Toma de posesión EE UU
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Una nueva era de los derechos civiles

Biden y Harris simbolizan la confianza en el futuro y en el cambio social de Estados Unidos. Trump y el asalto al Capitolio encarnan la resistencia a cualquier transformación

Trump se sube este miércoles al helicóptero en el que abandonó la Casa Blanca antes de la toma de posesión de Biden.
Trump se sube este miércoles al helicóptero en el que abandonó la Casa Blanca antes de la toma de posesión de Biden.Europa Press (Europa Press)

El asalto al Capitolio no logró cambiar nada, porque Joe Biden se ha convertido en el 46º presidente de Estados Unidos, pero nada será igual después del 6 de enero porque demostró hasta qué punto han sido dañinos los cuatro años de Donald Trump en la Casa Blanca. Biden se encuentra con un país en un momento muy peligroso, tal vez el más crispado desde el movimiento de los derechos civiles, a mediados de los años sesenta. Y no se trata solo de los 400.000 muertos por covid-19, con una pandemia desatada y ninguneada por la Administración saliente. Como entonces, EE UU vive un profundo cambio social, simbolizado por la vicepresidenta Kamala Harris, la primera mujer y además la primera mujer negra (y de origen asiático) en ocupar este cargo; pero a la vez se encuentra, como en aquella época, con una dura resistencia, que encarna el propio Trump y la turba de supremacistas que asaltó el Congreso.

Ni la patética salida de la Casa Blanca del magnate, que se enfrenta a un nuevo impeachment y a todo tipo de problemas legales, ni el aspecto demencial de alguno de los personajes que protagonizaron el intento de golpe de Estado pueden ocultar que la negativa a aceptar el resultado electoral y las milicias, con más o menos complicidades en las Fuerzas Armadas y de seguridad, representan un problema real para la democracia estadounidense.

Durante su discurso, Biden hizo muchas referencias a ese momento decisivo y peligroso. “La respuesta no es que nos dividamos en dos lados que compiten. Tenemos que acabar esta guerra no civil”, exclamó. “No me digan que las cosas no pueden cambiar”, señaló en unas palabras que se convirtieron en un alegato contra la división y las mentiras. El enorme despliegue militar, propio de un país en conflicto, no hizo más que subrayar hasta qué punto la situación es volátil en EE UU. Su mayor guiño al electorado de Trump no estuvo en sus palabras, sino en la elección de uno de los artistas: Garth Brooks, un cantante country de Oklahoma, guiño a la América rural y republicana.

Más información

La actuación de Brooks, que cantó Amazing grace, había provocado las protestas de algunos grupos conservadores. Trump ha transformado cualquier asunto en materia de división: la música country, las mascarillas –en el larguísimo artículo de enero de Lawrence Wright, que ocupó un número entero de la revista The New Yorker, un epidemiólogo explicaba que “no se puede hacer nada más estúpido” en mitad de una pandemia que convertir estas en un motivo de división–. Pero, por encima de todo, encarna el supremacismo blanco. Y, desgraciadamente, es un sentimiento que no se va a perder en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Muchas de las consignas que se escucharon durante el asalto al Capitolio eran racistas, al igual que numerosas declaraciones del expresidente, así como un hecho indiscutible: el doble rasero policial entre los chalados del Capitolio y los manifestantes antirracistas de Black Lives Matter. Biden y Harris, un Senado y un Congreso más diversos que nunca, la propia ceremonia de toma de posesión, reflejan el profundo cambio que vive Estados Unidos. Simbolizan el optimismo de una nueva era, pero Trump, el tipo de los cuernos y la congresista de QAnon reflejan la peligrosa resistencia de una visión del mundo que estará demasiado presente durante los cuatro años de esperanza, pero también de temor, que empiezan ahora.


Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Guillermo Altares

Es redactor jefe de Cultura en EL PAÍS. Ha pasado por las secciones de Internacional, Reportajes e Ideas, viajado como enviado especial a numerosos países –entre ellos Afganistán, Irak y Líbano– y formado parte del equipo de editorialistas. Es autor de ‘Una lección olvidada’, que recibió el premio al mejor ensayo de las librerías de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción