‘Betterworld’, el videojuego que busca lograr un cambio en los adolescentes y se conviertan en jóvenes con ganas de mejorar el mundo

Dirigido a familias y colegios, la idea nació por “la necesidad de abordar, de una forma divertida, sencilla y motivadora, cuál puede ser su papel en el mundo”. Además, el juego fomenta la sostenibilidad

Imagen de 'Betterworld', videojuego que conciencia a los jóvenes para que creen un mundo mejor.
Imagen de 'Betterworld', videojuego que conciencia a los jóvenes para que creen un mundo mejor.

Que los niños y adolescentes entienden mejor el lenguaje de las pantallas no es ninguna novedad. Por tanto no resulta descabellado desarrollar aplicaciones y videojuegos que, por un lado les entretienen y, por el otro, les enseñan valores. Esto es lo que pensó la empresa española Possible Lab cuando decidió desarrollar, Betterworld, un videojuego educativo dirigido a familias y colegios para lograr un cambio en las actitudes, habilidades e ideas y que se conviertan en jóvenes con ganas de mejorar su mundo.

En el colegio o en familia, y de forma divertida, “se pretende que los jóvenes reflexionen, descubran y decidan afrontar de forma diferente aspectos tan importantes como el rechazo y prejuicios hacia otras personas y culturas, la comunicación y resolución de conflictos, el uso seguro e inteligente de las redes sociales o los hábitos de consumo responsable y sostenible, entre otros”, explica Alba Rodríguez, responsable pedagógica del proyecto.

Cada adolescente se convierte en protagonista de la mano de Valeria, una joven que, junto a su familia, se ve obligada a dejar atrás su país y partir en busca de una nueva vida. Cada capítulo de Betterworld trabaja distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible incluidos en la Agenda 2030: fin de la pobreza, educación de calidad, igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, reducción de las desigualdades, producción y consumo responsable, acción por el clima y paz, justicia e instituciones sólidas.

La idea nació por “la necesidad de abordar con adolescentes y jóvenes, de una forma divertida, sencilla y motivadora, cuál puede ser su papel en el mundo y cómo pueden hacer de él un lugar mejor”, explica la experta. A partir de este inmenso reto, continúa, “en el que tan solo hemos querido poner nuestro granito de arena, creemos que ese crecimiento personal tiene que pasar necesariamente por comprender su realidad cercana, pero también los problemas globales y entender como están relacionados”.

De esta forma, queremos ayudarles a descubrir realidades desconocidas para ellos fuera de su burbuja de protección y que puedan comprender los problemas que también están presentes en su entorno familiar, de amigos o en su centro educativo.

Esperamos contribuir a cambiar sus actitudes, entrenar algunas habilidades y, sobre todo, que descubran todo lo que está en su mano para transformar su entorno. Betterworld ha sido elaborado por un equipo multidisciplinar basado en el diseño y creatividad, la competencia técnica, la pedagogía y el conocimiento profundo de las situaciones de desigualdad y vulneración de derechos en el mundo. “Nuestro equipo está formado por especialistas en pedagogía, diseño gráfico, producción transmedia, diseño de videojuegos, ilustración, programación y cooperación al desarrollo”, sostiene Alba Rodríguez.

Imagen de ‘Betterworld’, el videojuego que conciencia a los adolescentes contra el machismo.
Imagen de ‘Betterworld’, el videojuego que conciencia a los adolescentes contra el machismo.

Existen muchas iniciativas, muy valiosas, para abordar estos temas de forma educativa. Sin embargo sus autores creen que son pioneros en llevar una propuesta educativa en estos temas, profunda y muy rica, a su medio natural, el videojuego. Partiendo de ese medio, la motivación, la atención y capacidad para generar reflexiones y actitudes es mucho más alta que con enfoques más tradicionales.

“Teníamos clara la necesidad de que fuera alguien adolescente quien protagonizara el juego, de forma que pudiéramos lograr una mayor empatía e inmersión en el juego por parte de chicos y chicas. Escogimos a Valeria, nuestra protagonista, porque el juego aborda especialmente las situaciones de desigualdad que sufren las mujeres por el hecho de serlo, y con el objetivo de visibilizar la capacidad de una joven de empoderarse, tomar decisiones y liderar el cambio”, explica la pedagoga.

La narrativa pretende conectar a los adolescentes y jóvenes con una realidad aparentemente lejana, pero que, realmente, está muy relacionada con sus inquietudes, problemas y retos de futuro. En cada nivel, cada jugador tendrá que conocer personajes y sus historias, profundizar en diferentes situaciones de desigualdad y hacerse responsable de sus propias decisiones.

Cada capítulo de Betterworld fue diseñado para trabajar los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible incluidos en la Agenda 2030: fin de la pobreza, educación de calidad, igualdad de género, trabajo decente y crecimiento económico, reducción de las desigualdades, producción y consumo responsables, acción por el clima y paz, justicia e instituciones sólidas.

Al jugar este videojuego, los adolescentes podrán desarrollar: la capacidad para analizar problemas y situaciones de importancia local, global y cultural como por ejemplo la pobreza, interdependencia económica, migración, desigualdad, riesgos ambientales, conflictos, diferencias culturales y estereotipos; la capacidad de comprender y apreciar perspectivas y visiones del mundo diferentes; la capacidad de establecer interacciones positivas con personas de diferentes contextos nacionales, étnicos, religiosos, sociales o culturales, o de distinto sexo; la capacidad y disposición para adoptar medidas constructivas hacia el desarrollo sostenible y el bienestar colectivo.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS