Decathlon suspende la venta de canoas en el norte de Francia ante el temor de que los migrantes las usen para cruzar a Reino Unido

La decisión llega después de que casi 1.200 personas intentaran atravesar el Canal de la Mancha en un solo día la semana pasada

Un grupo de migrantes desalojados de un campamento en Grande-Synthe, en Francia.
Un grupo de migrantes desalojados de un campamento en Grande-Synthe, en Francia.Europa Press (Europa Press)

La cadena de material deportivo Decathlon ha retirado de la venta de sus tiendas en el norte de Francia las canoas ante el temor de que los migrantes utilicen las embarcaciones para cruzar el canal de la Mancha y llegar al Reino Unido. La decisión llega en plena disputa entre ambos países sobre la responsabilidad de frenar la migración irregular, que ha alcanzado cifras récord en los últimos días. Las tiendas afectadas, sin embargo, seguirán vendiendo equipamientos de protección en el mar como los chalecos salvavidas. Las canoas pueden seguir adquiriéndose a través de internet.

La empresa justifica la decisión de suspender la venta de estos productos en las tiendas de Calais, Grande-Synthe, a unos 300 kilómetros al norte de París, Touquet Paris Plage y Boulogne sur Mer ante el temor de que “podrían poner en peligro la vida de las personas que las usan en una travesía”, según aclara la compañía en un correo electrónico. “El reciente aumento de intentos de travesía nos han llevado a esta decisión ya que estos equipamientos podían ser utilizados para otro uso que no sea el deporte y emplearse como embarcaciones para cruzar el canal de la Mancha”. Fueron los encargados de tienda de la zona quienes alertaron a la empresa de que las embarcaciones en venta, en especial los kayaks, podían ser usadas por los migrantes en el intento de cruzar el canal. El viernes, informa el diario The Guardian, tres migrantes resultaron desaparecidos en el intento de alcanzar la costa británica a bordo de canoas y dos embarcaciones de este tipo se encontraron a la deriva en Calais.

El incremento de personas que cruzan de Francia a Inglaterra en las últimas semanas ha atizado las tensiones entre París y Londres. Solo el pasado miércoles, casi 1.200 personas —una cifra récord, aseguran las autoridades británicas— cruzaron el canal, algo que el Gobierno de Boris Johnson calificó de “inaceptable”. La prefectura marítima francesa de la Mancha y el mar del Norte, que coordina las operaciones de rescate en la zona, calcula que alrededor de 15.400 personas han sido atendidas en el intento de alcanzar Inglaterra desde las costas galas este año hasta el 31 de agosto. En todo el 2020, fueron 9.500.

El Gobierno francés ordenó el martes el desmantelamiento de un gran campamento de inmigrantes en Grande-Synthe, uno de los principales puntos de partida desde la costa gala para llegar de forma irregular hasta el Reino Unido. El lunes, el ministro de Interior francés, Gérald Darmanin, acusó al mercado de trabajo británico de fomentar la migración y lamentó que Francia pagara las consecuencias de la falta de acción de Londres. Ambos países acordaron el martes reforzar la cooperación para detener la inmigración irregular.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS