Pekín sanciona a siete funcionarios y políticos de Taiwán tras la nueva visita de congresistas estadounidenses

Seis de los castigados son miembros del gobernante Partido Democrático Progresista, que defiende una mayor distancia con China

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen (en el centro), posa con la comitiva política estadounidense que ha visitado la isla esta semana.
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen (en el centro), posa con la comitiva política estadounidense que ha visitado la isla esta semana.AP

Continúan las represalias por las visitas de políticos estadounidenses a Taiwán. A la de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, ha seguido esta semana la de cinco congresistas de EE UU. Este martes, Pekín ha sancionado “de por vida” a siete funcionarios y políticos taiwaneses acusándoles de promover una agenda independentista para la isla autogobernada y que China considera una parte inalienable de su territorio. La Oficina de Taiwán del Comité Central del Partido Comunista de China ha anunciado que ni los siete “fanáticos separatistas taiwaneses” ni sus familiares cercanos podrán entrar en la parte continental de China ni en las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao. Asimismo, las organizaciones con las que guarden vínculos los sancionados tendrán restringida la cooperación tanto con empresas como con particulares del gigante asiático, mientras que sus patrocinadores tampoco podrán realizar actividades lucrativas al otro lado del estrecho de Formosa.

Según cita la agencia estatal china de noticias Xinhua, la Oficina de Trabajo de Taiwán del Comité Central del Partido Comunista de China ha incluido en su lista de “separatistas acérrimos” a siete políticos y activistas taiwaneses. China ha justificado la decisión para “salvaguardar el desarrollo pacífico de las relaciones a través del estrecho y los intereses inmediatos de los pueblos a ambas orillas”.

Seis de los siete sancionados son miembros del gobernante Partido Democrático Progresista (PDP) de Taiwán, favorable a un mayor distanciamiento de Pekín. Se trata de Hsiao Bi-khim, la representante de Taiwán en EE UU; Wellington Koo, secretario general del Consejo de Seguridad Nacional de la isla; Tsai Chi-chang, vicepresidente del Yuan Legislativo (el Parlamento); Ker Chien-ming, líder del PDP en el Yuan Legislativo; Wang Ting-yu, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa; y Lin Fei-fan, vicesecretario general del PDP y uno de los activistas que lideró las protestas estudiantiles de 2014, conocidas como el Movimiento Girasol. En su página de Facebook, Lin Fei-fan expresó que es un honor ser incluido en dicha lista: “En los tiempos que corren, ser sancionado por un régimen autoritario debería ser una condecoración para los miembros del mundo libre, es muy glorioso”.

La séptima sancionada es Chen Jiau-hua, legisladora y presidenta del Partido Nuevo Poder, la tercera fuerza política de la isla y también inclinada hacia la independencia. Estas personas se suman a una lista en la que ya figuraban, desde diciembre, el primer ministro taiwanés, Su Tseng-chang; el presidente del Yuan Legislativo, You Si-kun; y el ministro de Exteriores, Joseph Wu.

“De un tiempo a esta parte, algunos separatistas acérrimos, por sus propios intereses, han hecho todo lo posible para confabularse con fuerzas externas en provocaciones que abogan por la independencia de Taiwán. Han instigado, deliberadamente, enfrentamientos en el estrecho y socavado imprudentemente la paz y la estabilidad en la región”, ha declarado el portavoz de Pekín, citado por Xinhua. Según sus declaraciones, las actividades de las personas señaladas “se volvieron aún más notorias” durante la visita, a principios de mes, de Pelosi.

A pesar de que China reiteró, por activa y por pasiva, que se oponía a la visita de la política estadounidense por considerarla un acto de apoyo al secesionismo, la legisladora de 82 años paró durante 19 horas en Taipéi como parte de una gira más larga por Asia-Pacífico. Incluso el presidente chino, Xi Jinping, alertó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, durante una llamada telefónica previa al viaje, que con esa visita EE UU estaría provocando y jugando con fuego.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Pekín respondió al viaje de Pelosi con unas maniobras militares sin precedentes en la región (que incluyeron fuego real y traspasaron en varias ocasiones el límite de facto del estrecho); con la congelación del diálogo con EE UU en materias clave; imponiendo sanciones a la importación de 2.000 productos taiwaneses; y endureciendo el discurso contra Taipéi. A pesar de la dura reacción de China, el domingo, una nueva delegación de cinco congresistas estadounidenses viajó a Taiwán, donde se reunió el lunes con la presidenta, Tsai Ing-wen, y con otros altos funcionarios. Pekín respondió a lo que consideró como una nueva provocación reanudando los ejercicios bélicos.

“Las acciones que buscan la independencia de Taiwán constituyen el mayor obstáculo para la reunificación de China”, aseguraron los gobernantes de Pekín. La reunificación es, en palabras del propio Xi, una “misión histórica del Partido Comunista”. Tras la victoria del Ejército comunista en la guerra civil china en 1949, los líderes nacionalistas huyeron a Taiwán, donde instituyeron el Gobierno de la República de China en el exilio. Mientras, en la parte continental, Mao Zedong declaraba la fundación de la República Popular China. Desde la década de 1970, la mayoría de países reconocen a Pekín como el Gobierno legítimo de China, en detrimento de Taipéi, aunque con la isla (que funciona como un Estado de hecho, pero no de derecho) mantienen vínculos económicos y comerciales.

Putin acusa a EE UU de "desestabilizar" el mundo por la visita de Pelosi a Taiwán

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha acusado este martes a Estados Unidos de buscar "prolongar" el conflicto ucranio y "desestabilizar" el mundo con la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.  "La situación en Ucrania demuestra que Estados Unidos está tratando de prolongar este conflicto. Y actúa de la misma forma, instigando el potencial conflicto en Asia", ha dicho Putin, en un discurso en la X Conferencia Internacional de Seguridad de Moscú.

Putin considera el viaje de Pelosi a Taiwán como "una estrategia consciente para desestabilizar la situación en el mundo". La finalidad de la visita, según el presidente ruso, sería extender un "sistema similar a la OTAN" en la región Asia-Pacífico. 

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS