Crianza

Rompiendo seis mitos de la disciplina positiva

Este método de crianza no es permisivo ni sobreprotege a nuestros hijos. Tampoco pretende que se conviertan en niños sumisos y obedientes. Su objetivo principal es que crezcan felices

La disciplina positiva permite educar desde el respeto mutuo y el amor incondicional que tiene en cuenta las necesidades y capacidades del niño.
La disciplina positiva permite educar desde el respeto mutuo y el amor incondicional que tiene en cuenta las necesidades y capacidades del niño.

Recuerdo el día que me dijeron que estaba embarazada por primera vez, una mezcla de ilusión y miedo se apoderaron de mí. Recuerdo la primera vez que se cruzaron nuestras miradas y sentí que aquel bebé había llegado para hacerme ser mucho mejor persona. A medida que mi hijo iba creciendo, me di cuenta de que la maternidad es el único oficio del mundo en el que primero te otorgan el título y luego cursas la carrera. Una carrera de fondo llena de dudas, de errores y de miles de cosas por aprender.

Más información

Primero aprendes a satisfacer las necesidades básicas de tus hijos como la higiene, la alimentación, el sueño o la seguridad, pero pronto te das cuenta de que la profesión de ser papá o mamá va mucho más allá. Nadie nos prepara para saber dar respuesta a las necesidades emocionales de nuestros hijos, para enseñarles a gestionar la frustración o los miedos, para hacer frente a las terribles rabietas o acompañar la adolescencia con calma y templanza. Situaciones a las que nos cuesta dar respuesta y que nos hacen sentir en muchas ocasiones vulnerables, inseguros o llenar nuestra educación de recelos. Que nos muestran y enseñan que no existen atajos ni recetas mágicas para hacer frente a los retos diarios con los que nos desafía la maternidad o paternidad.

Por suerte un día se cruzó en mi camino educativo la disciplina positiva. Una teoría basada en el trabajo realizado por los psicólogos humanistas Rufus Dreikurs y Alfred Adler y desarrollada por Jane Nelsen. Una disciplina que permite educar desde el respeto mutuo y el amor incondicional que tiene en cuenta las necesidades y capacidades del niño en su momento de desarrollo, facilitando una buena confianza, autonomía y autoestima. Un método que favorece el desarrollo emocional y refuerza los vínculos afectivos entre padres e hijos.

Por diversas razones muchas familias piensan que educar desde esta visión positiva significa no establecer límites o normas a nuestros hijos dándoles todo aquello que nos pidan, convirtiéndoles en pequeños tiranos. Que permite que sea el menor quien decida qué quiere hacer en cada momento y los padres deben complacer todas las demandas. La disciplina positiva, sin embargo, no es permisiva ni sobreprotege a nuestros hijos. Tampoco pretende que se conviertan en niños sumisos y obedientes. Su objetivo principal es que nuestros hijos crezcan felices, seguros e ilusionados, sintiendo que pueden contar con nosotros sin condición. Una crianza respetuosa que va con los ritmos de aprendizajes, les ayuda a desarrollar sus capacidades y a que sean conscientes de ellas. Además, enseña valiosas habilidades para la vida como el respeto, la colaboración, la resolución de problemas y la participación.

¿Cuáles son los principales bulos que acompañan a esta teoría educativa?

  1. Es simplemente una nueva moda educativa que convierte a nuestros hijos en niños caprichosos, “mal educados” y frágiles. FALSO. La disciplina positiva educa desde la seguridad y el equilibrio entre la firmeza y la amabilidad. Estableciendo normas y límites claros y potenciando el esfuerzo y la responsabilidad.
  2. Como no se utilizan castigos o premios los niños acaban haciendo aquello que les apetece en cada momento. FALSO. Cuando educamos en positivo no utilizamos recursos educativos que hagan sentir mal a nuestros hijos. Les ayudamos a desarrollar competencias que les permitan tomar sus propias decisiones, aceptar el error como parte fundamental del aprendizaje y convertirse en personas resilientes. La utilización de consecuencias lógicas y naturales permiten a nuestros pequeños aprender de forma más efectiva y significativa.
  3. Es un método al que le falta mano dura y mucha disciplina. FALSO. Es una teoría que elimina del acompañamiento las amenazas, las represalias, los chantajes o la humillación. Cuando hablamos de educación en positivo hablamos de amor y respeto, pero también de orden y disciplina. Se educa en positivo potenciando la autonomía, el pensamiento crítico y la responsabilidad rechazando la obediencia y el sometimiento.
  4. Es un método que nunca utiliza “no”. FALSO. La crianza respetuosa huye de abusar y centrar nuestra forma de educar en un no constante, pero establece límites claros y consensuados. Nuestros hijos necesitan padres empáticos que escuchen asertivamente, validen emociones, entiendan las necesidades y ofrezcan opciones.
  5. La disciplina positiva evita a toda costa que el niño se frustre, llore o se sienta triste. FALSO. Es un método basado en el desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros hijos que pretende enseñar a identificar, poner nombre a los sentimientos y gestionar y dar respuesta a todas las emociones. Si nuestros hijos aprenden a conectar con sus emociones, serán mucho más empáticos, felices y tendrán mayor confianza en sí mismos.
  6. Únicamente pueden aplicar la teoría padres o madres meditativos o contemplativos. FALSO. Todas las familias pueden educar en positivo. Solo es necesario formarse, conocer las características propias del método y ser conscientes que no obtendremos resultados de forma inmediata. Educar en positivo requiere mucha paciencia, constancia e ilusión. Aprender a hacerlo ayuda a las familias a acompañar a sus hijos desde el amor y el cariño con paciencia, sentido común y firmeza. Permite a nuestros pequeños crecer y desarrollarse de forma positiva, cultivar una buena autoestima y autoconcepto, desarrollar las competencias necesarias para hacer frente a los retos que la vida les regala a diario.

Como decía Teresa de Calcuta: “El amor comienza en casa, y no es lo mucho que hacemos… Es cuánto amor ponemos en cada acción”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50