Las claves de la apuesta de México por la vacuna de AstraZeneca

El Gobierno espera la próxima semana el arribo de seis millones de dosis de la vacuna británica, bajo sospecha en Europa tras una serie de casos de trombosis

Una mujer recibe la vacuna de AstraZeneca en Ciudad de México. En video, los obstáculos para el uso del antígeno.Foto: El País | Vídeo: Nayeli Cruz

La aplicación de la vacuna de AstraZeneca se ha detenido en 15 países europeos después de que se detectaran casos de trombos (coágulos en la sangre) en Dinamarca, Noruega, Islandia, Países Bajos e Irlanda. No se ha confirmado que las trombosis estén relacionadas con la administración del biológico contra la covid-19, pero las dudas y el temor por los efectos secundarios se han extendido por todo el mundo. Las preguntas también apuntan a las implicaciones que las investigaciones de autoridades sanitarias europeas tendrían para la vacunación en México. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha apostado por la fórmula de Oxford, con la que espera inmunizar a más de 40 millones de mexicanos. Mientras el antígeno es visto con sospecha en otras latitudes, México espera el arribo la próxima semana de un cargamento de seis millones de dosis en granel. Aquí las claves del uso de AstraZeneca en el país norteamericano.

¿Es riesgoso recibir la vacuna de AstraZeneca?

“Hay que tener confianza”, afirma Roselyn Lemus-Martin, doctora en Biología molecular y celular por la Universidad de Oxford. La especialista sostiene que hay que estar atentos a los primeros resultados que lleguen de Europa. Después el Gobierno mexicano debe evaluar su aplicación. Lemus-Martin recalca que las autorizaciones sanitarias son una decisión de cada país y México aprobó el uso de emergencia de la AstraZeneca el 4 de enero. “Es posible que haya un riesgo, pero el beneficio es mucho mayor”, añade aludiendo al consenso de la comunidad científica, entre ellos la Agencia Europea de Medicamento, que está investigando si existe un vínculo entre los casos de coágulos y la administración de la inyección. “Esto sucede con cualquier medicamento”. En esto coincide Rosa María Wong, jefa de investigación clínica de la UNAM, quien considera que “la mejor vacuna es la que se aplica”, según afirmó en un foro organizado por Landstreiner Scientific, el distribuidor mexicano de la Sputnik V, que tiene una alianza de colaboración con los desarrolladores de la vacuna de Oxford. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado de momento seguir administrando este medicamento.

¿Por qué México ha apostado por esta vacuna?

Es la vacuna más económica gracias a los acuerdos de compra. Es también la única que implica un acuerdo regional de envasado y distribución para el país. Fue la primera adquirida por la Administración de López Obrador. En agosto se anunció un acuerdo con Argentina y la fundación del magnate Carlos Slim para producir y distribuir entre 150 y 250 millones de dosis para América Latina. Este pacto establece que 38,7 millones de mexicanos recibirán las dos aplicaciones que requiere (77,4 millones de dosis en total). El convenio apuntaba a ser la columna vertebral de la vacunación, pero los cuellos de botella en la cadena de producción han retrasado el envasado. A principios de marzo, el Gobierno señalaba que tenía el equivalente a 12 millones de dosis a granel, pero ninguna había llegado a los centros de vacunación. Las autoridades han dicho que el medicamento tardará todo el mes en llegar a la población.

¿Quiénes la han recibido?

En febrero arribaron 870.000 dosis. Con ellas inició la vacunación a la población en general. Más de 85.000 personas mayores de 60 años de las delegaciones Cuajimalpa, Milpa Alta y Magdalena Contreras, en Ciudad de México, recibieron ya la primera inyección. Deben recibir la segunda en un plazo de entre ocho y 12 semanas (entre abril y mayo). “No tenemos suficiente información sobre efectos secundarios en la segunda aplicación, aunque si las personas no tuvieron complicaciones en los días después de la vacunación, es poco probable que tengan problemas después”, apunta Lemus-Martin. Aquel primer lote se distribuyó desde mediados de febrero a 333 municipios en los 32 Estados del país, escogidos principalmente por concentrar a población en condiciones de pobreza. Con todos los contratiempos, el de AstraZeneca es el tercer lote más grande de vacunas detrás de los de Pfizer y Sinovac.

¿Cuántas dosis más se esperan?

México tiene más de 51 millones de dosis pactadas como parte de la iniciativa Covax, un mecanismo donde los países ricos financian el desarrollo de vacunas de distintos laboratorios para países pobres. Tiene un portafolio de varios medicamentos. Este acuerdo abre la puerta al país a que reciba más unidades de AstraZeneca aunque aún no hay fecha para la llegada de los embarques. El Gobierno ha dado a conocer que también negocia con Estados Unidos la compra de otros lotes del fabricante inglés que están en inventario y que no están autorizadas para ser distribuidas en el país, de acuerdo Martha Delgado, subsecretaria de Asuntos Multilaterales.

¿Qué pasará en las próximas semanas?

La posición de la Administración es no tocar los acuerdos que se han conseguido hasta que haya evidencia concluyente sobre los efectos secundarios del medicamento. López Obrador dijo que el país ya investiga los supuestos riesgos y tomará una decisión. Un escenario, aunque remoto, es que si se confirma que existen efectos secundarios considerables en muchas personas se retire la aprobación para uso de emergencia. Los reguladores europeos darán los primeros resultados este jueves. “No creo que impacte de momento”, señala Lemus-Martin.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elías Camhaji

Es reportero en México de EL PAÍS. Se especializa en reportajes en profundidad sobre temas sociales, política internacional y periodismo de investigación. Es licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y es máster por la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS