Claudia Gómez, la mujer que lucha para que se implante la baja por duelo gestacional en España

Gómez ha pasado por dos abortos naturales y ahora comienza una campaña en redes para visibilizar este problema que cuenta ya con más de 30.000 firmas

Claudia Gómez, de 35 años, que ha pasado por dos muertes gestacionales y ahora reclama la baja para afrontar estas terribles situaciones.
Claudia Gómez, de 35 años, que ha pasado por dos muertes gestacionales y ahora reclama la baja para afrontar estas terribles situaciones.

“Tuve que parir a mi hijo muerto y a nadie le importo”, afirma Claudia Gómez, de 35 años, que ha pasado por dos muertes gestacionales: ambas antes de los 180 días de gestación. En su primer aborto, no tuvo permiso, sino que le dieron una baja por enfermedad común a diferencia del otro, donde tuvo más tiempo para recuperarse. Esta diferencia se debe a que en España el permiso de maternidad existe en casos de muerte perinatal, pero únicamente cuando se han superado los seis meses de embarazo.

Más información
Sant Cugat del Valles. Espacio para recordar a los bebes muertos durante la gestación en el cementerio de Sant Cugat.
El duelo invisible: bebés que mueren antes de nacer
Una mujer llora tras la muerte de su madre.
Nueva Zelanda dará un permiso remunerado de tres días por pérdida gestacional

Gómez ha decidido comenzar una petición en la plataforma change.org con el fin de presionar a las autoridades estatales. Con el título: Sufrí dos muertes gestacionales y mi dolor importa. ¡Permiso por duelo gestacional YA!, la iniciativa lleva más de 31,206 firmas –al finalizar este artículo– de las 35,000 que pretende conseguir.

Esta valenciana explica que el dolor en los casos de muerte gestacional no entiende de días, ni de semanas. “El permiso solo existe para aquellas madres que pierden a sus hijos a los 180 días, a pesar de que el 80% de los abortos espontáneos ocurren en las 13 primeras”, recalca.

Hace unas semanas salió la noticia de que Nueva Zelanda ha aprobado por unanimidad un proyecto ley para otorgar una baja por duelo de tres días en casos de pérdida gestacional. La medida, que se convertirá en ley, supone una mejora importante de la legislación actual que ya contemplaba los permisos remunerados cuando la muerte perinatal se producía después de las 20 semanas.

Al ver esto, a Gómez se le ocurrió que ella podía ayudar a que esto también fuera una realidad en España y decidió empezar a crear conciencia sobre este tema desde sus redes sociales y ahora está recogiendo firmas. “Más allá de lograr el objetivo propuesto, yo quiero alzar la voz para que este problema deje de ser invisibilizado en la sociedad”, dice Gómez.

“Es urgente que se regule sin un periodo arbitrario de tiempo, que se reconozca el duelo físico y mental y que incluya a la pareja que es parte de la ecuación y también sufre”, denuncia Gómez que ha sufrido en primera persona el dolor físico y psicológico de una muerte gestacional. Las tres palabras que iniciaron ambos duelos fueron: “No hay latido”.

“Nadie está preparado para escuchar esta frase, pero lo peor viene después. A mi segundo bebé, Hugo, que murió en mi vientre con 17 semanas de gestación, lo tuve que parir y nunca se me olvidará la sensación de sentir su cuerpecito entre mis muslos y que la enfermera me pusiera una sábana por encima para que no lo viera”, recuerda. “Después llegó una ginecóloga que le dijo a otra: Trae ese bote para meter al bebé”, relata.

'¡Permiso por duelo gestacional YA!', la iniciativa lleva más de 31,206 firmas –al finalizar este artículo– de las 35,000 que pretende conseguir.
'¡Permiso por duelo gestacional YA!', la iniciativa lleva más de 31,206 firmas –al finalizar este artículo– de las 35,000 que pretende conseguir.

En Change.org no es la primera vez que una petición sobre este tema mueve muchas firmas. Beatriz Rodríguez logró a través de su activismo en redes cambiar la ley estatal en su región. “La muerte perinatal existe y a quienes la sufrimos nos ayudaría muchísimo que se aplicará un protocolo de actuación específico en los hospitales en los que damos a luz. No quiero que ninguna mujer pase por lo que tuve que pasar yo”, afirma Rodríguez que dio a luz a su hija sin vida cuando estaba embarazada de 41 semanas. En su petición explica que en su hospital nadie le preparó para lo que se convirtió en una experiencia traumática. Asegura que faltó tacto, comunicación e información.

“No encuentro el latido”, le dijeron. Tras confirmar con otros profesionales, le dieron la peor noticia: la niña había fallecido antes de nacer. “Te vamos a inducir el parto”, le advirtieron.

Según relata nadie la preparó para lo que tendría que vivir. “Di a luz a mi hija sin vida igual que si se tratara de un parto común. Me llevaron a una habitación en la que estaba rodeada de madres con sus bebés recién nacidos”.

Por eso, desde entonces está pidiendo un protocolo de muerte perinatal, para que nadie tenga que pasar por lo que pasó ella. En el protocolo se incluyen medidas como asistencia psicológica, acompañamiento desde el minuto 0 y formación para que los profesionales sepan cómo actuar en estos casos. Con su petición ha recogido hasta la fecha más de 235.000 firmas y cientos de comentarios que aseguran haber pasado experiencias similares.

Rodríguez ahora sigue persiguiendo que el protocolo se establezca en todos los hospitales de España. Para esto ha viajado hasta Madrid para entregar sus firmas en el Ministerio de Sanidad, pero a pesar de sus múltiples llamadas, correos y solicitudes de reunión, sigue esperando una respuesta por parte del Gobierno.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS