Jalisco investiga la muerte de Felipe Tomé, el empresario inmobiliario llamado ‘Lord Amparos’

El cuerpo del empresario secuestrado el domingo fue hallado en una carretera cerca de la frontera con Nayarit envuelto en una sábana y con impactos de bala

El empresario mexicano del sector inmobiliario Felipe Tomé en una foto de archivo.
El empresario mexicano del sector inmobiliario Felipe Tomé en una foto de archivo.Twitter

Felipe Tomé Velázquez había salido a cenar el domingo pasado con su pareja y unos amigos a Puerto Vallarta. Su chófer les llevaba de vuelta a casa tras una velada que se alargó hasta pasadas las dos de la madrugada. A pocos kilómetros de llegar a su casa en Nuevo Vallarta, en el Estado de Nayarit, un coche negro se aproximó por detrás. Se bajaron seis hombres encapuchados con armas y dispararon contra la camioneta blanca en la que viajaban. Metieron a Tomé dentro del vehículo y se alejaron, dejando en el asfalto el cadáver de uno de los hombres que le acompañaban, como muestran los videos de los espectadores del trágico incidente. “Pinche presidente municipal que tenemos, ¡están balaceando a gente aquí!”, se escucha decir a un conductor que pasó por al lado del vehículo asaltado. La Fiscalía de Jalisco informó que el cuerpo del empresario inmobiliario fue hallado el martes en una carretera de este Estado, envuelto en una sábana ensangrentada y con orificios de bala. Jalisco ha sido escenario de varios asesinatos de hombres de negocios que trabajan en la zona, bastión del Cartel Jalisco Nueva Generación, bajo presiones del crimen organizado.

El empresario era famoso por escabullirse de los pleitos, hasta el punto de hacerse un sobrenombre: Lord Amparos. La Fiscalía baraja cuestiones inmobiliarias o personales como principal motivo del asesinato de Tomé, conocido por algunos acuerdos que se sospechan ilegales y por su relación con los hermanos Bribiesca, hijos de la ex primera dama Marta Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox. El fiscal Gerardo Octavio Ortiz ha insistido en que las investigaciones siguen en curso y que deben esperar. Los familiares de Tomé deberán identificar el cuerpo. Sin embargo, el coche agujerado por las balas y la ruta que seguían, así como el aspecto físico del cadáver, coinciden con las características del desaparecido. La fiscalía ha indicado que los dictámenes periciales para establecer la causa de la muerte siguen en marcha.

Fue un bulto envuelto en una sábana blanca, salpicada de manchas de sangre, tirado en el kilómetro 54 de la carretera que une los Estados de Jalisco y Nayarit lo que alertó a las autoridades. Llevaban buscando a Tomé dos días tras el aviso de un tiroteo en la carretera que lleva al domicilio del magnate. “Hubo reporte de una serie de disparos con arma de fuego y algunos civiles heridos, acudió la policía municipal y localizaron un vehículo suburbano con una gran cantidad de disparos”, ha relatado Solís en una rueda de prensa. En el lugar de los hechos localizaron a una persona fallecida, dos mujeres heridas y una más que se cree conducía la camioneta.

Tomé viajaba en ese coche, que se detuvo ante el sonido de los impactos de balas contra el metal de la carrocería. El fiscal confirmó que el empresario “había sido privado de libertad por un grupo de sujetos que lo subieron otro vehículo y lo llevaron a un rumbo desconocido”. Las autoridades de Jalisco contactaron con la Fiscalía de Nayarit porque “había datos que indicaban que habían escapado con rumbo al municipio de San Sebastián del oeste, o que habrían escapado al vecino estado de Nayarit” con el secuestrado.

Jalisco se ubica entre los diez Estados más violentos del país y es el que más asesinatos acumula. Antes que Tomé, el empresario español Alberto Fornos Mozas recibió varios disparos el pasado marzo cuando iba a abordar su vehículo en la ciudad de Zapopan. El dueño de la empresa de ciberseguridad Hacking México, Raúl Robles, corrió la misma suerte en Guadalajara, la capital de este Estado, cuando fue tiroteado con su padre mientras desayunaba. Tomé era conocido por su controvertida actividad inmobiliaria en Nayarit, Jalisco, Querétaro, Guerrero y Quintana Roo, donde tenía denuncias en su contra por contratos irregulares. El fiscal Solís ha indicado que había acciones jurídicas desde lo civil a lo mercantil pasando por diversas investigaciones en las que se le involucra. En Jalisco existía una orden de aprehensión en su contra, pero al estar amparado, dicha orden no se podía ejecutar.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción