La policía japonesa admite fallos en la seguridad de Shinzo Abe

Tokio mantiene las elecciones a la Cámara alta previstas para este domingo a pesar del duelo nacional por el asesinato del ex primer ministro.

Altar levantado en homenaje al ex primer ministro Abe, en el lugar donde fue asesinado el pasado viernes, en la ciudad japonesa de Nara.Foto: GONZALO ROBLEDO | Vídeo: EPV

La salida norte de la estación de Yamato Saidaiji, en Nara, la antigua capital japonesa, donde este viernes tuvo lugar el asesinato del ex primer ministro japonés Shinzo Abe, se ha convertido en un centro de peregrinación. Justo enfrente del lugar donde Abe cayó abatido por el disparo de un arma rudimentaria, fabricada con cañones recortados, el Partido Liberal Democrático (PLD) instaló este sábado un altar con fotografías del exmandatario y una caricatura. El dibujo retrata a Abe entre su padre, el fallecido exministro de Exteriores Shintaro Abe, y su abuelo, el ex primer ministro Nobusuke Kishi, famoso por su papel en la explotación comercial de China durante la colonización japonesa del imperio del Manchukuo y un personaje clave en la fundación del PLD. El dibujante escribió encima la frase: “Habéis dejado en nuestras manos el destino de Japón”.

Centenares de simpatizantes desfilaron este sábado ante ese altar llevando modestos ramos níveos. Rosas blancas, azucenas y, por supuesto, crisantemos, la flor que adorna la portada del pasaporte japonés y los templos sintoístas, y cuyo simbolismo está muy asociado a la ideología nacionalista del fallecido político y de su estirpe. A pesar del duelo nacional que vive Japón, el actual primer ministro japonés, Fumio Kishida, informó este sábado de que las elecciones a la Cámara alta de este domingo se mantienen.

Una pareja de unos cincuenta años que acababa de ofrecer rosas blancas ante el altar, juntando las manos e inclinando la cabeza, considera que el magnicidio podría afectar la imagen del país, que no obstante, en su opinión, sigue siendo seguro. La esposa, que recuerda que el uso de armas de fuego está muy controlado en Japón, critica a los servicios secretos que protegían a Abe por permitir que un hombre sospechoso “se acercara a tres metros”, aunque reconoce que era difícil detectar un artefacto casero que no tenía la apariencia de un arma de fuego. Su marido apostilla que lo único que va a cambiar es la forma de hacer campaña. “Pero espero que la gente salga el domingo a votar, pues Abe-san [el señor Abe], trabajó por eso”, afirma.

Fallos en la seguridad de Abe

Precisamente este sábado, el jefe de la policía de la prefectura de Nara, Tomoaki Onizuka, admitió fallos en la seguridad del ex primer ministro asesinado. “Creo que es innegable que había problemas con las medidas de escolta y de seguridad para Abe”, declaró a la prensa. Los ex primeros ministros japoneses, como Abe, viajan acompañados solo de un guardaespaldas. Cuando hacen campaña en la calle, la policía de cada localidad y los servicios secretos prestan la seguridad y tienen la responsabilidad de inspeccionar de antemano, y con un día de antelación, los lugares donde comparecen.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La visita de Abe a Nara este viernes fue improvisada. Hubo un cambio de planes de última hora y el mandatario apareció de forma inesperada en la plaza de la estación de Yamato Daisanji donde a las 11 de la mañana se empezó a congregar la gente para conocer en persona al político que más habían visto al mando de su país.

Desde su llegada a la escena del crimen hasta su captura, Tetsuya Yamagami, de 41 años, dio muestras de agresividad. Los japoneses son parcos en palabras y por eso, aunque llevara mascarilla, la actitud desafiante se percibía sobre todo en su mirada. Cuando Abe tomó la palabra, Yamagami aplaudió con desgana, al mismo tiempo que los simpatizantes del ex jefe de Gobierno japonés. De repente se le vio levantar un artefacto rudimentario. El primer disparo lo hizo de forma impulsiva y falló. Retrocedió y volvió a detonar su arma. Las televisiones japonesas tienen la política de no divulgar imágenes sangrientas reales y por eso no se ha visto el momento del impacto. Un fotógrafo de la Agencia Kyodo logró una foto de Abe derribado, inconsciente, rodeado de varias mujeres que trataba de socorrerlo.

La policía investiga los antecedentes del agresor e incluso las versiones de su biografía que dicen que formó parte de la marina japonesa. El cuerpo de Abe llegó este sábado por la tarde a su domicilio en Tokio, a bordo de un coche fúnebre en el que iba Akie, su esposa, y que había dejado al alba el hospital de Kashihara. El velatorio se celebrará el lunes. 24 horas después, tendrá lugar el funeral, al que solo podrán asistir sus allegados.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, confirmó este sábado que las elecciones a la Cámara alta previstas para este domingo seguirán su curso. Kishida, miembro como Abe del PLD, había participado por la mañana en un mitin de campaña en Yamanashi, al oeste de Tokio, ante 600 personas, donde declaró que “la violencia no triunfará sobre la palabra”, informa France Presse.

Aunque la Cámara alta no es la más fuerte del parlamento bicameral nipón, una victoria le dará al primer ministro Kishida un mayor dominio sobre el PLD, dentro del cual Abe controlaba una de las más poderosas facciones. Sin Abe, Kishida se queda sin mentor, pero tendrá también menos presión para cambiar la Constitución pacifista y se podrá centrar en asuntos concretos más acuciantes para los electores, como las fuertes subidas de precios de los artículos de consumo diario, la posible reactivación de las centrales nucleares cerradas tras el accidente de Fukushima y las políticas sociales para hacer frente al imparable envejecimiento de la población.


Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS