Asesinado de seis balazos un fiscal de Justicia Indígena de Chiapas

Gregorio Pérez Gómez estaba investigando la violencia en el municipio de Pantelhó, donde en julio un nuevo grupo de autodefensas tomó la cabecera municipal para “expulsar al crimer organizado”

Peritos forenses en la zona donde fue asesinado el fiscal Gregorio Pérez Gómez, la madrugada de este miércoles.
Peritos forenses en la zona donde fue asesinado el fiscal Gregorio Pérez Gómez, la madrugada de este miércoles.Carlos López (EFE)

El fiscal de Justicia Indígena Gregorio Pérez Gómez ha sido asesinado de seis balazos este martes, según ha informado la Fiscalía de Chiapas en un comunicado. El procurador investigaba la violencia en el municipio de Pantelhó, donde en julio un nuevo grupo de autodefensas, El machete, tomó la cabecera municipal para “expulsar al crimen organizado” de la zona. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho en la conferencia matutina que el homicidio “parece” estar vinculado “con lo de Pantelhó”.

Más información
Aguililla, vida y muerte en el pueblo asediado por el narco
La crisis de violencia en Michoacán reta la estrategia de seguridad del Gobierno

Pérez Gómez fue encontrado sin vida en un vehículo gris este martes cerca de las nueve de la noche en San Cristóbal de las Casas (Chiapas), cerca de su oficina. Según medios locales, el fiscal fue interceptado por un motociclista, recibió seis disparos y murió en el lugar. Desde hacía tres años, era el titular de la Fiscalía Indígena y actualmente estaba cargo de las investigaciones de “los hechos violentos suscitados en el municipio de Pantelhó”, según informa la Fiscalía en un comunicado.

A principios de julio, varios hombres armados irrumpieron en la cabecera municipal de Pantelhó tras enfrentarse contra integrantes de Los Herrera, un grupo presuntamente vinculado con las autoridades municipales, según informaron medios locales. Tras tomar las instalaciones, expulsaron a las autoridades locales. Tres días después, un grupo de autodefensa se adjudicó la irrupción violenta. Se denominaron El machete y aseguraron en un comunicado que su objetivo era “expulsar a los sicarios, a los narcotraficantes y al crimen organizado” de la zona.

El fiscal asesinado se encontraba investigando los enfrentamientos que se produjeron ese día, en los que también resultaron heridos policías y guardias nacionales. La Fiscalía estatal ha asegurado que investigará “hasta las últimas consecuencias” el crimen. Horas después, mientras continúan las pesquisas, el presidente ha dicho desde Palacio Nacional que “parece” que el homicidio “sí está vinculado con lo de Pantelhó”.

El grupo de civiles armados surgió en reacción a la violencia en la región, que ha obligado a miles de personas a desplazarse de sus comunidades. “No queremos más muertes para los pobres campesinos tzeltales y tsotsiles”, afirmó entonces la nueva autodefensa en un comunicado. Este lunes, cientos de representantes de las comunidades de Pantelhó eligieron a sus nuevas autoridades municipales interinas, de acuerdo a sus usos y costumbres, y decidieron que El machete permanecerá en esa zona. Según informaron, el grupo está respaldado por las 83 comunidades de la cabecera municipal.

En los últimos seis años, grupos del crimen organizado han invadido los territorios de Los Altos, en Chiapas. Las tierras habitadas por comunidades indígenas empezaron a ser víctimas de saqueos, extorsiones, amenazas y muertes. Las asociaciones civiles reportan asesinatos de indígenas cada semana a manos del crimen organizado.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS