¿Qué pasa si mi expareja se opone a que viaje al extranjero con los niños?

Cuando llega el verano, esta es una pregunta recurrente en los despachos de abogados. La letrada experta en derecho de familia Delia Rodríguez explica los términos y qué se debe hacer ante esta situación

Una madre y su hija en el aeropuerto.
Una madre y su hija en el aeropuerto.gorodenkoff (Getty Images)

En verano, las parejas con hijos separadas o divorciadas, salvo en casos puntuales, suelen tener un convenio firmado en el que se indica las semanas de vacaciones que pasarán los niños con cada padre. Si la relación es cordial no hay problema; pero cuando el conflicto es la tónica entre los progenitores, una de las preguntas más recurrentes que se hacen en los despachos de abogados es: ¿Qué pasa si quiero viajar al extranjero con mis hijos y el otro progenitor se opone? Delia Rodríguez (Madrid, 1984) es experta en derecho de familia, y aporta algunas recomendaciones que pueden guiar a los padres y madres ante esa situación.

“Es común que muchos puedan hacerse dicha pregunta y recordar casos como el de Juana Rivas, pero en la práctica todo suele ser muchísimo más sencillo, por lo tanto, lo más importante es siempre tener sentido común. Lógicamente, no es lo mismo viajar a Disneyland Paris que hacerlo a Yemen”, sostiene Rodríguez. “Tampoco es lo mismo querer ir al país de origen de uno de los progenitores, con el riesgo de que no regrese, que hacer un viaje lúdico sin más intención que la de pasar unos días de turismo. Lo que sí es importante es dejar siempre las cosas claras con respecto al otro progenitor y evitar así problemas en el mostrador de embarque o en el control de policía si el viaje no es dentro de los límites de la Unión Europea”, añade la experta.

“También es importante recordar que el otro progenitor tiene el derecho a saber dónde vamos a estar esos días, indicando una dirección, así como facilitarle siempre que converse a diario una o dos veces con los hijos en común”, explica la letrada. No obstante, “es siempre recomendable despejar todas las dudas con el abogado que tengamos, por si hubiera algo que no tuviésemos claro, y dejar por escrito al otro, con un email es suficiente, qué planes tenemos y consensuarlo todo”.

Como es habitual en derecho de familia, prosigue Rodríguez, se debe atender al caso concreto. “Este es uno de los muchos asuntos controvertidos que varían en función de lo que se haya estipulado en el convenio regulador o sentencia que rija las relaciones paternofiliales”. En primer lugar, “si el documento establece el deber de recabar el consentimiento del otro progenitor para viajar al extranjero, es evidente que, si este se opone, no podremos hacerlo sin la debida autorización judicial. Esto se lleva a cabo a través de un procedimiento sencillo de Jurisdicción Voluntaria, recogido en los Artículos 85 y ss. de la Ley de Jurisdicción Voluntaria”.

Delia Rodríguez es experta en derecho de familia.
Delia Rodríguez es experta en derecho de familia.Vestalia Abogados

Si no se establece este extremo, “al ser un asunto relativo a la patria potestad, sí deberemos informar de que se va a realizar un viaje al extranjero, indicando el lugar y la fecha de este para evitar posibles problemas futuros; pero no es necesaria la autorización expresa, aunque sí muy recomendable. Si queremos evitar que el otro progenitor viaje con nuestro hijo, aun disponiendo del permiso, deberemos acudir de nuevo a la vía judicial”.

¿Qué documentación se requiere?

En el momento en el que se disponga a cruzar la frontera, “los agentes policiales realizarán el debido control fronterizo, ello supone una revisión de los documentos que se exigen para la salida del territorio nacional con los menores, es decir, naturalmente el DNI o pasaporte del menor, y quizá la autorización del otro progenitor, junto con los datos del destino y la fecha de retorno. Para estos documentos del menor, ambos progenitores han de dar su permiso y firmar la autorización, si uno de ellos se niega, será necesario de nuevo acudir a la justicia”, explica la abogada.

¿Se puede incurrir en un delito de sustracción de menores si se viaja sin el permiso del otro progenitor?

En caso de que en el convenio regulador se establezca la posibilidad de viajar al extranjero simplemente informando al otro progenitor no habría ningún problema, señala Rodríguez. “Ahora bien, si expresamente se recoge la necesidad de esta autorización fehaciente, sí podría existir el riesgo de incurrir en un delito de sustracción de menores”, argumenta. Pero, advierte la experta en derecho de familia, “lo cierto es que, en la práctica, este delito se reserva para los casos más graves, sobre todo en los casos de traslado del domicilio habitual sin consentimiento del otro progenitor”.

Puedes seguir Mamas & Papas en Facebook, Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter quincenal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS