López Obrador defiende su política energética: “No nos interesan los negocios privados”

El presidente mexicano reitera su apuesta por Pemex y la CFE, mientras acusa a Iberdrola de haberse beneficiado de “contratos muy jugosos” en los anteriores sexenios

El presidente López Obrador visita la refinería de Pemex en Dos Bocas (Tabasco).
El presidente López Obrador visita la refinería de Pemex en Dos Bocas (Tabasco).Handout . (Reuters)

Con solo una frase, el presidente de México ha vuelto a definir este jueves en qué va a consistir la política energética de su Gobierno: “A nosotros no nos interesan los negocios privados, nos interesan los negocios públicos”. Andrés Manuel López Obrador ha defendido en su conferencia matutina su apuesta inamovible por las paraestatales Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), como los dos pivotes sobre los que va a girar su proyecto de los próximos años. En el camino, el mandatario ha acusado a la compañía española Iberdrola de haberse beneficiado de “contratos muy jugosos” en los anteriores sexenios, horas después de que la multinacional rechazara realizar nuevas inversiones en el país debido a los obstáculos del Ejecutivo.

López Obrador ha comenzado su defensa del rescate a Pemex y CFE con un ataque al “período neoliberal”: “El propósito era dejarle el mercado de los energéticos al sector privado, tanto nacional como extranjero y esto implicaba menguar, socavar, destruir, acabar con Pemex y con la CFE”. El presidente considera que ese es el propósito para el que fue desarrollada la reforma energética de 2014, que abrió el sector a la competencia y a partir de la que la CFE ha perdido terreno hasta generar alrededor del 56% de la electricidad del país.

“Esto interesaba desde luego a los que sacaban provecho”, ha dicho el mandatario este jueves. “En el caso de Iberdrola, una empresa española a la que otorgan contratos muy jugosos los funcionarios del Gobierno. Pero llega a tanto el arreglo, que en esta empresa trabajan quienes eran funcionarios cuando se les entregaron esos contratos. La secretaria de Energía del Gobierno de México pasó a ser funcionaria de Iberdrola", ha acusado. López Obrador ha aprovechado también la ocasión para mencionar que el expresidente Calderon fue nombrado consejero de la multinacional en 2016: “Es ya el extremo del descaro”. En anteriores ocasiones, el presidente había asegurado que las compañías españolas, como Iberdrola o la constructora OHL, veían a México como “tierra de conquista”.

Además de los ataques públicos, el Gobierno ha emprendido una serie de cambios normativos que limitan la participación de la iniciativa privada y que, según los expertos, contradicen el marco legal vigente. Las empresas afectadas han presentado amparos que han desembocado en la suspensión, definitiva o temporal, de todos los cambios normativos impulsados por el Ejecutivo.

Pero, mientras se aclara el marco regulatorio, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, anunció el miércoles que no van a hacer nuevas inversiones. Todavía están en el aire gran parte de los 5.000 millones de dólares anunciados por la multinacional hace un año y medio para “contribuir el desarrollo energético y económico de México”. De momento, solo se han invertido 550 millones en dos plantas. “Si dicen que no inviertan empresas estratégicas, no lo haremos”, dijo el ejecutivo en la presentación de resultados de la compañía, que es el mayor productor privado de electricidad de México.

El Gobierno parece hacer oídos sordos a las quejas de la empresa y apuntala su decisión de “defender el interés del pueblo”. “Yo entiendo que con la nueva política de rescate a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex pues no estén conformes, pero nosotros no vamos a ceder en este asunto”, ha concluido el presidente.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción