Rusia recorta en 150.000 soldados su gran ejercicio militar anual en plena tensión por la guerra en Ucrania

Las maniobras, en las que participa China, se realizarán en el mar de Japón, una región tensa por la reciente crisis con Taiwán

Una captura de un vídeo difundido por el Ministerio de Defensa ruso en el que se ve a soldados chinos tras su llegada al campo de entrenamiento Serguéyevski, este lunes.
Una captura de un vídeo difundido por el Ministerio de Defensa ruso en el que se ve a soldados chinos tras su llegada al campo de entrenamiento Serguéyevski, este lunes.RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S (EFE)

El ejército ruso no tiene tiempo para realizar masivas exhibiciones de fuerza en territorios remotos, pero suspenderlas mandaría un terrible mensaje a sus rivales. Los tradicionales ejercicios militares que las Fuerzas Armadas rusas celebran después de verano contarán este año con apenas una sexta parte de los contingentes que movilizaron en el momento de mayor despliegue en maniobras pasadas. De 300.000 combatientes en Vostok 2018 y 200.000 hace un año en Zapad 2021, a unos 50.000 soldados en Vostok 2022, incluidas tropas extranjeras. Un enorme recorte de personal para un entrenamiento que dirigirá su jefe del Estado Mayor, Valeri Guerásimov, en el extremo oriente ruso, cuando el ejército ucranio contraataca en Jersón, la primera ciudad ucrania de peso que ganaron las tropas rusas en la guerra, en el mar Negro. No obstante, estos ejercicios también mandarán otro aviso al mundo en una región caliente por la reciente crisis de Taiwán y las sanciones niponas contra el Kremlin: las flotas de Rusia y China, países que han estrechado su cooperación en los últimos años y particularmente desde la ofensiva en Ucrania, practicarán codo con codo con fuego real en el mar de Japón.

Las maniobras tendrán lugar finalmente entre el 1 y el 7 de septiembre. El Ministerio de Defensa ruso resaltó que sus tropas y cuerpos de mando, casi todos ellos pertenecientes al distrito militar este, deberán haber regresado a sus puntos de despliegue permanente “antes de que finalice el mes de septiembre”. Además, destaca la presencia allí del jefe del Estado Mayor ruso. Guerásimov ha estado en un segundo plano en la prensa rusa prácticamente desde las primeras semanas de la ofensiva sobre Ucrania.

“El ejercicio no está dirigido contra ningún Estado o alianza militar específico. Es de naturaleza puramente defensiva”, afirmó el viceministro de Defensa, Alexander Fomin, al desgranar sus detalles. Una de las claves será la cooperación naval entre Rusia y China en las aguas que comparten con el principal aliado de EE UU en la zona, Japón. “La flota del Pacífico y la Armada del Ejército Popular de Liberación de China trabajarán su interacción en las áreas norte y central del mar de Japón para ayudar a las fuerzas terrestres en el krai de Primorie (la región cuya capital es Vladivostok) y defender la actividad económica marítima”, apuntó Fomin.

Japón envió una nota de protesta a Moscú el pasado 27 de julio, porque está previsto que Rusia lleve las maniobras a las disputadas islas Kuriles. Este lunes, el secretario jefe del Gabinete japonés, Hirokazu Matsuno, retomó las críticas al asegurar que el planteamiento de los ejercicios “no coincide con los planteamientos de Tokio y es inaceptable”, según las declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa Ria Novosti. “Les hemos transmitido nuestras preocupaciones sobre la actividad de las tropas rusas cerca de nuestro país con el contexto de la actual invasión rusa de Ucrania. Nuestro Gobierno continúa recopilando información y actuará en consecuencia”, agregó Matsuno.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

“Ejercicios militares, platos nacionales y música”

La rotación de los ejercicios anuales ha llevado estas maniobras este año lo más lejos posible de la guerra de Ucrania. Si en 2019, 2020 y 2021 tocaron en los distritos militares central, sur y occidental, respectivamente, Moscú asignó este curso al extremo oriental del país, de donde sacó miles de tropas en los meses previos al inicio de su ofensiva contra Ucrania.

Los ejercicios militares Vostok 2022 intentan proyectar una imagen de normalidad al mundo no solo por parte de Rusia, enfrascada en plena guerra, sino también de otros países que participan, algunos con causas pendientes entre ellos. Dos años después de matarse con piedras y barras de hierro en el valle de Galwan, los soldados chinos e indios comparten campamentos en unas maniobras de entrenamiento. Asimismo, también vuelven a verse las caras militares armenios y azeríes apenas unos días después de que Azerbaiyán haya sustituido a las tropas de mediación rusas en el corredor de Lachín, en manos armenias hasta su derrota en la guerra de Nagorno Karabaj de 2020.

En total, en estas maniobras tomarán parte contingentes y observadores de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y de la Organización de Cooperación de Shanghái, así como de Estados tan dispares como Mongolia, Argelia, Nicaragua, Siria y Laos.

Las cifras totales que maneja Moscú incluyen unos 50.000 efectivos y más de 5.000 vehículos y piezas militares, incluidos 60 navíos y embarcaciones de apoyo, y 140 aeronaves. Sin embargo, el viceministro de Defensa ruso, Alexander Fomin, puntualizó que la participación de China, Kazajistán, Tayikistán y Kirguistán no superará los 6.000 combatientes por un acuerdo de 1996 “para el fortalecimiento de la confianza en las zonas militares de la frontera”. Por su parte, Bielorrusia, el principal aliado del Kremlin en Europa, ha enviado un destacamento simbólico de 250 miembros de una brigada mecanizada

Los ensayos y la crudeza de la guerra

Las maniobras se desarrollarán en dos fases. En la primera etapa, de tres días, “los órganos de mando tendrán que trabajar en la toma de decisiones sobre el uso de sus fuerzas, al mismo tiempo que repelen ataques aéreos y realizan acciones defensivas y ofensivas en la zona de Primorie”. En la segunda parte, de cuatro días, lanzarán “una operación estratégica durante la derrota del enemigo”.

Un mundo separa a Vostok 2022 de la batalla por Jersón, ciudad ucrania bajo control ruso. El canal del Ministerio de Defensa ruso publicó un vídeo sobre la vida en el campamento APL-500, situado en el área donde tendrán las principales maniobras conjuntas, bajo el epígrafe “ejercicios militares, platos nacionales y música”.

“En el campo de entrenamiento Serguéyevski se han erigido unas 100 tiendas de campaña modernas, cada una de 16 personas, para una vida cómoda del personal militar”, cuenta el organismo, que desglosa servicios como “puntos de catering, establecimientos comerciales móviles, campos deportivos y la Casa de la Amistad para eventos culturales”. Y en su grabación, muestra cómo unos soldados indios hacen unas camas impolutas, guisan platos tradicionales, degustan postres poco habituales en una guerra y terminan la velada tocando guitarras y pianos eléctricos.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS