La violencia no cesa durante la jornada electoral tras una campaña manchada de sangre

Balaceras en Puebla y Oaxaca, restos humanos abandonados en Tijuana y una masacre en Chiapas horas antes de abrir las casillas ensombrecen los comicios

Peritos forenses trabajan en una casilla electoral en Tijuana donde un hombre arrojó una cabeza humana.
Peritos forenses trabajan en una casilla electoral en Tijuana donde un hombre arrojó una cabeza humana.Jorge Dueñes (REUTERS )

Después de una campaña electoral más bien dura, México ha votado en relativa calma, pendiente de episodios aislados de violencia en algunos de los Estados en contienda. Con 35 candidatos asesinados y centenares de aspirantes agredidos, la campaña de estos meses ha sido una de las más sangrientas que se recuerdan, sobre todo en entidades como Veracruz, Guanajuato o Guerrero.

Vistos los antecedentes, la jornada electoral ha resultado tranquila. El Instituto Nacional Electoral (INE) ha instalado más del 99% de las casillas que tenía previstas en todo el país y solo ha suspendido la votación por eventos violentos en seis, en municipios de Puebla, Michoacán, Baja California y Oaxaca. Hasta el domingo por la noche no se han tenido noticias de agresiones contra candidatos, excepto un caso en el municipio serrano de Badiraguato, en Sinaloa. Reportes no oficiales recogidos en la prensa local señalan que un grupo delictivo habría secuestrado al hermano de una aspirante a la presidencia municipal, quien habría decidido retirarse de la contienda.

Más información
Elecciones México 6-J: la última hora, en vivo

El Estado que mayores problemas ha registrado ha sido Oaxaca. En Santiago Laollaga, en el Istmo de Tehuantepec, las casillas de votación se instalaron con retraso, por disturbios entre grupos vinculados a partidos políticos. Simpatizantes de Morena chocaron con seguidores de la coalición PRI, PAN y PRD, enfrentamiento que dejó al menos un muerto. Además se registraron disparos. A 40 kilómetros, en Santa María Xadani, la violencia que ha caracterizado los últimos procesos electorales en el municipio ha aparecido de nuevo, provocando la suspensión de la votación. Al parecer, vecinos del municipio quemaron boletas después de que personas armadas encapuchadas aparecieran cuando funcionarios electorales trataban de instalar las casillas.

En Chiapas, un grupo armado atacó el sábado una camioneta en el municipio de Pueblo Nuevo Solistahuacán, a unos 120 kilómetros de Tuxtla, la capital. Al parecer, los pasajeros transportaban material electoral. Cinco murieron en el ataque y uno habría sobrevivido. Según el medio Chiapas Paralelo, las víctimas son integrantes de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), una organización que defiende a los trabajadores del campo.

En Puebla, Baja California y el Estado de México también se han registrado incidentes. El más grave ha ocurrido en Tijuana, antes de las 10.00, cuando un sujeto abandonó una cabeza humana junto a una casilla. Poco después, alguien dejó restos humanos cerca del mismo lugar de votación. En Puebla, una balacera interrumpió la jornada cerca del barrio financiero de Lomas de Angelópolis. Sujetos armados hicieron disparos al aire y se fueron. En el Estado de México, un grupo de individuos violentos trató de detener la votación en el municipio de Metepec, junto a la capital, Toluca. La Guardia Nacional detuvo a 15 personas.

En la mayoría de los casos apenas hay información oficial. La Fiscalía de Sinaloa no ha dado detalles sobre el presunto secuestro del hermano de la candidata de Badiraguato; la de Baja California no ha dado información sobre el caso de la cabeza cercenada. En Oaxaca, la agencia investigadora informó de disturbios en Santiago Laollaga, pero dejó dudas sobre sus consecuencias. “Se tienen reportes de una persona fallecida a causa de los golpes”, ha explicado la dependencia en un comunicado.

Sea como sea, la elección sigue la pauta de años anteriores, la violencia ha aparecido, pero no ha dominado la jornada electoral. Durante los comicios de 2018, cuando México elegía presidente y algunos gobernadores entre otros cargos, la votación transcurrió con normalidad, a excepción, quizá, de Puebla. La capital de ese Estado sufrió episodios de violencia, entre acusaciones de fraude cruzadas entre Morena y el PAN. Además, dos militantes del PRI murieron en altercados en el municipio de Chignahuapan.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Pablo Ferri

Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS