La frontera entre México y Estados Unidos seguirá cerrada hasta el 21 de agosto por el avance de la variante delta

Los restaurantes, hoteles y tiendas locales vigilan expectantes el avance de la vacunación para retomar la actividad económica y el flujo de dinero que dejaban los visitantes mexicanos antes de la pandemia

Mexicanos de la franja fronteriza reciben la vacuna Johnson & Johnson el pasado 18 de junio.
Mexicanos de la franja fronteriza reciben la vacuna Johnson & Johnson el pasado 18 de junio.Jorge Duenes (Reuters)

La frontera entre EE UU y México permanecerá cerrada 30 días más, al menos hasta el 31 de agosto, según ha informado el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense este miércoles. La Administración de Joe Biden ha decidido esperar un mes más a que los casos de contagios disminuyan a ambos lados del Río Bravo. Los comercios locales de la frontera que se resienten ante la falta de turistas mexicanos esperaban ansiosos que las autoridades anunciaran hoy la reapertura. Desde que EE UU cerró el paso terrestre a los viajeros no esenciales por la pandemia, varios restaurantes, tiendas de ropa y hoteles han tenido que bajar la persiana definitivamente ante la falta de tráfico que solía cruzar los fines de semana, el cual ha generado pérdidas en los últimos meses de 5.000 millones de dólares. México ha acelerado la vacunación en la frontera para reabrir las rutas cuanto antes, pero los casos siguen aumentando y se mantiene muy por detrás en tasa de personas inmunizadas en comparación a sus vecinos del T-MEC. En el caso de Canadá, que va a la par de EE UU en vacunas administradas con casi un 50% de su población con la pauta completa, ha decidido esperar y mantener la frontera cerrada hasta agosto, pero dejará pasar a turistas de EE UU vacunados.

La covid-19 no da tregua a México. Las variantes alfa, delta y gamma junto a la movilidad del turismo han disparado los casos en las últimas semanas provocando el pico de la tercera ola. Los contagios se han triplicado y las hospitalizaciones crecen en consecuencia en el 83% de la población que todavía no ha recibido la pauta completa de vacunación. Algunos Estados, como Baja California, tienen al 100% de su población con al menos una dosis, pero en otros como Sonora y Nuevo León la tasa de incidencia del virus se sitúa en un rango alto, con entre 62 y 66 casos por cada 100.000 habitantes, por encima de la media nacional. Ante los riesgos de permitir el paso de personas, Estados Unidos extendió las restricciones de viajes terrestres no esenciales de personas provenientes de México y Canadá hasta el 21 de julio para evitar un repunte de la covid-19. Este miércoles las autoridades decidirán si vuelven a permitir el paso de personas.

Más información
La vacunación masiva en Tijuana para reabrir la frontera, en imágenes

Mientras las autoridades esperan un pronóstico más esperanzador de la pandemia para reabrir el paso terrestre, los comercios estadounidenses que sobreviven gracias al turismo mexicano en la frontera se resienten. Antes de la pandemia y del cierre de carreteras, los residentes del norte de México acostumbraban a pasar los fines de semana en EE UU, cruzaban para hacer compras o visitaban a familiares al otro lado de la frontera, generando un flujo económico para hoteles, restaurantes y comercios locales. Un estudio de la Rice University y el Instituto Baker sobre políticas públicas ha estimado que el impacto económico de las restricciones a los viajes no esenciales durante 2020 ascendía hasta los 4.500 millones de dólares. Sin embargo, con la extensión de las medidas estadounidenses, calculan que la pérdida total podría ser de hasta 10.500 millones de dólares para los empresarios.

El autor del estudio, el doctor e investigador José Iván Rodríguez-Sánchez, asegura que, pese a las ayudas del Gobierno de EE UU, muchos comercios han tenido que cerrar o buscar otra localización ante la falta de turistas que antes solían colmar los pueblos de la frontera. “Muchos buscaron otras formas de seguir activos, haciendo envíos con FedEx por ejemplo o desplazándose a otras ciudades, pero el problema es que mucha gente estaba acostumbrada a cruzarse a comprar o pasar el fin de semana manejando”, relata en llamada telefónica desde Texas. En contrapartida, la economía mexicana ha aumentado sus ingresos al otro lado de la frontera gracias al consumo en tiendas locales. La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo estima que los ingresos en pueblos fronterizos mexicanos han sido de 2.240 millones de dólares.

En un intento por mantener la industria de producción en la frontera, el Gobierno estadounidense ha acelerado la vacunación de obreros mexicanos de maquiladoras a través de viajes en camiones a EE UU para vacunarse con la vacuna Johnson & Johnson que solo requiere de una dosis. La meta es vacunar a 86.000 trabajadores en Reynosa, Tamaulipas, según ha informado en rueda de prensa el presidente de la empresa de manufacturación y exportación INDEX, Humberto Martínez Cantú.

Mientras EE UU decide si reabre el paso de viajeros no esenciales con México, su vecino del norte ha anunciado que su frontera no se abrirá hasta el 9 de agosto. Canadá —quien tiene a casi la mitad de su población vacunada—solo dejará pasar en un principio a ciudadanos estadounidenses vacunados con la pauta completa. A partir de septiembre, permitirá la entrada a viajeros del resto del mundo.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS