Comunidades indígenas obtienen por un dólar los derechos de Ogopogo, el “primo” canadiense del monstruo del lago Ness

Ogopogo, o Naitaka, forma parte de una larga lista de criaturas pertenecientes a los relatos de los pueblos indígenas de Canadá y retomados por los colonizadores europeos

El lago Okanagan, en una imagen de 2013.
El lago Okanagan, en una imagen de 2013.George Rose (Getty Images)

Ogopogo vive supuestamente en las aguas del lago Okanagan, en la provincia canadiense de Columbia Británica. Este plesiosaurio o serpiente gigante con cabeza de caballo -según testimonios- es la versión en este país norteamericano de Nessie, la célebre criatura escocesa. La semana pasada, los concejales de la ciudad de Vernon votaron por unanimidad transferir los derechos de Ogopogo a un grupo de pueblos indígenas de la zona; la transacción tuvo lugar a cambio de un dólar.

De esta forma, la Alianza de Naciones Okanagan, integrada por ocho comunidades autóctonas, obtiene los derechos de autor, título, interés y propiedad de este monstruo apodado también con cariño Oggy. “Simplemente es lo más comprensible. La historia proviene de estos grupos y tiene todo sentido que posean estos derechos”, declaró a The Canadian Press Victor Cumming, alcalde de Vernon.

Los pueblos indígenas de la zona sostienen que la criatura ha formado parte de sus enseñanzas espirituales desde hace siglos y se refieren a ella como Naitaka, que quiere decir “ser sagrado en el agua” en lengua syilx. El nombre de Ogopogo comenzó a utilizarse a principios del siglo XX en referencia a la letra de una canción británica. En 1990, la agencia federal de correos emitió un timbre postal en honor a este misterioso animal lacustre. El avistamiento más reciente, según la prensa local, data de mayo de 2019. Los expertos han señalado que los testimonios se explican por las corrientes de agua o por el comportamiento de algunos animales, tales como las nutrias.

Vernon (a unos 440 kilómetros de Vancouver) recibió en donación los derechos de Ogopogo en 1956, tres años después de que un residente los registrara por primera vez. Las autoridades de esta ciudad señalaron que nunca han sido utilizados con fines comerciales; solo dieron su aval para que el monstruo apareciera en dos libros para niños, aunque sin retribución alguna. Una nueva solicitud –recibida en marzo- para que Ogopogo figurara en otra obra infantil generó un encuentro con los grupos indígenas. Los líderes de estas comunidades ignoraban que la ciudad de Vernon poseía dichos derechos y pusieron sobre la mesa el tema de la apropiación cultural; afirmaron que resultaba “inaceptable” que terceros registraran como propio este elemento de sus tradiciones.

Ogopogo, o Naitaka, forma parte de una larga lista de criaturas pertenecientes a los relatos de los pueblos indígenas de Canadá y retomados por los colonizadores europeos. El Sasquatch, ser de profuso pelaje, y el Waheela, un lobo gigantesco, son dos ellas. De hecho, el monstruo del lago Ness cuenta también con otros “primos” canadienses. Memphré nada en las aguas quebequesas del lago Memphrémagog, a unos 140 kilómetros de Montreal. Por su parte, Manipogo (Gichi Ginebig en lengua anishinaabe) tiene como domicilio las profundidades del lago Manitoba.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS