El Gobierno mexicano inicia un censo “casa por casa” de los afectados por el huracán ‘Grace’ y pide “confianza”

Las autoridades aseguran que el 90% de los damnificados ya ha recuperado el suministro eléctrico tras el ciclón que dejó 10 muertos en Veracruz y Puebla

Una mujer en su vivienda de Tecolutla, en el Estado de Veracruz, tras el paso del huracán 'Grace'.
Una mujer en su vivienda de Tecolutla, en el Estado de Veracruz, tras el paso del huracán 'Grace'.Felix Marquez (AP)

El Gobierno mexicano inicia un censo “casa por casa” para identificar a los afectados por el huracán Grace, que ha dejado al menos 10 muertos tras impactar el jueves en la península de Yucatán y dos días después en el Estado de Veracruz. La evaluación de daños empezará en 24 municipios de esa entidad del sudeste mexicano, que las autoridades han determinado que son los que requieren atención más “urgente”. El paso de Grace, con vientos de hasta 205 kilómetros por hora, dejó destrozos en viviendas, pérdidas de ganado y agricultura, y miles de usuarios sin suministro eléctrico. El presidente Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a que “todos van a ser atendidos”. “Tengan confianza”, ha pedido desde Xalapa, capital de Veracruz.

Más información
Los destrozos del huracán 'Grace' en su paso por Veracruz, en imágenes
‘Henri’ toca tierra en la costa este de Estados Unidos como tormenta tropical

El censo que comienza este miércoles se extenderá “tal vez” hasta la próxima semana, según ha estimado Laura Velázquez Alzúa, coordinadora nacional de Protección Civil, en la conferencia matutina este miércoles. Iniciará en 24 de los 62 municipios afectados de la entidad, que se concentran en la sierra de Totonacapan y la sierra de la Huasteca baja. Luego se extenderá a los Estados de Puebla e Hidalgo. Para la evaluación, los jefes o las jefas de familia deberán completar un formulario y entregar algunos documentos. Los funcionarios públicos colocarán luego un distintivo para identificar cada vivienda censada.

Además, se analizará la situación de los inmuebles y las pérdidas que haya habido de ganado o agricultura. La metodología es similar a la que el Gobierno implementó tras las inundaciones en el Estado de Tabasco en 2020. “Sabremos con exactitud cuántas personas fueron afectadas y también cuántas viviendas para poder entregar los insumos necesarios”, ha asegurado Velázquez Alzúa, que ha explicado que paralelamente se continuarán entregando despensas. Cuando concluya el censo, los insumos se entregarán a través de la Secretaría de la Defensa y de la Marina: ”Ningún otro servidor público tiene la autorización”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que la ayuda se entregará en cada vivienda “sin intermediarios”. Una vez más, el mandatario de Morena se ha querido distanciar de gobiernos anteriores: “Los dirigentes corruptos se quedaban con las cosas. No se le entregaban a la gente afectada. Dinero, despensas, colchonetas, de todo... se lo robaban. Ya no es así”. López Obrador ha asegurado que Gobierno federal tiene los recursos suficientes para atender a los damnificados pese a la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden). “Eso del Fonden era un barril sin fondo, de esas partidas que se manejaban de manera discrecional”, ha respondido a la pregunta de una periodista. El mandatario ha afirmado que “no hay un límite presupuestario” para responder a este desastre natural y que “todos van a ser atendidos”.

Desde Xalapa, donde llegó este martes, López Obrador ha pedido a los ciudadanos no salir a la carretera para no interferir en las acciones que se están realizando “para restablecer el servicio de energía electrica, para abastecer de alimentos y de agua”. Actualmente, trabajan en la zona más de 14.400 agentes de la Secretaría de la Defensa y de la Marina, además de funcionarios de otras secretarías, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y de la Cruz Roja. Los agentes han ido llegando en la última semana tras un primer despliegue de 7.000 integrantes de las diferentes dependencias.

Grace fue el séptimo fenómeno de esta temporada de huracanes en el Atlántico. Tras su paso por La Española —la isla que comparten Haití y República Dominicana—, Jamaica e Islas Caimán, se dirigió a la península de Yucatán, donde impactó el jueves como huracán de categoría 1. El ciclón se intensificó antes de tocar tierra nuevamente el sábado en Veracruz hasta la categoría 3 y luego se degradó a categoría 2. El huracán dejó al menos siete muertos en Veracruz, tres en Puebla y miles de afectados.

El paso de Grace, con vientos de hasta 205 kilómetros por hora, ocasionó fuertes lluvias en la región, deslaves e inundaciones. El fenómeno continuó avanzando y se degradó a baja presión remanente antes de llegar hasta el Estado y la Ciudad de México. Los rezagos climatológicos aún se sienten en algunas zonas del país. El Servicio Meteorológico Nacional ha pronosticado para este miércoles lluvias puntuales intensas en Chiapas, Oaxaca, Puebla y Veracruz.

En los Estados de Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y San Luis Potosí Grace dejó 868.996 personas sin suministro eléctrico. En Quintana Roo, Yucatán y Campeche los usuarios afectados fueron 740.509, según ha detallado este miércoles el director de la CFE, Manuel Bartlett. El 90% de ya ha recuperado el servicio, de acuerdo con Bartlett, y se espera que este jueves recuperen también la electricidad los usuarios que se encuentran “más dispersos” o en “zonas de difícil acceso”.

El Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, ha detallado este miércoles que ahora las necesidades principales para la población son recuperar la red eléctrica, restituir las láminas de las viviendas y de los pequeños comercios costeros, restablecer el agua para consumo y proveer de alimentarios a los habitantes de las zonas que están “incomunicadas” y “devastadas”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS