Polonia afirma que un misil de “fabricación rusa” ha impactado en su territorio junto a la frontera ucrania y ha matado a dos personas

Varsovia, que no da apenas detalles del incidente, convoca al embajador ruso y pone en alerta algunas de sus tropas. La OTAN investiga la detonación en coordinación con las autoridades polacas

El humo de la explosión en Przewodow visto desde la localidad de Nowosiolki, en el sureste de Polonia, cerca de la frontera con Ucrania, el 15 de noviembre.Foto: STOWARZYSZENIE MOJE NOWOSIOLKI (VIA REUTERS) | Vídeo: REUTERS

Polonia apunta a un “misil de fabricación rusa” como responsable de la explosión que ha matado este martes a dos personas en Przewodow, a seis kilómetros de la frontera con Ucrania. El Ministerio de Exteriores polaco ha convocado al embajador ruso en Varsovia y ha exigido “explicaciones detalladas inmediatas”, según un breve comunicado. El primer ministro, Mateusz Morawiecki, ha llamado a la calma y, sin dar más detalles ni especificar de dónde procedía el proyectil, ha afirmado que las autoridades están trabajando para establecer las causas de la explosión. De hecho, el presidente polaco, Andrzej Duda, ha sido más cauteloso, ha insistido en que “lo más probable” es que el proyectil sea de fabricación rusa y ha recalcado que el caso, que ha dejado en el aire muchas preguntas, está aún bajo investigación. “No tenemos evidencia concluyente por el momento sobre quién lanzó el misil”, ha dicho.

El Gobierno de Polonia, que ha mantenido una reunión de emergencia de su Consejo de Seguridad por “situación de crisis”, se prepara para poner en alerta a sus tropas, aumentará la vigilancia de su espacio aéreo y está “verificando” si necesita activar el artículo 4 de la OTAN, de la que es miembro Polonia, que también forma parte de la UE. Ese artículo marca que los aliados se consultarán cuando la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes se vea amenazada. Se ha invocado siete veces, la última, el 24 de febrero, tras la invasión de Rusia a Ucrania. “No nos dejemos manipular, hay que guiarse por la mesura y la prudencia”, ha insistido Morawiecki.

La OTAN analiza lo ocurrido “en estrecha colaboración” con el Gobierno polaco, según ha informado un portavoz de la Alianza Atlántica, de la que también es miembro España. “Es importante que se determine lo sucedido”, ha remarcado cauto el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en Twitter. La alianza militar ha convocado una reunión extraordinaria de embajadores este miércoles para tratar el incidente de Polonia, que ha despertado ansiedad en Occidente.

Un alto cargo estadounidense citado por la agencia de noticias Associated Press ha asegurado que la explosión se debió al impacto de un misil ruso, pero el Pentágono ha remarcado que no puede corroborar los informes de que cohetes rusos hayan cruzado la frontera con Polonia. “Nos estamos tomando las informaciones muy en serio”, ha dicho un portavoz del Pentágono, que ha insistido en que el suceso está bajo investigación.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El Departamento de Estado de Estados Unidos, que también trabaja con Varsovia en el caso, considera “extremadamente preocupante” el suceso y en función de la investigación decidirá qué pasos emprende. Mientras, países como Letonia, Eslovaquia y Ucrania han apuntado directamente, aunque sin aportar evidencias, a las fuerzas de Vladímir Putin. “Misiles rusos golpean Polonia”, ha asegurado el presidente ucranio, Volodímir Zelenski. Rusia lo niega y ha definido el incidente como una “provocación deliberada destinada a escalar la situación”. Los países miembros de la Alianza Atlántica se han apresurado a mostrar su apoyo a Polonia.

La explosión coincide con el día en que Rusia ha sometido a Ucrania al mayor bombardeo de misiles en los nueve meses de guerra, una lluvia de proyectiles sobre varias ciudades que sigue a la retirada de las tropas del Kremlin de Jersón. Los misiles rusos han puesto en el objetivo sobre todo las instalaciones energéticas y han provocado apagones generalizados en numerosos puntos de Ucrania.

Con la frontera ucrania tan cerca, algunos analistas han apuntado la posibilidad de que la explosión se deba a un misil ruso perdido o los restos de un proyectil derribado por las baterías antiaéreas ucranias e incluso a que sea un misil parte de la defensa aérea ucrania o algunos fragmentos de alguno. Ucrania todavía mantiene existencias de armamento antiguo soviético y de fabricación rusa, incluido el sistema de misiles de defensa aérea S-300. Aunque el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, ha asegurado que la explosión en Polonia no fue causada por una de sus baterías.

Si se confirma que la explosión en territorio polaco está vinculada a los ataques rusos sobre Ucrania, el incidente podría elevar aún más la tensión, ya que se trataría del primer ataque con víctimas mortales contra un integrante de la OTAN y de la UE. La Alianza tendría que decidir su nivel de reacción. Sin embargo, aunque el incidente espoleará debate interno sobre el tipo de asistencia a brindar a Ucrania, es poco probable que desencadene una escalada. En marzo, cuando varios drones rusos se estrellaron en territorio de la OTAN tras invadir el espacio aéreo de los países de la alianza, apenas se dio seguimiento al tema más allá de recalcar que se estaba investigando lo sucedido.

El Ministerio de Defensa ruso ha acusado a Varsovia de provocar tensión con el incidente. “Las declaraciones de las autoridades y los medios polacos sobre la supuesta caída de misiles ‘rusos’ en Przewodow son una provocación deliberada para escalar la situación”, ha dicho en un comunicado el departamento que dirige el ministro Serguéi Shoigú. Moscú ha asegurado que no ha atacado objetivos cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia y ha insistido en que los fragmentos hallados en la zona, y cuyas fotografías se han difundido en la prensa local y en las redes sociales, “no tienen nada que ver con las armas rusas”.

Horas antes, el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Patrúshev, había instado a mejorar la protección del distrito central de Rusia “con defensas antiaéreas y contrabaterías” ante la posibilidad de supuestos “ataques terroristas”. El alto cargo aseguró, poco antes del bombardeo masivo de Ucrania, que sus servicios especiales habían detenido a saboteadores ucranios en su territorio.

Las informaciones sobre la explosión en Polonia han provocado la alarma de los Veintisiete. Sobre todo en los miembros de la OTAN, en los países bálticos, con fronteras con Rusia, y en los Estados más cercanos al gigante euroasiático. El ministro de Defensa de Letonia, Artis Pabriks, ha atribuido la explosión al impacto de misiles rusos. “Mis condolencias a nuestros hermanos de armas”, ha dicho en Twitter. “El régimen criminal ruso disparó misiles que apuntaron no solo a civiles ucranios, sino que también cayeron en territorio de la OTAN en Polonia. Letonia apoya plenamente a los amigos polacos y condena este crimen”, ha añadido. Letonia, además, ha reclamado que la Alianza Atlántica proporcione defensas aéreas para Polonia y “parte del territorio de Ucrania”, lo que supondría un cambio de patrón en la guerra. Hasta ahora, la OTAN, que ha tratado de evitar a toda costa una escalada con Rusia, se ha negado.

También el ministro de Defensa de Eslovaquia, Jaroslav Nad, ha apuntado a Moscú. “Estamos muy preocupados por la caída de misiles rusos en Polonia. Rusia debe explicar lo sucedido. Los ataques sin sentido a la infraestructura deben detenerse de inmediato. La imprudencia de Rusia está fuera de control”, ha asegurado Nad en Twitter.

Estonia ha calificado las informaciones sobre la explosión de “muy preocupantes”. “Estamos consultando de cerca con Polonia y otros aliados. Estonia está lista para defender cada centímetro del territorio de la OTAN. Nos solidarizamos plenamente con nuestro estrecho aliado Polonia”, ha dicho el Ministerio de Exteriores de Estonia en un comunicado en las redes sociales. Lituania también está analizando la situación muy de cerca. “Cada centímetro de la OTAN debe defenderse”, ha dicho su presidente, Gitanas Nauseda.

El incidente se ha producido mientras los líderes de los países del G20 se reúnen en Indonesia, donde han conversado sobre la explosión en Polonia y han expresado su solidaridad continua con Ucrania. “Ofrecemos todo nuestro apoyo a Polonia y asistencia con la investigación en curso. Seguiremos en estrecho contacto con nuestros socios sobre los próximos pasos. Apoyaremos a Ucrania todo el tiempo que sea necesario”, ha dicho la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

María R. Sahuquillo

Es jefa de la delegación de Bruselas. Antes, en Moscú, desde donde se ocupó de Rusia, Ucrania, Bielorrusia y el resto del espacio post-soviético. Sigue pendiente de la guerra en Ucrania, que ha cubierto desde el inicio. Ha desarrollado casi toda su carrera en EL PAÍS. Además de temas internacionales está especializada en igualdad y sanidad.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS