Argelia envía un ministro a Marruecos en un gesto de acercamiento tras un año sin relaciones

El titular de Justicia viaja a Rabat para invitar a Mohamed VI a la cumbre de la Liga Árabe en Argel dentro de un mes

El ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita (derecha), recibe al ministro argelino de Justicia,  Abderrachid Tebbi, el martes en Rabat.
El ministro marroquí de Exteriores, Naser Burita (derecha), recibe al ministro argelino de Justicia, Abderrachid Tebbi, el martes en Rabat.Ministerio marroquí de Exteriores (EFE)

Marcados por una guerra hace seis décadas y por el cierre de fronteras terrestres tres decenios atrás, los lazos diplomáticos entre Marruecos y Argelia no han sido fluidos, hasta llegar a su punto más bajo en agosto del año pasado con la ruptura de relaciones, envenenadas por el antagonismo sobre el Sáhara Occidental. Sin embargo, la visita a Rabat del ministro de Justicia argelino, Abderrachid Tebbi, envió el martes una señal formal de acercamiento. Tebbi trasladó una invitación formal al rey Mohamed VI para asistir a la cumbre de la Liga Árabe prevista los días 1 y 2 de noviembre en Argel.

El breve viaje oficial del emisario de Argelia a la capital marroquí, de apenas una hora de duración, no ha sido oficialmente evaluado en ninguno de los dos países, aunque fuentes diplomáticas en Rabat se han limitado a considerarlo como protocolario. El atávico sigilo magrebí, empero, no ha impedido que medios regionales anticipen una eventual presencia del monarca alauí en el cónclave panárabe de Argel.

El ministro de Asuntos Exteriores, Naser Burita, difundió su foto con el enviado argelino para dejar constancia del encuentro, que había sido oficialmente anunciado hace tres semanas, el primero de alto nivel tras la ruptura de relaciones diplomáticas y del subsiguiente cierre de fronteras aéreas y el corte del gasoducto Magreb-Europa, que conecta con España. Su departamento ha declinado hacer comentarios.

Mohamed VI no ha viajado a Argel desde 2005, precisamente para participar en una cumbre de la Liga Árabe. La revista panafricana Jeune Afrique, editada en París, insistía este miércoles en su página web en que el monarca de la dinastía alauí acudirá a la cita de jefes de Estado árabes, “según fuentes próximas del palacio (real)”, como ya adelantó en su edición impresa a comienzos de mes.

Por ahora, no se ha producido una confirmación oficial. En declaraciones anteriores, el jefe de la diplomacia marroquí solo había precisado que su país aspiraba a contar con “un papel activo” en la cita de Argel. El rey, que se encuentra en París desde junio casi de forma permanente, según la prensa marroquí, puede delegar en su hermano, Mulay Rachid; en el jefe del Gobierno, Aziz Ajanuch, o en el propio ministro Burita la representación de su país en el cónclave de la Liga Árabe, el primero presencial tras el estallido de la pandemia. El pasado julio, Mohamed VI tendió la mano a Argelia en un discurso oficial al “pueblo hermano de Argelia” para poner fin al conflicto que enfrenta a ambos países.

Argelia rompió los lazos diplomáticos hace ya más de un año tras acusar a Marruecos de cometer “actos hostiles”. El contencioso sobre el Sáhara Occidental está detrás de la mayor parte de las desavenencias entre los dos grandes vecinos del Magreb. Rabat controla el 80% del territorio y ofrece un plan de autonomía bajo su soberanía en la que fue colonia española hasta 1975. Argel apoya al movimiento independentista Frente Polisario, a cuya dirección acoge en Tinduf (suroeste) junto a miles de refugiados saharauis, y defiende un proceso de descolonización mediante la voluntad de autodeterminación expresada en un referéndum.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Gobierno argelino así lo ha reiterado en las recientes sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas. Marruecos acaba de replicar con un llamamiento a Argelia para que regrese a la vía del diálogo sobre el Sáhara en “mesas redondas” cuatripartitas junto a representantes de Mauritania y el Polisario, como las desarrolladas en dos rondas de negociaciones a partir de 2018. Rabat pone el foco “en el marco de la resolución pacífica de una disputa regional”, y no en “una cuestión de descolonización”. El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, el veterano diplomático Staffan de Mistura, tiene previsto presentar en octubre su informe ante el Consejo de Seguridad tras la gira regional que ha efectuado durante el pasado verano.

Tras el giro dado hace seis meses por el Gobierno español sobre el Sáhara, al pronunciarse a favor de la propuesta marroquí de autonomía como “la más seria, creíble y realista”, el presidente Pedro Sánchez obvió la semana pasada referirse al plan de Rabat en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. El jefe del Ejecutivo de la exmetrópoli se ha declarado ahora favorable a “una solución política mutuamente aceptable” en el marco de la ONU, con pleno apoyo al “absolutamente crucial” trabajo de mediación de De Mistura. “España continuará sosteniendo como principal donante internacional a la población saharaui en los campos de refugiados (de Tinduf)”, enfatizó.

Presunto cambio de rumbo sobre el Sáhara

El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, se refirió el pasado fin de semana a un presunto cambio de rumbo sobre el Sáhara en la intervención de Sánchez. “Parece que España haya comenzado a retornar a la decisión europea sobre la cuestión saharaui”, dijo el mandatario en el curso de una reunión de trabajo con gobernadores provinciales. El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Alabares, puntualizó el lunes que el presidente del Gobierno no había dicho nada en Nueva York que no hubiera dicho antes, y que la declaración suscrita con Marruecos en marzo “está vigente y se está cumpliendo”. En Marruecos el silencio sobre las palabras de Sánchez en la ONU es absoluto, incluido por parte del ministro Burita, quien se reunió hace escasos días con su homólogo español.

Aunque no figura en la agenda de la cumbre euromediterránea que el viernes reunirá en España a los jefes de Estado y de Gobierno de nueve países de la UE, fuentes de la presidencia de Francia citadas por la agencia Efe han dado por hecho que la cuestión del Sáhara será abordada en sus sesiones. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, telefoneó el martes al primer ministro marroquí para anunciarle un “reforzamiento de los acuerdos de asociación estratégica”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Juan Carlos Sanz

Es el corresponsal para el Magreb. Antes lo fue en Jerusalén durante siete años y, previamente, ejerció como jefe de Internacional. En 20 años como enviado de EL PAÍS ha cubierto conflictos en los Balcanes, Irak y Turquía, entre otros destinos. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza y máster en Periodismo por la Autónoma de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS