Ikea aterriza en México con la apertura de su primera tienda el 8 de abril

El gigante de muebles sueco abrirá un local de 23.500 metros cuadrados tras varios retrasos y obstáculos por la crisis del coronavirus

IKEA México, ubicada en el Centro Comercial Encuentro Oceanía, en Ciudad de México.
IKEA México, ubicada en el Centro Comercial Encuentro Oceanía, en Ciudad de México.CORTESÍA

Ikea finalmente abrirá sus puertas en México. El gigante de muebles sueco inaugurará su primera tienda en el país el próximo 8 de abril. El evento, que inicialmente estaba previsto para el pasado octubre, se ha hecho esperar a causa de las restricciones por la pandemia. El local tendrá 23.500 metros cuadrados, 300 empleados y representará un modelo nuevo dentro de la empresa, una desconocida en la región, hasta ahora.

Abrir una tienda de las dimensiones colosales de Ikea en medio de la crisis sanitaria del coronavirus no es tarea fácil. Cuando anunciaron en 2019 la llegada de la empresa a México estaba previsto que los trabajos de construcción estuvieran acabados. Sin embargo, el semáforo rojo paralizó las obras en la avenida del Peñón 355, cerca del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México, donde estará la primera de las tres tiendas previstas en suelo mexicano. En consecuencia, la fecha de apertura se pospuso hasta en seis ocasiones, y el primer contacto de muchos clientes con la marca fue a través de la tienda online, donde los pedidos han sufrido retrasos y las existencias de ciertos muebles eran muy limitadas.

Más información
Ikea dejará de publicar su famoso catálogo
Los 14 muebles de Ikea que se agotaron y ahora cuestan miles de euros

Malcolm Pruys, el encargado de ventas y director en México de Ikea, recuerda que con el cese de las actividades no esenciales en la capital perdieron casi tres meses en los avances para la inauguración. Su titánica tarea de abrir la primera tienda de muebles suecos en la región se hacía cada vez más difícil. “Es muy duro porque la gente está muy ilusionada y no queremos desilusionarles”, asegura. Con una vuelta al trabajo escalonada, muchas PCR para el personal e intentando mantener la sana distancia en un área de construcción, consiguió finalmente anunciar la fecha definitiva: el próximo 8 de abril.

Algunos afortunados pudieron hacer sus compras mientras esperaban la inauguración de la tienda física en la página web. Los usuarios que probaron el servicio se quejaron en Internet de que apenas quedaban existencias de muchos de los muebles, que las entregas contenían una fracción de su pedido a causa del desabastecimiento y que los plazos para recibir los paquetes se extendían más de lo previsto. “Importamos materiales y algunos productos quedaron atascados en puertos en EE UU durante largos periodos de tiempo”, reconoce Pruys. Pese a todo, asegura que ahora cuentan con el mayor stock disponible desde que llegaron a México y están preparados. El encargado, que lleva más de 23 años en la empresa, ha estado al frente del timón en aperturas en Taiwán o China. “Este es el ambiente más desafiante al que me he enfrentado, pero el equipo es muy trabajador, dedicado y se sacrifica”, sentencia.

En total, la empresa ha contratado a 300 empleados que trabajarán en la tienda física. El 25% de ellos son de la alcaldía Venustiano Carranza donde se encuentra el local, así una cuarta parte de la plantilla podrá caminar hasta el trabajo. “Queremos ser lo más locales posible”, insiste Pruys. Además, la empresa mantiene como prioridad que el equipo tenga diversidad e incluya a los mexicanos como fuerza trabajadora. En las oficinas directivas de la empresa hay 65 trabajadores y Pruys espera que crezca hasta alcanzar entre los 90 y 100 empleados.

La primera tienda en México tendrá un modelo diferente al que se acostumbra en EE UU o Europa. Estará en una zona más céntrica de la ciudad dentro de un centro comercial, en vez de en las afueras. El local será más pequeño que sus hermanos estadounidenses y estará pensado bajo un modelo más digital. Con la pandemia, la visita a la tienda tendrá que reservarse a través de su portal web, que abrirá el servicio para que los clientes guarden un hueco en el calendario el próximo 1 de abril. En paralelo, uno de los productos dentro del catálogo será un seguro para muebles y bienes marca Ikea en caso de incendios, robos, terremotos o huracanes, algo que solo existe en Suiza y Singapur. “México es un país con poca tradición de aseguradoras. Si inviertes dinero en amueblar tu casa deberías de tener una seguridad para proteger tu hogar”, añade el director.

La próxima tienda estará en Puebla, será más pequeña y aspirará a contratar a 120 personas. También está previsto que se abra una en Monterrey, pero aún no hay una localización determinada para la tienda. En el resto del continente hay ya locales en construcción en Chile, Colombia y Perú.

Con más de 422 tiendas en todo el mundo, Ikea revolucionó el mercado hace más de 75 años en Suecia con un concepto de muebles económicos y montables en casa por los clientes. Bajo una filosofía de sostenibilidad y diseño escandinavo minimalista, Ikea ha encontrado en la pandemia una forma de revalorizar el concepto de hogar. “Con la pandemia las casas se han convertido en nuestros sitios seguros”, subraya Pruys. El fundador de la empresa, Ingvar Kamprad (1926-2018), fundador de la empresa, dejó al fallecer a sus tres hijos el imperio que continúa creciendo en países como India, donde para 2025 tienen pensado abrir 25 tiendas más en paralelo a su expansión por América Latina.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS