Bruselas pide un rearme coordinado de Europa para evitar un “enorme despilfarro de dinero”

Borrell aboga por reponer arsenales para seguir apoyando a un ejército ucranio que resiste y obliga a retroceder a las fuerzas de Putin

El alto representante de Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, durante el encuentro de los ministros de Defensa de la UE en Bruselas.
El alto representante de Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, durante el encuentro de los ministros de Defensa de la UE en Bruselas.STEPHANIE LECOCQ (EFE)

Rearme de Europa, sí, pero coordinado para rentabilizar mejor la multimillonaria inversión. Ese es el mensaje que ha transmitido este martes el alto representante de Política Exterior y de Seguridad, Josep Borrell, a los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, reunidos en Bruselas. Y aparecerá plasmado también en el informe sobre carencias militares adelantado por EL PAÍS y que la Comisión Europea espera aprobar este miércoles. Borrell ha señalado tras la reunión ministerial que los europeos “tienen que gastar más [en defensa], juntos y mejor”. Pero el jefe de la diplomacia comunitaria ha subrayado que deben darse esas tres condiciones porque, de lo contrario, se estará “ante un enorme despilfarro de dinero”, que no mejorará la capacidad defensiva de Europa, sino que agravará sus carencias y duplicidades.

El borrador del informe de la Comisión sobre carencias militares describe un panorama de escasa inversión en defensa y lastrada, además, por la fragmentación y la dispersión del esfuerzo. El resultado, según el documento, ha sido “una grave reducción en el volumen conjunto de fuerzas, en las cantidades de equipamiento y en los arsenales”.

La tendencia a la baja del gasto militar en Europa ya se frenó en 2014, tras la invasión rusa de la península ucrania de Crimea, y ha aumentado hasta situarse de nuevo en el nivel de 2008. “Hemos recuperado ese nivel, pero si entre 2009 y 2019 hubiéramos gastado al mismo ritmo que en 2018, el presupuesto en defensa hubiera sido 160.000 millones de euros más”, ha cifrado Borrell en rueda de prensa la brecha presupuestaria que han dejado los años de frenazo al gasto.

La invasión rusa de Ucrania ha forzado a los Gobiernos a recuperar el terreno perdido y, según la Comisión, ya se han anunciado incrementos del gasto en defensa por un total de 200.000 millones de euros. Bruselas teme que las prisas por rearmarse desencadenen una carrera por hacerse con el equipamiento disponible en el mercado, lo que provocará una subida de precios y dejará a algunos países fuera. Borrell ha advertido: “Si solo gastamos más, el resultado será un enorme despilfarro de dinero porque aumentaremos las carencias y aumentaremos las duplicidades”.

“Es esencial que la UE evite repetir los errores del pasado que llevan a ineficiencias, duplicidades y dependencias, en lugar de construir sobre los progresos logrados en los últimos años al incentivar la cooperación de los Estados miembro”, señala el informe de la Comisión. Borrell ha trasladado el mismo mensaje a los ministros de Defensa, reunidos con la presencia del vicesecretario general de la OTAN, Mircea Geoana, y con la participación por teleconferencia del ministro ucranio de Defensa, Oleksii Reznikov.

La gran prioridad a corto plazo de la defensa europea, según el informe de la Comisión, es, precisamente, reponer armamento y munición para recuperar unos arsenales vaciados en parte por la ayuda a Ucrania. Borrell ha asegurado que esa ayuda está teniendo un impacto en el campo de batalla y se va a mantener porque: “La guerra está en un punto de inflexión decisivo y no podemos permitir que Ucrania se quede ahora sin equipamiento”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El alto representante ha destacado la contraofensiva del ejército ucranio en Donbás para recuperar posiciones tomadas por Moscú. Un giro que parecía imposible cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, lanzó su invasión el 24 de febrero. Casi tres meses después, “no sabemos cuánto tiempo puede resistir el ejército ruso”, ha señalado Borrell. Y ha resaltado el hecho de que el verbo resistir ha cambiado de bando y ahora se utiliza para analizar la delicada posición del ejército de Putin, al que se auguraba al principio de la contienda una rápida victoria sobre las fuerzas del presidente ucranio, Volodímir Zelenski.

Tras el suministro de armas a Ucrania, Bruselas plantea como prioridad a medio plazo la ampliación de las actuales capacidades de defensa de los socios comunitarios. El informe de la Comisión, elaborado a petición de la cumbre europea de Versalles el pasado marzo, ha identificado los puntos vulnerables de la defensa europea, que abarcan desde la falta de defensas aéreas contra posibles ataques de misiles a la escasez de tanques o buques de guerra.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS