Rusia anuncia el suministro de 32 millones de dosis de su vacuna para México

López Obrador asegura que el país tiene otras opciones después de la suspensión de los ensayos clínicos del prototipo de AstraZeneca y Oxford

La vacuna rusa Sputnik V.
La vacuna rusa Sputnik V.Europa Press

México quiere tener sus opciones abiertas en el camino para conseguir una vacuna contra la covid-19. El Gobierno de Rusia ha anunciado este miércoles el cierre de un contrato con las autoridades mexicanas para enviar 32 millones de dosis de la vacuna que desarrolla ese país contra el coronavirus, de acuerdo con la agencia estatal Sputnik. El anuncio se produce un día después de que se suspendieran los ensayos clínicos del prototipo que desarrollan la farmacéutica AstraZeneca y la Univeridad de Oxford, en la que participan los Gobiernos de México y Argentina, así como la fundación del magnate mexicano Carlos Slim. “Estamos inscritos en varios proyectos de investigación para tener la vacuna a tiempo”, ha dicho el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina. “Tenemos otras opciones”, ha agregado.

El mandatario ha insistido en que México tiene un “trato especial” con Estados Unidos, China y Rusia, países en la carrera para encontrar una vacuna contra el virus. “Nos consideran como un país prioritario”, ha agregado López Obrador. Para el caso de la vacuna rusa, llamada Sputnik V, el anuncio fue presentado por el Fondo Ruso de Inversión Directa (RPFI), que detalló en un comunicado que está previsto que la distribución comience en noviembre, después de que las autoridades regulatorias mexicanas —la Comisión Federal contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)— den su visto bueno. El laboratorio mexicano Landsteiner Scientific será el encargado de distribuirla, de acuerdo con la agencia estatal rusa.

La Cancillería mexicana no se ha pronunciado sobre el anuncio desde el Kremlin y no ha detallado cuánto dinero implica el acuerdo. En un comunicado, la Secretaría de las Relaciones Exteriores ha manifestado que “México fue formalmente invitado a participar en la fase III de la vacuna Sputnik V” y que “habría una participación, en principio, de entre 500 y 1.000 voluntarios [mexicanos] para ser parte del estudio clínico”, si los reguladores aprueban la decisión. Este miércoles ha iniciado la tercera fase de ensayos clínicos de la vacuna rusa, que abarcará a 40.000 voluntarios y cuyos resultados se harán públicos entre octubre y noviembre próximos, de acuerdo con la agencia EFE.

“Hemos acordado el suministro de un lote considerable de la vacuna Sputnik V, como resultado cerca del 25% de la población mexicana podrá acceder a una vacuna eficaz y segura”, ha señalado Kiril Dmítriev, el director del RPFI. En medio de las rivalidades geopolíticas y científicas que han resurgido entre las potencias mundiales, Dmítriev ha asegurado que “los socios mexicanos entienden bien las ventajas de la vacuna rusa Sputnik V, sobre otras vacunas candidatas”. El funcionario también ha subrayado que “el 66% de los mexicanos expresó confianza en la vacuna rusa, según las encuestas realizadas”, aunque no se detalla, al menos en el cable informativo ruso, a cuáles sondeos se refiere ni cómo se realizaron.

La Sputnik V fue registrada el pasado 11 de agosto y tiene la particularidad de que está enfocada a administrarse a poblaciones de riesgo frente a la covid-19 y bajo un control estricto, con la promesa de lograr una inmunidad de hasta dos años para quienes la reciban. De acuerdo con el Gobierno ruso, se trata de una vacuna basada en dos vectores. Un vector es un virus que no tiene el gen para reproducirse y se usa para transportar material genético de otro virus contra el que se está vacunando hacia las células. Ambos vectores de la vacuna rusa se basan en la estructura de un adenovirus, asociado a otras enfermedades respiratorias agudas, y codifican una proteína que forma la “corona” del coronavirus, que es la que le permite penetrar las células que infecta. Al codificar esa proteína, los “picos” de la “corona” no pueden adherirse a las células, con lo que se genera inmunidad, explica el Kremlin.

Según esta explicación, la vacuna debe inyectarse una segunda vez después de 21 días para lograr una inmunidad de largo plazo. En la presentación del prototipo se dijo que estaba previsto que comenzara a circular el 1 de enero de 2021, pero se baraja que este plazo se pueda adelantar en México si la Cofepris completa los ensayos en pacientes voluntarios mexicanos antes. “La seguridad de los vectores de adenovirus humano utilizados en la vacuna Sputnik V ha sido probada durante décadas en más de 250 estudios clínicos, y son la plataforma más adecuada para la entrega de material genético para el desarrollo de vacunas, ya que los humanos coexisten con los adenovirus humanos desde hace más de 100.000 años”, declaró Dmítriev a principios de agosto.

Sobre el proyecto de Oxford y AstraZeneca, el portavoz de México para la pandemia, Hugo López-Gatell, dijo el martes que la suspensión del ensayo clínico por encontrar reacciones adversas “no es un evento inusual”, pero advirtió de que “la consecuencia puede ser que se retrase la llegada de la vacuna” a México y América Latina. La Organización Mundial de la Salud también ha moderado sus expectativas y ha dado a conocer que no se espera que las posibles vacunas estén disponibles para la población en general antes de dos años, aunque los primeros grupos de riesgo podrían ser inmunizados a partir de mediados de 2021. El país norteamericano acumula 642.860 casos confirmados y 68.484 fallecimientos por covid-19, según el último corte de datos oficiales.

Sobre la firma

Elías Camhaji

Es reportero en México de EL PAÍS. Se especializa en reportajes en profundidad sobre temas sociales, política internacional y periodismo de investigación. Es licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y es máster por la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS