Checo Pérez, una década para lograr la victoria de ensueño

El piloto mexicano da la carrera de su vida para coronarse en el Gran Premio de Sakhir y devolver a México al podio tras medio siglo

Sergio 'Checo' Pérez celebra su triunfo, este domingo.
Sergio 'Checo' Pérez celebra su triunfo, este domingo.Bryn Lennon / Pool (EFE)

La adversidad ha sido el mejor combustible para Checo Pérez (Guadalajara, 1990). El piloto mexicano ha labrado una trayectoria silenciosa en la Fórmula 1. Desde su irrupción en 2011 hizo de su arrojo su mayor habilidad dentro de un circuito que ya se había encomendado a la potencia de los Mercedes. Pérez se convirtió en un duro rival en las pistas, pero la escudería que defendía nunca podía mantener su paso. México no había alcanzado un primer lugar en la F1 desde que Pedro Rodríguez lo ganó en Bélgica, hace medio siglo. Checo, sobre su monoplaza rosado, lo consiguió con tesón.

Carrera con carrera, el mexicano ha respondido al mundo de la Fórmula 1 que aún vale. Pérez, de 30 años, ganó el Gran Premio de Sakhir (Bahréin) este domingo en una de las carreras que le corresponden a la épica. El siete veces campeón, Lewis Hamilton, no pudo competir tras contagiarse de coronavirus. En el inicio de la carrera, el coche rosado del mexicano se vio involucrado en un choque entre Leclerc y Verstappen, pero, por suerte, pudo continuar. Checo Pérez tuvo que remontar desde el último lugar hasta el primero. La pujanza del mexicano le sirvió para finalizar en la primera posición, con segundos de sobra y con los fuegos artificiales adornando su gloria. “Estoy sin palabras, espero no estar soñando”, dijo un agitado Pérez tras la carrera. Este año ha sobrellevado el que le hayan intentado relegar en Racing Point, el hecho de que Ferrari haya apostado por Carlos Sainz por encima de él y su positivo a la covid-19 en julio pasado. “Hoy ganamos por mérito”, dijo Pérez tras la carrera.

Checo Pérez ha celebrado diez veces arriba del podio en su trayectoria en la Fórmula 1: tres segundos lugares (Malasia e Italia en 2012 y Turquía en 2020) y seis terceros lugares (Canadá, en 2012; Bahréin en 2014; Rusia, 2015; Mónaco y Bakú en 2016 y 2018).

Pérez tras festejar en el podio en el Gran Premio de Sakhir.
Pérez tras festejar en el podio en el Gran Premio de Sakhir.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El impulso de Sergio Pérez tiene nombre: Carlos Slim. El magnate mexicano invirtió en el deporte motor y creó la escudería de Teléfonos de México en 2002. Sus primeros grandes representantes fueron dos hermanos del Estado de Jalisco: Antonio y Sergio Pérez. Ambos, al no encontrar oponentes, competían frente adultos, pero para hacerlo debían sumar un peso extra de 45 kilogramos. Su padre y también un antiguo piloto, Antonio Pérez Garibay, intentaba que sus hijos devolvieran a México un lugar en la Fórmula 1.

Sergio Pérez se mudó a Alemania cuando tenía 15 años para competir en la Fórmula MBW. Poco a poco ganó reflectores y se ganó un lugar con Sauber en 2011. En su primera carrera en el máximo circuito, en Melbourne (Australia), había terminado en un nada despreciable séptimo lugar, sin embargo, le descalificaron por una falla en la inspección de su coche. Su frescura y ataque en el asfalto llamaron la atención en McLaren. Le contrataron para intentar llenar el hueco que había dejado Lewis Hamilton en la escudería. Pérez la pasó mal: el auto le generó jaquecas y le alejó de cualquier posibilidad de triunfo. Al final de la temporada terminó en el undécimo lugar y se marchó.

El mexicano encontró lugar en Force India (hoy Racing Point). Ahí, pese a no tener la tecnología y potencia de las grandes escuderías, hizo que el equipo compitiera y liderara la llamada segunda división de la Fórmula 1: todos los que no son Mercedes, Ferrari o Red Bull. Este último año, el aciago 2020, ha significado para Pérez el fin de su era al frente de Racing Point durante seis años. La escudería se decantó, hace unos meses, por darle un sitio al hijo del dueño: Lance Stroll, y, además, de darle un asiento a Sebastian Vettel. El mexicano ha dado su mejor desempeño en la Fórmula esta temporada y, pese a eso, no tiene un lugar definido para el siguiente año. Antes de este domingo, Pérez anunció que sus únicas alternativas son que Red Bull le haga una oferta para ser su piloto o tomarse un año sabático para meditar si quiere o no renunciar a la F1. Cuando Checo Pérez vaya a dormir se encontrará en la tabla que es el cuarto mejor piloto de la temporada, por encima de los Ferrari.

“He tenido 10 años donde he dado mi máximo esfuerzo y entrega total y eso la gente lo ve, ven que no me estoy yendo por malo o por no dar resultados. Sé que puedo estar al nivel de cualquier piloto del mundo y ganarles en igualdad de circunstancias”, dijo Pérez el pasado lunes. Este domingo, sobre la pista, lo demostró tras escuchar el himno mexicano arriba del podio.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción