Israel planta cara a Irán con las primeras maniobras navales con Emiratos y Baréin

El ejercicio conjunto con la Quinta Flota de EE UU se desarrolla en aguas del mar Rojo tras una cadena de incidentes en los últimos meses

Miilitares de EE UU, a bordo del buque de transporte anfibio USS Portland, que participa en las maniobras en el Mar Rojo, el 1 de noviembre en la costa de Eilat, en Israel.
Miilitares de EE UU, a bordo del buque de transporte anfibio USS Portland, que participa en las maniobras en el Mar Rojo, el 1 de noviembre en la costa de Eilat, en Israel.U.S. Navy / Devin Kates

Israel ha emprendido las primeras maniobras navales con Baréin y Emiratos Árabes Unidos, con los que estableció relaciones diplomáticas hace poco más de un año. El ejercicio conjunto con ambos países del Golfo, coordinado con la Quinta Flota de Estados Unidos en aguas del mar Rojo, envía una clara señal a Irán sobre el creciente acercamiento militar entre Israel y sus nuevos aliados. Las maniobras comenzaron el miércoles y se prolongarán hasta el domingo, según un comunicado difundido este jueves por el Comando Central (Centcom) de EE UU, que cubre Oriente Próximo.

El jefe naval del Centcom, el vicealmirante Brad Cooper, aseguró que la coordinación militar marítima contribuye a “preservar la libertad de navegación y la libre circulación del comercio, esenciales para la seguridad y la estabilidad en la región”. Irán e Israel se han visto implicados en sucesivos incidentes navales desde 2019, el último el pasado verano en el ataque con drones contra un petrolero propiedad de una compañía israelí, en el que murieron dos tripulantes europeos frente a las costas de Omán atribuido a los Guardianes de la Revolución iraní.

En una teleconferencia para corresponsales de la prensa internacional, un oficial de las Fuerzas Armadas de Israel precisó que los ejercicios navales han sido organizados para conseguir que “el mar siga siendo un lugar seguro y contrarrestar la proyección iraní en la región”. “Nos enfrentamos al terrorismo naval de Irán y no somos el único país que sufre esta amenaza”, argumentó.

Altos responsables del Gobierno y el Ejército llevan semanas enviando mensajes sobre la necesidad de reforzar la preparación de las tropas ante un eventual enfrentamiento con Irán. El primer ministro, Naftali Bennett, afirmó la semana pasada en una reunión del Ejecutivo que “la presencia internacional de Israel se está reforzando y cada vez más países quieren participar en sus ejercicios militares”. “Quien tenga que recibir el mensaje, lo recibirá”, advirtió en una nada velada alusión a Irán.

La maniobras navales en aguas del mar Rojo están encabezadas por EE UU con el buque de transporte anfibio Portland. Han sido presentadas como “un entrenamiento de prácticas de inspección, abordaje e incautación”, según el comunicado del Centcom. La Quinta Flota, que opera desde el mar Rojo hasta el Índico, tiene precisamente su base en Baréin, en el golfo Pérsico.

Desde el lunes, se desarrolla en paralelo otro ejercicio militar bilateral en el que participan cientos de comandos israelíes y marines de EE UU que se han desplegado en torno a la ciudad portuaria de Eilat (sur de Israel), en el golfo de Áqaba. “El objetivo es el adiestramiento durante dos semanas en técnicas de combate en zonas densamente pobladas”, indicó el Ejército a través de Twitter.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

A lo largo del último año, la colaboración de los nuevos aliados del Golfo con Israel ha avanzado con rápidos pasos diplomáticos y económicos, y también en el ámbito militar. El jefe de las Fuerzas Aéreas emiratíes, general Amikan Norkin, fue recibido el mes pasado por una guardia de honor en la base de Palmachin (al sur de Tel Aviv) cuando acudió a presenciar en calidad de observador unas maniobras áreas de Israel con otros siete países.

La respuesta de Irán a la actividad militar de Israel no ha tardado en llegar. El jefe de la Fuerza Aérea, general Amir Alí Hajizadeh, advirtió el jueves en Teherán de que las fuerzas israelíes “pueden desencadenar un ataque, pero Irán dirá siempre la última palabra”, según un comunicado en la web de los Guardianes de la Revolución citado por France Presse. El propio Hajizadeh se encargó de rebajar el tono apocalíptico al considerar que las amenazas israelíes “son para consumo interno”.

Desde hace más de dos años Israel e Irán libran una contienda naval secreta en la que se suceden ataques y represalias en alta mar. En el mes de julio se registraron sendas acciones armadas contra buques con vinculación israelí. Además del bombardeo con drones contra el petrolero Mercer Street, en el que perdieron la vida un guarda de seguridad británico y un marinero rumano, el portacontenedores Tyndal sufrió graves daños en un ataque con un misil en el Índico.

Israel acusa a Irán de agresiones en rutas comerciales en el Índico, el mar Rojo y el Mediterráneo oriental. Irán culpa a Israel de cometer sabotajes con explosivos al paralizar un barco de los Guardianes de la Revolución en el mar Rojo y provocar el hundimiento del buque cisterna Kharg, uno de los mayores navíos de la Armada de Irán, que se hundió en junio en el golfo de Omán tras incendiarse.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS