Rusia lanza por primera vez un misil hipersónico desde un submarino

El proyectil puede recorrer 1.000 kilómetros y vuela a nueve veces la velocidad del sonido

Imagen del Ministerio de Defensa de Rusia del lanzamiento del misil hipersónico Zircon, este lunes.

Rusia ha asegurado este lunes que ha lanzado con éxito uno de sus nuevos misiles hipersónicos, el Zircon (o Tsirkon), desde un submarino en el Ártico. El Ministerio de Defensa ruso afirma que el buque ha probado el arma en objetivos simulados en el Mar de Barents. El Zircon, que según Moscú es capaz de volar a nueve veces la velocidad del sonido y tiene un alcance de 1.000 kilómetros, forma parte del catálogo de nuevas armas hipersónicas de las que presume el presidente ruso, Vladímir Putin. Así, el país euroasiático busca impulsar su capacidad militar.

El Ministerio de Defensa ruso, que espera completar las pruebas del Zircon a finales de año, asegura que el submarino de misiles nucleares Severodvinsk disparó primero un Zircon desde la superficie y después, desde una posición submarina a una profundidad de 40 metros en el Mar Blanco, con un objetivo simulado en el Mar de Barents. “El vuelo del misil, desde que salió del agua hasta que alcanzó el objetivo simulado, cumplió completamente con los parámetros previstos”, afirma en un comunicado el departamento dirigido por el ministro Serguéi Shoigu, uno de los hombres más cercanos a Putin.

Defensa ya anunció en julio que había probado también varias veces el lanzamiento del Zircon desde una fragata. El aviso causó preocupación en la OTAN, que aseguró que con el desarrollo de estas armas Rusia crea “un mayor riesgo de escalada y de errores de cálculo”. “Los nuevos misiles hipersónicos de Rusia son altamente desestabilizadores, plantean riesgos significativos para la seguridad y la estabilidad en el área euroatlántica”, afirmó entonces la Alianza en un comunicado.

El lanzamiento del Zircon en la noche del domingo al lunes se produce al mismo tiempo que Moscú y Washington han reanudado de manera discreta sus conversaciones sobre estabilidad estratégica y control de armas, después de la cumbre de junio entre Putin y su homólogo estadounidense, Joe Biden.

El Zircon, destinado a armar cruceros, fragatas y submarinos, es una de las varias armas hipersónicas que Rusia desarrolla y que Putin ha promocionado como parte de una nueva generación de armamento “invulnerable”, que por su combinación de velocidad, maniobrabilidad y altitud hace que sea difícil de rastrear e interceptar.

En 2018, en un discurso en tono belicista y jactancioso, poco antes de las elecciones que le revalidaron en el Kremlin, el líder ruso anunció un nuevo catálogo de armas nucleares. Apoyándose en vídeos de animación que mostraban múltiples ojivas dirigidas a Florida, donde el entonces presidente Donald Trump se hospedaba con regularidad, habló de un nuevo misil de crucero intercontinental que definió como “invencible” y un torpedo nuclear que podría burlar todas las defensas estadounidenses.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Escalada armamentística

Entonces, la mayoría de expertos occidentales tildaron el anuncio como una fanfarronería de carácter electoralista. Sin embargo, después, Moscú ha ido anunciando nuevas armas, como el misil Zircon, el dron nuclear Poseidon —un submarino no tripulado que desplegará el Zircon—, o el Kinzhal, que armará aviones de combate rusos, tiene un alcance de hasta 2.000 kilómetros y vuela a 10 veces la velocidad del sonido, según las autoridades rusas. También, una nueva arma que han llamado Avangard, que según los funcionarios rusos es capaz de volar 27 veces más rápido que el sonido y realizar maniobras bruscas en su camino hacia el objetivo para esquivar un escudo antimisiles defensivo. Según Moscú, este último entró ya en servicio en diciembre de 2019.

Los anuncios de pruebas y de puesta en funcionamiento de armas rusas siguen llegando; y se aceleraron después del abandono de Estados Unidos del tratado de control de armas nucleares, hito de la Guerra Fría que firmaron Washington y Moscú en 1987. Sin embargo, algunos expertos occidentales cuestionan si la nueva generación de armas de Rusia está realmente tan avanzada. China y Estados Unidos también trabajan en el desarrollo de armas hipersónicas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Corresponsal en Moscú, desde donde cubre Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Antes, fue enviada especial para grandes coberturas y se ocupó de los países de Europa Central y Oriental. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS y además de temas internacionales está especializada en asuntos de igualdad y sanidad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS