Así puedes convencer a tu hijo de que deje la pantalla y haga ejercicio

El deporte con padres y hermanos mejora el vínculo familiar y enseña a tu hijo a organizarse y a trabajar en equipo

Dos niños se sientan en la acera junto a sus bicicletas,
Dos niños se sientan en la acera junto a sus bicicletas,

Los niños tienden, en la actualidad, a realizar poca actividad física. Ha ganado terreno el sedentarismo, que encuentra su caldo de cultivo en el excesivo uso de las pantallas, como forma de ocio y entretenimiento. Alrededor “del 40% de los niños, realizan menos actividad física de la recomendada para su salud, que se ve afectada con la ganancia de peso o la obesidad y que a la edad adulta deriva en enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Indudablemente, el ejercicio repercute positivamente en la salud de niños y adolescentes, por lo que conviene buscar una motivación para practicarlo, como que se haga en familia y de una manera amena y relajada para que los niños quieran repetir”, explica Germán R. Giménez, Médico del Servicio de Pediatría del Hospital Ribera Povisa de Vigo.

La sociedad actual es cada vez más sedentaria y este estilo de vida acarrea un grave deterioro para la salud. Por ello, podemos convertirnos en un modelo a seguir para nuestros hijos, con el fin de lograr inculcarles el hábito de hacer ejercicio físico de manera regular desde que son pequeños. Para conseguirlo, el ejemplo de los adultos de su entorno es fundamental, con actos como utilizar con moderación el móvil en su presencia y dar espacio al deporte en nuestra vida.

Compartir actividades físicas con los niños, mejora su motivación para seguir haciendo ejercicio y aporta beneficios, como los que menciona Miguel Ángel López, jefe de servicio de Rehabilitación del Hospital Ribera Povisa de Vigo y especialista en rehabilitación deportiva:

  1. Evita el sedentarismo de los pequeños, que es una tendencia de la sociedad actual, ya que los niños disfrutan estando en casa, porque disponen de muchas opciones de diversión relacionadas con la tecnología.
  2. Mejora la comunicación y refuerza los lazos familiares.
  3. Facilita la conciliación del tiempo para que toda la familia haga ejercicio y los progenitores no abandonen sus actividades deportivas para poder dedicar ese tiempo a sus hijos.
  4. Siembra, desde que los niños son pequeños, el placer por el ejercicio físico como hábito de vida saludable.
  5. Enseña a tu hijo a organizarse y a trabajar en equipo.

Ideas para practicar ejercicio con tus hijos y disfrutarlo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para niños y adolescentes la práctica de, al menos 60 minutos diarios de ejercicio físico, de intensidad moderada a intensa. “Conviene empezar a hacer ejercicio de manera progresiva y sin sensación de agobio, pero la propia actividad provocará cambios en cuerpo y mente, por lo que el incremento de intensidad surgirá de manera espontánea y no supondrá un esfuerzo, más bien todo lo contrario, porque se trata de un proceso fisiológico natural”, comenta el rehabilitador deportivo Miguel López, que menciona varios ejemplos de actividades físicas en familia, como:

  1. Pasear a un ritmo rápido es un ejercicio cardiovascular y se puede practicar en los trayectos diarios, como para ir al colegio o a hacer cualquier recado.
  2. Elegir actividades en el exterior, porque mejora la calidad del aire que se respira, reduce la ansiedad, disminuye el cortisol (hormona segregada en momentos de estrés), aumenta las endorfinas (hormonas que aparecen en estados de bienestar), refuerza el sistema inmune y aumenta el consumo de calorías.
  3. Hacer actividades con tus hijos al sol, porque permite sintetizar más Vitamina D y evita su déficit, que provoca enfermedades cardiovasculares, óseas y diabetes.
  4. Elegir los clásicos del deporte, como la bicicleta, el patinaje, las rutas de senderismo, subir montañas y hacer pequeñas escaladas o el esquí que mejoran la condición cardiovascular, la resistencia y la fuerza de los músculos.
  5. Escoger los juegos para los más pequeños, como saltar con cuerda, el pilla pilla y el escondite. Los parques infantiles también son una buena opción para trabajar la fuerza, la psicomotricidad y la coordinación.
  6. Aprovechar el hogar para evitar hacer ejercicio con actividades, como participar en las tareas del hogar o con juegos como la búsqueda del tesoro para evitar que los pequeños permanezcan demasiado tiempo sentados o tumbados.
  7. Bailar mejora la función cardiorrespiratoria, la fuerza muscular y la coordinación. La música es una gran aliada para practicar ejercicio de forma divertida y entrenar la creatividad de los niños con la invención de coreografías.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS