La justicia holandesa pone en libertad al camionero español del accidente que causó siete muertes cerca de Róterdam

El conductor continúa siendo sospechoso y está en marcha la investigación sobre las causas del siniestro

Una mujer ante las flores depositadas en memoria de las víctimas, la semana pasada en Nieuw-Beijerland.
Una mujer ante las flores depositadas en memoria de las víctimas, la semana pasada en Nieuw-Beijerland.JEFFREY GROENEWEG (EFE)

La justicia holandesa ha decretado este jueves la libertad del camionero español que, el pasado 27 de agosto, se deslizó con su vehículo por un terraplén precipitándose contra un grupo de personas que estaban de merienda en un campo. Los hechos ocurrieron en la localidad de Nieuw-Beijerland, cercana a Róterdam, y hubo siete muertos: seis adultos y el bebé nonato de una mujer embarazada, que las autoridades locales cuentan también como víctima, además de siete heridos. El conductor, de 45 años, sigue siendo sospechoso, y el Instituto Forense analiza en estos momentos si tomó alguna sustancia o bien un medicamento. La Fiscalía piensa apelar la decisión de los jueces.

De momento, al conductor español le ha sido confiscado el carné de conducir y puede esperar el juicio fuera de la cárcel. El tribunal ha impuesto condiciones para su liberación, debe estar localizable para contestar a todas las llamadas de la justicia. La investigación técnica sobre lo ocurrido está en marcha. La Fiscalía quiere saber también si padece alguna enfermedad, o si tomaba medicinas que pudiesen haber jugado un papel en los hechos. El vehículo de carga que llevaba es de la empresa El Mosca, con sede en Molina de Segura (Murcia). En un comunicado emitido poco después del accidente, la compañía señaló que estaban “colaborando con las autoridades pertinentes para esclarecer las causas del siniestro”.

Este martes, el rotativo Algemeen Dagblad recogió unas palabras de Winston de Brouwer, quien entonces era el abogado del español, en las que mencionaba la posibilidad de que el conductor “hubiese tenido un ataque epiléptico”. Añadió entonces que el hombre, que estaba sobrio, “no recuerda el accidente, y recuperó plena consciencia en el coche de la policía”. También, que “había tomado la medicación correspondiente y nunca había tenido un ataque durante el trabajo”. Portavoces de la Fiscalía señalaron que la epilepsia “es una de las posibilidades que se investigan, junto con otras”. Este jueves, Rijnmond, una radio y televisión de Róterdam citaba a quien identifica como su nueva letrada, Sabine Ten Doesschate, quien ha asegurado que es pronto para especular sobre las causas del accidente y que el camionero regresará a España.

El pasado 27 de agosto, un sábado con buen tiempo, un grupo de vecinos se había reunido en un campo situado junto a la carretera, pero protegido por un desnivel bien marcado. Disfrutaban de una barbacoa cuando, de repente, el camión de carga pasó de estar parado a echarse sobre ellos. Todo ocurrió muy deprisa, y el recuento final de víctimas desfondó a una comunidad muy unida. Tres de los muertos son de la misma familia, y la embarazada estaba a punto de dar a luz. Este miércoles, se celebró un encuentro en recuerdo de los fallecidos al que acudieron unas 200 personas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS