El segundo informe sobre el desplome de la Línea 12 del Metro sufre el tercer aplazamiento

El Gobierno de la Ciudad de México rechaza filtraciones en los medios de comunicación en las que se mencionan problemas de mantenimiento y fallas derivadas del temblor de 2017

Trabajadores del metro laboran en el lugar del accidente en mayo de 2021.
Trabajadores del metro laboran en el lugar del accidente en mayo de 2021.Hector Guerrero

El segundo informe sobre las causas del desplome de la Línea 12 del metro, el pasado 3 de mayo, sufre un nuevo aplazamiento de dos semanas, tal y como lo ha anunciado la empresa noruega encargada de la revisión, Det Norske Veritas (DNV). La ciudadanía esperaba que hoy se hiciera público dicho documento, pero la rueda de prensa de la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, no se ha referido a ese asunto. Una filtración al periódico El Financiero apunta que no solo son causas estructurales de la construcción, como se dijo en una primera comunicación el 16 de junio, sino que también se han descubierto fallas en el mantenimiento general de la línea, así como otras derivadas del terremoto de 2017. El Gobierno de la Ciudad ha afirmado en una nota que dicha información “falta a la verdad” y asegura que todavía no hay informe “concluyente” sobre lo acontecido aquella noche cuando colapsaron los vagones acabando con la vida de 26 personas y dejando heridas algunas decenas más. Así pues, ahora la gente no solo se pregunta qué ocurrió sino por qué no acaban de llegar los peritajes prometidos.

Más información
Ebrard alega que la construcción de la Línea 12 fue avalada por un comité de expertos
La opacidad marca los avances en la investigación de la tragedia de la línea 12 de Ciudad de México

Es la tercera vez que se pospone la fecha para la presentación del segundo documento preliminar, previsto para el 14 de julio y después para el 23 de agosto. La fecha del 6 de septiembre, atendiendo a la prórroga de dos semanas solicitada por la empresa, tampoco está confirmada aún. De igual modo, se desconoce si el 20 del mismo mes se presentará el Análisis Raíz, con el que se cerrarían las investigaciones por parte de la empresa. El Gobierno capitalino solo han precisado que la empresa pidió una prórroga. A preguntas de los periodistas, Sheinbaum ha reconocido la inquietud por parte de la ciudadanía por saber la verdad, pero ha señalado que esperan a tener todos los detalles técnicos y científicos. “Va a haber justicia”, ha añadido.

Esta semana habrá información sobre la rehabilitación de la línea siniestrada, un coste ha asumido el magnate Carlos Slim, cuyas empresas participaron en la construcción de aquella línea. Así se anunció a finales de junio, tras una reunión del empresario con el presidente del Gobierno, Andrés Manuel López Obrador. Después, los informes sobre las causas han ido posponiéndose. Y son desconocidas aún las fechas en que llegarán los dos nuevos documentos con las pesquisas de DNV. La Fiscalía de la Ciudad también investiga por su parte. La jefa de Gobierno ha precisado que siguen con la atención a las víctimas, con “cercanía y humanidad”.

A medida que se atisban las causas del desplome, el asunto amenaza con salpicar a varios Gobiernos de la Ciudad de México. Si el primer informe, presentado el 16 de junio hablaba de fallas estructurales relacionadas con la construcción, este último apunta, según El Financiero, deficiencias en el mantenimiento general del sistema así como el impacto que tuvo el terremoto de 2017.

Algunas personas cercanas al Gobierno de López Obrador y posibles sucesores del partido para las próximas elecciones, como el canciller Marcelo Ebrard o la propia Claudia Sheinbaum, han sido responsables políticos en diferentes fases de la construcción o el mantenimiento de la línea de transporte. El primero lo inauguró bajo su mandato, pero la segunda ha liderado la ciudad en las fechas en las que el mantenimiento del sistema se considera deficiente y posible causa asociada al derrumbe de los vagones de la llamada línea dorada.

Florencia Serranía ha sido la directora del Metro y encargada del mantenimiento durante varios y tras el accidente defendió que se hacían “rigurosas revisiones diarias”, sin embargo, desde 2019 ha habido incendios y choques en una red ferroviaria por la que el paso del tiempo está dejando una peligrosa huella para el correcto funcionamiento de este transporte. Pasados dos meses del colapso y después de hacer frente a decenas de preguntas de los periodistas sobre la pertinencia de que Serranía siguiera en su puesto, Sheinbaum anunció que el nuevo responsable del Metro sería Guillermo Calderón. A pesar del polémico desempeño de Serranía, cuando fue preguntada por su posible responsabilidad en este asunto, dijo: “Yo solo soy la directora del Metro”. Después fue apartada de la mirada pública hasta su destitución.

Tras el accidente, las figuras políticas que se tambalearon volvieron poco a poco a sus posiciones de poder, pero los peritajes que no acaban de llegar mantienen de nuevo en vilo a la ciudadanía, que no da por cerrado un desgraciado asunto que aún no tiene responsables concretos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS