El presidente Fernández da por cerrado el escándalo de las vacunas en Argentina: “Terminemos con la payasada”

El caso planea sobre la visita a México del presidente argentino, que busca afianzar la gestión conjunta de las dosis y liderar la repuesta a la pandemia en Latinoamérica. López Obrador declina pronunciarse

Los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, este martes en Palacio Nacional. En video, Albeerto Fernández durante la conferencia matutina en México.ALFREDO ESTRELLA / AFP

El presidente argentino, Alberto Fernández, intentó este martes dar por cerrado el escándalo de las vacunas administradas en forma irregular a 70 personas influyentes, conocido como vacunatorio VIP. El caso, que ha abierto una profunda crisis política en el país sudamericano y costó el cargo al ministro de Salud, sobrevuela la visita oficial que el mandatario comenzó el lunes en México con el foco puesto precisamente en la gestión de las vacunas contra la covid-19. Fernández, que participó en la conferencia de prensa matutina de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió tratar el tema sin politizarlo y se dirigió a la justicia con un reclamo: “Terminemos con la payasada”.

Fernández ha desdeñado la decena de denuncias presentadas para esclarecer las responsabilidades del caso, destapado el pasado viernes. “No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga que será castigado el que vacuna al que se adelantó en la fila. No se pueden construir delitos graciosamente”, enfatizó el presidente, quien sostiene haber hecho lo necesario para pasar página. El escándalo de las vacunas VIP le costó el puesto a uno de los ministros más fuertes de la Administración. El titular de Salud, Ginés González García, fue forzado a renunciar el viernes pasado tras conocerse que se había inmunizado, en la sede del ministerio, a unos pocos privilegiados con buenos contactos en el poder. En la lista de los vacunados, que el Ejecutivo argentino dio a conocer este lunes, aparecen nombres como el expresidente Eduardo Duhalde y sus hijos, o el excandidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli.

Una de las denuncias llevó a la Justicia a imputar este lunes a González García por abuso de autoridad y a registrar la sede del Ministerio de Salud en busca de pruebas. “Reaccioné y perdí un ministro”, recordó Fernández. “Si hay más responsables se van a tener que ir, pero no voy a hacerme cargo del escarnio público que están promoviendo sin medida en Argentina”, continuó.

López Obrador evitó pronunciarse al respecto. “Respetamos mucho al Gobierno de Argentina y nosotros no vamos a opinar sobre este asunto en estos momentos”, dijo. El viaje se produce con la aspiración de ambos presidentes de liderar la respuesta de América Latina contra la pandemia de coronavirus. A pesar de los resultados muy desiguales para contener la propagación -México es uno de los países con mayor exceso de muertes, que puede alcanzar 300.000 personas-, todas las expectativas se centran ahora en la producción y distribución de las dosis.

Los dos países ya acordaron, con el respaldo de la Fundación Carlos Slim, colaborar para envasar y repartir unos 200 millones de viales de AstraZeneca en el continente. México, que ocupa provisionalmente un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU y ostenta la presidencia temporal de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), encabezó la semana pasada una protesta en la ONU por un reparto equitativo de las vacunas. El “acaparamiento” de las dosis por parte de los países más desarrollados debe terminar, insistió López Obrador. “La ONU tiene que intervenir porque de otra manera parece un florero, parece un adorno”.

En esta batalla la colaboración entre los dos países es fundamental. La visita de la comitiva argentina ha coincidido con la llegada a México del primer cargamento de vacunas Sputnik V desde Rusia. Una adquisición que hizo posible el Ejecutivo de Fernández, quien facilitó la conexión con Moscú y los documentos para que el ente regulador mexicano autorizara el uso de la inyección. Después de varias semanas de negociación, las primeras 200.000 dosis de un acuerdo de 24 millones aterrizaron la noche del lunes en el aeropuerto de la capital mexicana. “Queremos agradecerle a Argentina porque nos ayudó a tener acceso a esta vacuna”, dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard en la conferencia de este martes.

El presidente argentino recordó además la protección brindada por México a los exiliados de la dictadura y la acogida que el Gobierno de López Obrador dio a Evo Morales en noviembre 2019, cuando el político argentino ya había ganado las elecciones pero aún no era presidente en funciones. La afinidad de los proyectos políticos es quizá la principal premisa para afianzar esa alianza. “Que México y Argentina estén unidos es un deber que tenemos. Que encaren un futuro común y que esto ayude a la América Latina es una obligación que tenemos, del país más norteño al más austral debemos ser capaces de trazar un eje que una a todo el continente”, llamó Fernández.

Fernández ha sido el primer presidente en participar en una mañanera, como se le conoce a la conferencia diaria de López Obrador. Según Martín Borrego Llorente, director de la subsecretaría para América Latina de la Cancillería mexicana, se debe a que hay “una química natural” entre ambos mandatarios. “Hay una sintonía de posiciones entre ellos y eso generó un diálogo fluido”, dijo. Las coincidencias ideológicas entre los mandatarios se tradujeron en elogios en la rueda de prensa de este martes. “Por fin México tiene un presidente con valores morales como merecen los mexicanos”, ha dicho el argentino. “Alberto es nuestro amigo”, ha respondido su par mexicano.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS