Italia autoriza el desembarco de los 406 inmigrantes a bordo del ‘Sea Watch 3’ en Sicilia

La ONG alemana recibe la autorización tras días de espera y con la situación a bordo en deterioro

Una inmigrante es evacuada este jueves del 'Sea Watch 3' por la Guardia Costera italiana.
Una inmigrante es evacuada este jueves del 'Sea Watch 3' por la Guardia Costera italiana.Valeria Mongelli (AP)

El Gobierno italiano ha autorizado el desembarco en el puerto siciliano de Pozzallo de los 406 inmigrantes rescatados entre el domingo y el lunes en el Mediterráneo Central por el barco de la ONG alemana Sea Watch. La organización denunció el miércoles que la situación a bordo se estaba volviendo crítica a causa de las malas condiciones meteorológicas y de la incertidumbre de la espera. Debido al espacio limitado de la embarcación y a la cantidad de personas rescatadas, los que se encontraban en cubierta estaban expuestos al viento y la lluvia y solo podían dormir bajo techo por turnos.

En solo 24 horas, del domingo al lunes, la nave Sea Watch 3 realizó siete operaciones de rescate en el Mediterráneo Central y puso a salvo a 412 migrantes, entre ellos 150 menores, entre ellos un bebé de apenas una semana. En estos días las autoridades italianas, atendiendo las peticiones de la ONG, han evacuado a seis mujeres, una de ellas embarazada que dio a luz al poco de tocar tierra de noche y otras con graves quemaduras provocadas por el carburante de la barcaza en la que partieron de las costas africanas.

El barco español humanitario Aita Mari rescató el pasado 19 de octubre a 105 migrantes, entre ellos muchos menores, que esperan entre Sicilia y Malta autorización para desembarcar. Viajan hacinados en la cubierta de la nave, como se aprecia en un vídeo subido a las redes sociales por los responsables del buque, que han advertido de la urgencia de un puerto seguro, ya que se avecina un temporal en la zona.

En los últimos meses, Malta se ha negado en repetidas ocasiones a acoger a migrantes rescatados en el Mediterráneo, por lo que Italia está asumiendo las llegadas de estas personas que parten habitualmente de Libia o Túnez en embarcaciones precarias y a menudo sobrecargadas, con la intención de alcanzar Europa. Este año el país transalpino ha registrado un notable aumento en los desembarcos. Según cifras del Ministerio del Interior, hasta el momento han llegado a sus costas algo más de 51.000 migrantes, cerca del doble que en el mismo periodo del año anterior.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, antes de viajar a la cumbre europea que se celebró este viernes y que giró en torno a las migraciones, pidió a las instituciones europeas un mayor esfuerzo para “fomentar los canales de migración legal”. También recordó que durante este verano Italia “ha seguido haciendo frente a sus obligaciones internacionales de salvamento marítimo” para “defender los valores europeos de solidaridad y acogida”.

La apertura de los puertos italianos ha generado tensiones dentro de la gran coalición de Gobierno que lidera Draghi. La principal oposición proviene de la ultraderechista Liga de Matteo Salvini, que en su etapa como ministro del Interior lanzó un pulso político a la Unión Europea con su férrea política de puertos cerrados y sus polémicas leyes antiinmigración, que los sucesivos gobiernos han modificado posteriormente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Este sábado se inicia en Palermo el juicio contra Salvini por un delito de secuestro de personas por bloquear cuando era ministro a unos 150 migrantes en el mar durante más de 20 días a bordo del barco español Open Arms en 2019.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS