El test de drogas al que se sometió Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, da negativo

La dirigente se vio obligada a hacerse la prueba por la presión de parte de la oposición tras un vídeo en el que se la veía bailando en una fiesta privada

Sanna Marin comparecía ante la prensa el viernes en Helsinki.
Sanna Marin comparecía ante la prensa el viernes en Helsinki.LEHTIKUVA (via REUTERS)

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, bailó, bebió y se divirtió en una fiesta en casa de unos amigos, pero según los resultados del test de drogas al que se vio obligada a someterse cuando se difundió el vídeo del encuentro, no tomó ningún estupefaciente. La socialdemócrata de 36 años decidió hacerse la prueba el viernes, después de que la presión mediática y de parte de la oposición fuese en aumento y se cuestionase su capacidad de compaginar el Gobierno del país y su vida privada, incluyendo fiestas.

Según un comunicado del Gobierno finlandés publicado este lunes por la tarde, “la prueba de drogas realizada a la primera ministra Sanna Marin el 19 de agosto de 2022 no ha encontrado ninguna droga”. La breve nota añade que Marin ha costeado personalmente el coste del análisis.

La dirigente consideró “muy graves” las acusaciones de que había estado en un lugar donde se tomaron drogas o que ella misma las consumió, y aseguró que nunca las ha probado. “Aunque la petición de que me hiciese una prueba me ha parecido injusta, por mi propia seguridad jurídica y para aclarar cualquier duda, me he hecho un test hoy”, anunció el viernes en una conferencia de prensa. La primera ministra aseguró que su capacidad para ejercer su trabajo no se había visto afectada durante la fiesta y que si hubiese sido necesario, habría abandonado la reunión.

Con el test, Marin esperaba zanjar la polémica del verano. El vídeo con la primera ministra desinhibida con sus amigos de fiesta en una casa un sábado por la noche fue cazado al vuelo como arma política por la formación de ultraderecha Partido de los Finlandeses. Riikka Purra, líder de la formación, exigió a la primera ministra hacerse la prueba para “despejar cualquier sombra de duda”. Mikko Karna, del Partido Centro —socio de Marin en la coalición de gobierno— se sumó a la espiral en Twitter y dijo que “sería aconsejable” que la mandataria “se sometiera voluntariamente” a un test.

La polémica trascendió las fronteras de Finlandia. Propagandistas ligados al Kremlin aprovecharon para dar la idea, sin ningún tipo de pruebas, de que Marin había consumido drogas. La dirigente ha impulsado la decisión de Finlandia, junto con Suecia, de entrar en la OTAN, un paso que ha enfurecido al presidente ruso, Vladímir Putin. “La primera ministra tiene motivos para estar feliz porque Finlandia se ha unido a la OTAN”, manifestó el viernes el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki. En las redes sociales han circulado vídeos durante el fin de semana de gente de fiesta y bailando para mostrar su apoyo a la dirigente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Marin proyecta una imagen joven desenfadada que se aleja de los cánones clásicos de la política. Durante el verano han circulado en redes sociales imágenes de la mandataria disfrutando en festivales como el de Ruisrock. “Quiero mostrar que hay gente normal con vidas normales en estos trabajos. Tengo una vida familiar, tengo una vida laboral y tengo tiempo libre para pasarlo con mis amigos. Más o menos lo mismo que mucha gente de mi edad”, ha dicho la primera ministra.

No es la primera ver que la primera ministra finlandesa se ve envuelta en una polémica relacionada con sus salidas nocturnas. En diciembre se tuvo que disculpar públicamente por no aislarse tras el positivo por covid del ministro de Exteriores, Pekka Haavisto, con quien había estado en contacto. Como explicó, le enviaron dos mensajes de texto informándole de la situación y recomendándole aislarse mientras se encontraba en una discoteca, pero no los vio hasta el día siguiente porque había dejado en casa el teléfono móvil profesional. En esta ocasión, los críticos han cuestionado su capacidad para ejercer su cargo, mientras quienes la apoyan consideran que es libre de disfrutar de su vida privada como le plazca.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS