Boris Johnson sufre la mayor rebelión de diputados conservadores desde su llegada al Gobierno

El rechazo de un centenar de parlamentarios británicos al certificado covid obliga a Downing Street a apoyarse en la oposición para sacar adelante la medida

Boris Johnson, este lunes, visita un centro de vacunación en Londres
Boris Johnson, este lunes, visita un centro de vacunación en LondresJEREMY SELWYN (AFP)

Clara señal de la debilidad del Gobierno de Boris Johnson en un momento crucial. Cuando está exigiendo a los ciudadanos británicos nuevos sacrificios para hacer frente a la variante ómicron del coronavirus, más de un centenar de sus propios diputados conservadores han decidido rebelarse y dar la espalda a su líder.

Downing Street llevaba este martes a la Cámara de los Comunes las nuevas restricciones sociales anunciadas la semana pasada, para someterlas a votación. Ya se anticipaba una revuelta considerable en su grupo parlamentario, con un número cada vez mayor de diputados irritados por el escándalo de las fiestas prohibidas del equipo de Johnson durante las pasadas navidades, pero también por la confusión y contradicciones que han rodeado a algunas medidas anunciadas; la sensación de que la reacción del Gobierno ante la variante ómicron tiene algo de precipitado y la propia vena libertaria del ala dura de los tories, reacia siempre a cualquier maniobra que interpreten como un ataque a sus preciadas libertades individuales.

El parlamentario del Partido Conservador, Mark HarperFoto: IMAGEN: EFE

La tímida decisión del Gobierno de Johnson de exigir, como ya hacen otros países europeos, un certificado covid para el acceso a algunos recintos públicos como discotecas o eventos masivos —ni siquiera para restaurantes o pubs— ha sido la que más rechazo ha provocado. El Gobierno de Johnson, que en teoría dispone en el Parlamento de una holgada mayoría de 79 diputados, ha tenido que sufrir la humillación de ver cómo sus medidas sanitarias salían adelante gracias a los votos de la oposición laborista. Han sido 369 votos a favor, frente a 126 en contra. Es decir, según los cálculos bastante aproximados de los conocedores de la dinámica interna de las votaciones de Westminster, en torno a 100 diputados conservadores han votado en contra de la propuesta del Gobierno. La mayor rebelión sufrida hasta la fecha por un primer ministro que, apenas hace dos años, se aseguró una mayoría parlamentaria que le prometía un futuro sin sobresaltos.

Hasta los más leales a la disciplina de partido, como la exministra Andrea Leadsom, han utilizado el largo debate en la Cámara para expresar su indignación ante “una normativa antiliberal” que situaba al Ejecutivo en la orilla del “autoritarismo”. De poco ha servido que los diputados más proclives a respaldar al Gobierno recordaran a los rebeldes que era una medida provisional, mucho más leve que en otros países, y que venía acompañada de la alternativa de presentar un test de antígenos negativo si el ciudadano no tenía en regla su vacunación.

La advertencia a Johnson la lanzaba el tesorero del Comité 1922 del grupo parlamentario conservador, Geoffrey Clinton-Brown. Ese comité reúne a los llamados backbenchers (los de los escaños de atrás), aquellos diputados sin responsabilidades en el Gobierno, de naturaleza más rebelde. Es aquí donde se fraguan las mociones de censura internas contra los líderes del partido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Esta votación significa que Johnson va a tener que cambiar el modo en que procede normalmente y deberá consultar más al partido. O si no, tendremos problemas”, advertía Clinton-Brown. No solo se habían quejado muchos de los diputados rebeldes del escaso tiempo —apenas 24 horas— que habían tenido para estudiar las propuestas, sino que, ante la escasez de información sobre la verdadera gravedad de ómicron, gran parte de ellos acusaban al Gobierno de Johnson de haber puesto en marcha una campaña de miedo entre la ciudadanía que amenaza con arruinar —especialmente para el sector de la hostelería— la campaña navideña.

El no de Corbyn

No solo ha sufrido Johnson un duro golpe respecto al certificado covid. La tercera de sus propuestas parlamentarias, que exigía la obligación del personal sanitario de primera fila de someterse a la pauta completa de vacunación, también ha salido adelante, pero después de cosechar 100 votos de rechazo. La gran mayoría de ellos, diputados conservadores del ala más libertaria que definían la medida prácticamente de dictatorial, y advertían de que al menos 60.000 empleados del Servicio Nacional de Salud (NHS, en sus siglas en inglés) abandonarían sus puestos de trabajo, voluntariamente o la fuerza, si la medida se aprobaba.

La oposición laborista volvía a salir al rescate de Johnson, en un asunto que también había provocado divisiones en la izquierda británica y que contaba con la oposición de los principales sindicatos. “Votaré en contra de las vacunas obligatorias de los trabajadores del NHS y del certificado covid. Creo que ambas medidas son contraproducentes y crearán división, cuando necesitamos unidad y cooperación”, anunciaba en Twitter antes de la votación el anterior líder laborista, Jeremy Corbyn, en abierto desafío a las instrucciones de voto de su sucesor, Keir Starmer.

Pero el principal derrotado de la noche era Johnson, quien a pesar de haber dedicado las horas previas de la votación a intentar convencer a los rebeldes —sin éxito—, ha sufrido un duro golpe a su autoridad que le deja claro que ya no controla al partido y al grupo parlamentario como hace dos años, y que cualquier aumento en las restricciones sociales, si la pandemia se complica, le supondrá dificultades para sacarlo adelante. Incluso algo tan de sentido común como el uso de mascarillas en el transporte público y los comercios ha recabado este martes el rechazo de casi 40 diputados conservadores.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS