Duterte anuncia que abandonará la política cuando termine su mandato el próximo año

El presidente de Filipinas renuncia a presentarse a las elecciones de 2022 como candidato a vicepresidente, puesto al que se había postulado ante la imposibilidad legal de revalidar su cargo

Agencias
Manila | Bangkok -
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, este sábado en Manila.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, este sábado en Manila.LISA MARIE DAVID (Reuters)

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha anunciado este sábado que no se presentará como candidato a la vicepresidencia durante las elecciones de 2022 y que abandonará la política una vez concluya su mandato. El dirigente ha hecho pública su inesperada decisión tras acompañar al senador Christopher Bong Go, uno de los políticos más próximos a Duterte, a la Comisión Electoral para que este oficializara su candidatura a la vicepresidencia en sustitución del propio presidente, que se había postulado para el puesto hace varias semanas. “El abrumador sentimiento de los filipinos es que no estoy cualificado y sería una violación de la Constitución pasar por encima de la ley, del espíritu de la Constitución”, ha dicho Duterte, de 76 años, en un breve discurso. “Hoy anuncio mi retirada de la vida política”, ha añadido.

El propio Duterte aceptó públicamente a principios de septiembre la propuesta de su partido, el PDP-Laban, para concurrir a la vicepresidencia en los comicios programados para el próximo mayo, ante la imposibilidad legal de revalidar su mandato. Una decisión que algunos analistas interpretaron como una manera de tratar de blindarse ante la justicia, después de que el pasado 15 de septiembre la Corte Penal Internacional (CPI) diera luz verde a investigar la guerra contra las drogas iniciada por Duterte a su llegada al poder. El primer anuncio del presidente provocó la ira de sus opositores, quienes argumentaban que su candidatura a vicepresidente iba en contra del espíritu de la Constitución de 1987, aprobada después de la dictadura de Ferdinand Marcos.

“Tomaría este anuncio con mucha cautela”, ha señalado a la agencia Reuters Carlos Conde, investigador sobre Filipinas para Human Rights Watch. “Pero asumiendo que realmente se retire, eso no significa que no vaya a obtener la protección ante el CPI que anhela”.

La guerra contra las drogas, que ha causado miles de muertos durante redadas policiales contra supuestos traficantes y drogadictos, es el legado más sangriento que deja la presidencia de Duterte, mandatario que ha protagonizado numerosas polémicas y fuertes salidas de tono desde que asumió el cargo, en 2016.

El Comité Electoral comenzó el viernes a registrar a los candidatos a participar en las próximas elecciones, donde se elegirá al nuevo presidente —para un mandato único de seis años—, al vicepresidente —una posición prácticamente ceremonial—, varios senadores y otros puestos menores.

El exboxeador filipino Manny Pacquiao fue el primero en oficializar su carrera por la jefatura de Estado, a la que también está previsto que se postulen el actor reconvertido en político Francisco Domagoso, actual alcalde de Manila; y el exjefe de la Policía Panfilo Lacson. De momento, Sara Duterte-Carpio, hija del actual mandatario, no ha hecho públicas sus intenciones de aspirar a la presidencia, si bien rechazó previamente que fuera a concurrir junto con su padre. Según las encuestas de la agencia Asia-Pulse, Duterte-Carpio es la política que suma más apoyos si finalmente se presenta al puesto. La decisión de su padre despeja el camino a la actual alcaldesa de Davado, quien hasta ahora se había negado a postularse a la presidencia precisamente porque su padre contemplaba la posibilidad de hacerlo a vicepresidente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS