La estatua de Cristóbal Colón en Miami sobrevive al 12 de octubre y a la campaña electoral

La escultura que fue vandalizada en las protestas del movimiento Black Lives Matter conserva su lugar tras una valla pese a las protestas de los activistas

La estatua de Cristóbal Colón en el parque de Bayfront en Miami, vandalizada con pintura roja el pasado julio.
La estatua de Cristóbal Colón en el parque de Bayfront en Miami, vandalizada con pintura roja el pasado julio.Lynne Sladky (AP)

La figura de bronce de Cristóbal Colón en Bayfront Park, Miami, se mantiene erguida e intacta pese al descontento popular que la cubrió de pintura roja el pasado julio y que la volvió a amenazar durante el Día de la Hispanidad. La estatua permanece detrás de una valla desde que algunos manifestantes del movimiento Black Lives Matter la vandalizaran en señal de protesta a los símbolos de la historia racista del país y de la colonización. La ciudad de Miami, que sigue celebrando el Día de Cristóbal Colón el 12 de octubre a diferencia de otras ciudades que se han pasado al Día de las Personas Indígenas, ha mantenido limpia y protegida la escultura para que no corra la misma suerte que sus homólogas en otros estados.

El tornado mediático de la campaña electoral entre el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden mantiene a los focos en Florida, un estado donde un 20% de los votantes son hispanos con raíces en Venezuela, Cuba, Colombia y Puerto Rico. Pese al reclamo popular de algunos sectores latinoamericanos que condenan la colonización, la ciudad ha mantenido a raya los actos vandálicos contra las estatuas desde las protestas raciales. La resolución de tolerancia cero al daño de la propiedad pública con multas y detenciones ha ayudado en esta labor.

El dueño de una taberna local, Adam Gersten, llegó a ofrecer 5.000 dólares al Ayuntamiento de la ciudad para que quitaran la estatua y no fuera dañada durante las protestas de julio, según cuenta el periódico local News Times. Gersten explica que hay mucha polémica y bandos opuestos en torno a la narrativa de la colonización en la ciudad. Algunos ciudadanos se unieron para hacer una petición formal para que se quitara la estatua en la plataforma Change.org. Poco después de publicarse la historia de la oferta de Gersten para proteger la figura, aparecieron pintadas en su local que rezaban: “Si Colón se va, tú también”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS