiteó este mediodía el representante especial de la UE para el diálogo entre Serbia y Kosovo, Miroslav Lajcak.

El texto del pacto, difundido en una fotografía por el eslovaco Lajcak en su cuenta de Twitter, consiste en tres breves puntos que articulan una fórmula temporal y aplazan la búsqueda de una solución definitiva. A partir del próximo lunes, ambos países pondrán unas pegatinas especiales en las matrículas para ocultar los símbolos nacionales y que los conductores puedan cruzar libremente. Desde la pasada semana, los conductores de vehículos con matrícula serbia estaban obligados a comprar una matrícula temporal kosovar para poder ingresar en el país. La medida originó un incremento de tensión en el que Prístina acabó desplegando fuerzas especiales de policía en la frontera y Belgrado, movilizando tanques y soldados, sobrevolando con cazas cerca de la divisoria y dando un ultimátum a la OTAN para que actuase.

El sistema de pegatinas será una “medida temporal hasta que se acuerde una solución definitiva”, que buscará un grupo de trabajo con representantes de Serbia, Kosovo y la UE, que lo presidirá. El primer encuentro tendrá lugar en Bruselas el próximo 21 de octubre y, seis meses más tarde, el grupo presentará sus conclusiones al respecto.

Antes, el próximo sábado no más tarde de las 16.00 hora local (la misma en la España peninsular), tendrán que acabar tanto el bloqueo serbio de las carreteras como la presencia de las unidades especiales de la policía kosovar en los puntos fronterizos de Jarinje y Brnjak. Las tropas de la KFOR, la misión de la OTAN que vigila la situación con 5.000 militares, se desplegarán allí entonces al menos durante dos semanas para garantizar la seguridad y la libertad de movimiento.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Cada parte ha presentado el acuerdo como una victoria. “No pueden quitar nuestras matrículas, tampoco pueden poner matrículas provisionales para el área de Kosovo y Metohija [nombre que da Serbia a su exprovincia]. Pondrán una pegatina para tapar el escudo serbio, pero la matrícula se quedará y no habrá coste”, ha subrayado el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, en una conferencia de prensa en su país. “Creo que el acuerdo es justo para los ciudadanos. Nos gustaría poder encontrar soluciones más duraderas. Esto no incluirá el reconocimiento de Kosovo”, ha agregado.

El primer ministro kosovar, Albin Kurti, que considera que el diálogo con Serbia ha sido hasta ahora desequilibrado en favor de Belgrado, ha interpretado el pacto como el inicio de “la era en la que Serbia empieza a acostumbrarse a la reciprocidad”. “La semana pasada, el presidente de Serbia puso cuatro condiciones para reunirse con nuestros representantes en Bruselas. Por supuesto, no las cumplimos y las negociaciones se celebraron ayer [por este miércoles] en Bruselas”, ha añadido.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de visita en los Balcanes y que venía de reunirse por separado con Vucic y Kurti, ha calificado el acuerdo de “muy positivo” y “bueno para toda la región”, aunque ha advertido de que “ahora el diálogo tiene que continuar”.

Es el primer pacto entre las partes desde que Lajcak asumió el puesto, en abril de 2020, y desde que Kurti juró como primer ministro kosovar el pasado marzo, tras arrasar en las elecciones generales.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Antonio Pita

Redactor de la sección de Internacional y responsable de la cobertura de varios países de los Balcanes. Ejerció nueve años como corresponsal en Rabat, París y Jerusalén, principalmente con la Agencia Efe. Es licenciado en Periodismo y Máster de Relaciones Internacionales y Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS