Biden urge al Congreso a aprobar la nueva ayuda militar a Ucrania

El presidente de EE UU muestra su apoyo al Gobierno de Zelenski desde una fábrica de armamento

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, observa el proceso de montaje de misiles Javelin en la planta de Lockheed Martin en Troy (Alabama).
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, observa el proceso de montaje de misiles Javelin en la planta de Lockheed Martin en Troy (Alabama).Evan Vucci (AP)

Joe Biden ha escenificado este martes el apoyo militar estadounidense a Ucrania frente a la invasión rusa. Ha elegido para ello la fábrica de Lockheed Martin en la que se fabrican los lanzamisiles portátiles Javelin, una de las armas más eficaces de la resistencia ucrania frente a la agresión del presidente ruso, Vladímir Putin. En su visita a Troy (Alabama), Biden ha urgido al Congreso a aprobar la nueva ayuda militar a Ucrania.

El presidente de EE UU ha elogiado la potencia de la industria bélica estadounidense en general y la eficacia de los misiles Javelin en particular. Según Biden, muchos ucranios están poniendo Javelin o Javelina como nombre a sus hijos recién nacidos en agradecimiento por la eficacia de estos misiles. Los ucranios “están volviendo locos” a los enemigos rusos con esas armas, ha añadido el mandatario.

“Necesitamos más dinero para garantizar que Estados Unidos pueda seguir enviando armas directamente al frente en Ucrania”, ha dicho Biden durante su visita a la fábrica. ”Insto al Congreso a que apruebe rápidamente esta financiación para ayudar a Ucrania a seguir triunfando contra la agresión rusa, tal y como hicieron cuando ganaron la batalla de Kiev, y para garantizar que Estados Unidos y nuestros aliados puedan reponer nuestras propias reservas de armas para sustituir las que hemos enviado a Ucrania. Como dije desde el principio, esta lucha no va a ser barata, pero ceder a la agresión sería aún más caro“, ha añadido.

El presidente ha acusado a Rusia de estar cometiendo atrocidades y “un montón de crímenes de guerra”. “Si no te plantas ante los dictadores, siguen viniendo”, ha comentado. Por eso, considera que se debe aprobar cuando antes el nuevo paquete de ayuda a Ucrania.

Biden pidió al Congreso el pasado jueves 33.000 millones de dólares (unos 31.000 millones de euros) adicionales de ayuda económica, militar y humanitaria a Ucrania para la defensa del país ante la agresión rusa. El grueso de esa ayuda consiste en más de 20.000 millones de dólares para asistencia militar y de seguridad con los que mantener el flujo de armas y munición a disposición del Gobierno de Volodímir Zelenski. Esa cifra incluye 11.400 millones para comprar y reponer material ya enviado; 2.600 millones para apoyar el despliegue de tropas y equipos estadounidenses en la región; y 1.900 para reforzar la ciberseguridad y dar apoyo de inteligencia.

La Casa Blanca considera que la visita sirve para enseñar la producción estadounidense de material bélico y mostrar así que EE UU está decidido a ayudar a Ucrania, pero no cree que ese acto contribuya en sí a escalar el conflicto.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Biden ha elogiado, además, los sistemas antitanque como “algunas de las mejores y más eficaces armas” del arsenal estadounidense..


Estados Unidos y sus aliados europeos están enviando cada vez un material militar más abundante y sofisticado a Ucrania para hacer frente a la agresión de Putin. Además, están proporcionando entrenamiento y formación al ejército ucranio. El objetivo del Pentágono ya no es solo que Ucrania pueda resistir lo mejor posible ante el ataque ruso, sino también golpear y debilitar al Ejército de Putin, disuadiendo de acometer aventuras similares en el futuro. El Gobierno ruso ha recurrido a la retórica nuclear y el conflicto ha entrado en una espiral de imprevisibles consecuencias.

El apoyo militar a Ucrania es fundamental para Estados Unidos en ese escenario. Y la fábrica de Troy, una de las tres de las que salen los sistemas Javelin ha sido vista por Biden como un lugar ideal para mostrarlo, dado que ha sido utilizado muy eficazmente por los soldados ucranios en su defensa frente a la invasión de Rusia. De hecho, fuentes del Pentágono y de la OTAN consideran que esos misiles fueron decisivos para evitar una rápida victoria rusa en los primeros días de guerra y que siguen siendo muy importantes para contrarrestar la ofensiva rusa.

Imagen de archivo de un miembro de la resistencia ucrania aprendiendo a usar un misil Javelin en Kiev, en marzo pasado.
Imagen de archivo de un miembro de la resistencia ucrania aprendiendo a usar un misil Javelin en Kiev, en marzo pasado.Roman Pilipey (EFE)

El Javelin es un lanzamisiles portátil antitanque ligero y fácil de usar que un soldado puede cargar al hombro. Tiene un alcance de unos cuatro kilómetros. Según la descripción del fabricante, el misil se guía automáticamente hacia el objetivo tras el lanzamiento, permitiendo al artillero ponerse a cubierto y evitar el contrafuego. Además, puede dispararse con seguridad desde el interior de edificios o búnkeres.

Anexión de territorios

En paralelo, Estados Unidos cree que Rusia está preparando la anexión de amplias zonas de Ucrania, según fuentes oficiales. Informes de inteligencia que la Administración Biden consideran muy creíbles apuntan a que Rusia planea llevar cabo referéndums fraudulentos en lugares como Donetsk, Lugansk o Jersón, en los que el resultado sería el apoyo a la incorporación a Rusia, para dar una apariencia de legitimidad a esas anexiones. Zelenski ya había denunciado públicamente esa supuesta intención de Rusia de manipular consultas para la anexión de importantes zonas del este del país.

La inteligencia estadounidense se ha apuntado numerosos aciertos a la hora de anticipar los movimientos de Putin. Rusia ya reconoció a Donetsk y Luhansk como regiones independientes de Ucrania, pero el objetivo sería ahora incorporarlas directamente a Rusia. Sin embargo, en las zonas del este de Ucrania que Moscú pretende anexionarse sigue habiendo resistencia militar ucrania a la invasión. Eso es una gran diferencia con respecto a lo que ocurrió con la anexión de Crimea en 2014.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel Jiménez

Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS