El Gobierno de Sri Lanka impone el estado de emergencia en la isla tras la huida del presidente

El jefe del Estado, Gotabaya Rajapaksa, logró volar durante la madrugada a Maldivas tras días de protestas masivas por la profunda crisis de desabastecimiento en el país. Los manifestantes irrumpen en las oficinas de la jefatura de gobierno

Manifestante protestan este miércoles junto a las oficinas del primer ministro de Sri Lanka, en Colombo. Foto: Dinuka Liyanawatte (Reuters) | Vídeo: EPV

Tras varios intentos frustrados, el presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, huyó del país en la madrugada de este miércoles a bordo de un avión militar con destino a Maldivas, según ha confirmado la oficina del primer ministro. La fuga del líder esrilanqués se produjo horas antes de tener que presentar su dimisión oficial ante el Parlamento, como había anunciado el sábado, después de que cientos de miles de manifestantes tomaran el palacio presidencial en protesta por la grave crisis económica y de desabastecimiento que sufre la nación, la peor desde la independencia del Reino Unido en 1948. Tras la marcha del jefe del Estado el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, asumió los poderes presidenciales, como fija la Constitución, y declaró el estado de emergencia. También se ha decretado un toque de queda hasta este jueves por la mañana.

De acuerdo con la Constitución, cuando el jefe de Estado dimite, el primer ministro asume automáticamente sus responsabilidades como interino, hasta que el Parlamento elige un nuevo líder que ostente el poder el resto de legislatura. La actual finalizará en 2024. Tras abandonar Rajapaksa Sri Lanka, el presidente del Parlamento, Mahinda Yapa Abeywardena, informó de que el jefe del Estado había autorizado al primer ministro a ejercer sus funciones de forma interina. Esta noticia ha enfurecido más a los manifestantes que desde hace días piden la renuncia también de Wickremesinghe: cientos de personas han entrado este mismo miércoles en las oficinas del primer ministro, ausente en ese momento. Tanto este como Rajapaksa se comprometieron el pasado fin de semana a dejar sus respectivos cargos, cosa que por el momento no han hecho de forma oficial. Wickremesinghe ha instado este miércoles a Abeywardena a nominar a un candidato a la presidencia que sea “aceptable para el Gobierno y la oposición”.

Una de las primeras medidas adoptadas por el presidente interino Wickremesinghe ha sido declarar el estado de emergencia en todo el país. En una comparecencia televisiva y después de que la protesta irrumpiera en las oficinas de la jefatura de gobierno, Wickremesinghe ha instado a las fuerzas de seguridad del país a hacer lo necesario para “restaurar el orden” y acabar con la “amenaza fascista” a raíz de la fuerte ola de protestas registradas en el país. El presidente interino ha anunciado la creación de una comisión formada por tres comandantes de las Fuerzas Armadas y el inspector general de la policía.

Gotabaya Rajapaksa, en 2020 en Colombo.
Gotabaya Rajapaksa, en 2020 en Colombo.Eranga Jayawardena (AP)

Fuentes oficiales citadas por medios locales afirman que ni el Parlamento ni la secretaría del presidente han recibido aún la carta de renuncia de Rajapaksa. Los analistas consultados por la prensa local opinan que el jefe del Estado, quien goza de inmunidad judicial mientras ostenta el cargo, habría abandonado el territorio antes de comunicar el cese de sus funciones para evitar ser arrestado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El coronel Nalin Herath, portavoz del Ministerio de Defensa de Sri Lanka, confirmó este miércoles que Rajapaksa, de 73 años, y su mujer, Ioma, aterrizaron en Malé, la capital de Maldivas, en un avión de las Fuerzas Aéreas a las 03.07, hora local (23.37 del martes en la España peninsular). La prensa local ha informado de que el mandatario, que también posee nacionalidad estadounidense, viajará a otro país en las próximas horas. El alto comisionado de la India en Sri Lanka ha desmentido esta mañana los rumores de que la nación vecina había brindado ayuda al matrimonio. Una fuente gubernamental declaró a Reuters que Rajapaksa tenía intención de volar a Singapur, donde pedirá asilo político.

Rajapaksa, a quien no se le ha visto en público desde el viernes, ya había intentado fugarse en al menos dos ocasiones. El lunes, varios de sus asistentes se presentaron en el aeropuerto de Colombo con 15 pasaportes pertenecientes al propio Rajapaksa y otros miembros de su familia, quienes habían reservado asientos para un vuelo comercial a Dubái. Los funcionarios de inmigración, sin embargo, no aceptaron iniciar el proceso de registro y facturación porque los Rajapaksa no habían acudido personalmente a realizarlo. La familia tampoco logró embarcar en un segundo vuelo, esta vez a Abu Dabi, por negarse a hacer la cola con el resto de pasajeros. En ambas ocasiones, se encontraban en una sala privada del aeropuerto, a la espera de recibir luz verde para subir al avión.

Un clan en el poder durante dos décadas

El clan de los Rajapaksa ha dominado durante dos décadas la política de esta nación insular situada al sur de la India. Gotabaya, quien asumió la presidencia en noviembre de 2019, sería el último miembro de esta dinastía en abandonar el Gobierno en los últimos meses. En mayo, su hermano Mahinda, que gobernó el país entre 2005 y 2015, fue destituido como primer ministro ante la creciente presión popular. Semanas antes habían renunciado a sus cargos de ministros sus otros dos hermanos, Basil y Chamal, así como sus tres sobrinos, también parte del Ejecutivo.

Protesta ante las oficinas de Ranil Wickremesinghe en Colombo, este miércoles.
Protesta ante las oficinas de Ranil Wickremesinghe en Colombo, este miércoles.ADNAN ABIDI (Reuters)

Sri Lanka, que en 2014 fue una de las economías que más rápido creció en la región, se encuentra sumida en la peor crisis de la que se tenga constancia. La población lleva saliendo a las calles desde marzo, acusando a los líderes de corruptos y de haber llevado al país a la ruina con su mala gestión. La toma del palacio presidencial y otros edificios oficiales, donde continúan atrincherados los manifestantes a la espera de la dimisión del presidente y del primer ministro, fue la culminación a estos meses de protestas. Desde el sábado, miles de curiosos han acudido a la mansión del presidente, para disfrutar de lujos como la piscina o el gimnasio.

La transición hacia un nuevo Gobierno queda ahora en manos de un Parlamento que durante años no ha cumplido con las expectativas de este país de 22 millones de habitantes, con legisladores y partidos políticos enzarzados en prolongadas luchas internas por el poder en lugar de en busca del beneficio de la ciudadanía.

De oficializarse la dimisión de Gotabaya, está previsto que la Cámara legislativa se reúna para formar un nuevo Gobierno multipartidista el 20 de julio. Entre los nominados a la presidencia se encuentran un diputado del Frente Popular de Sri Lanka, leal a los Rajapaksa y con la mayoría de los escaños, y el líder de la oposición, Sajith Premadasa, hijo del presidente asesinado en un ataque terrorista en 1993.

Un hombre sujeta la bandera nacional de Sri Lanka en Colombo, este miércoles.
Un hombre sujeta la bandera nacional de Sri Lanka en Colombo, este miércoles. ARUN SANKAR (AFP)

Sri Lanka, oficialmente en bancarrota, necesita más de 5.900 millones de euros en ayudas para salir adelante los próximos seis meses. En las últimas semanas, las autoridades habían acelerado las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener nuevas fuentes de financiación, aunque el incierto panorama político no favorece que se alcance un acuerdo. Su economía, enormemente dependiente del turismo y las remesas, se vio profundamente afectada por el impacto de la covid-19, mientras que el desplome de la moneda local encareció el precio de las importaciones de combustible, medicamentos y alimentos, bienes básicos que resultan prácticamente imposibles de obtener. La inflación rozó el 55% en junio, y el Banco Central advirtió que podría alcanzar el 70% en los próximos meses.

En plena crisis de alimentos, los agricultores están sufriendo las consecuencias de una normativa impuesta el año pasado por la que se prohibió el uso de fertilizantes, lo que dificulta labrar las tierras. La población, además, tiene que guardar largas colas para comprar gas butano para cocinar y, ante los apagones diarios (que llegan a extenderse durante más de 13 horas), las autoridades se han visto obligadas a racionar la gasolina y ordenar el cierre de las administraciones no esenciales y las escuelas para reducir los desplazamientos.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS